Entrevistas: Karina Rodríguez “Cuentos de la Rosa Negra”

Karina Rodríguez es una joven escritora residente en Valentín Alsina, autora de dos libros “almas y karmas” y “gente común.”. También publica sus textos en su blog “cuentos de la rosa negra”.

Fue alumna del escritor Alberto laiseca, presentó su primer libro en México y participó como jurado en un concurso de narrativa y poesía en la S.A.D.E. (sociedad argentina de escritores). Participó en varias ocasiones en la feria internacional del libro de Buenos Aires y este mes de julio, tenemos el gusto de entrevistarla para la lupa.

¿Crees que a la gente común le cuesta ver la realidad?

Creo que estamos hechos de subjetividades. Pero ciegos o no, la realidad se encarga de pegarte en el pecho de lleno. Por ahí lo que te define como individuo es, justamente, lo que hacés con eso.

¿No pensás que cada individuo crea su propia realidad, en la que le suceden ciertas cosas que a otros no les pasa?

Pienso que hay cosas que no se eligen y que esas cosas son aquellas con las que hay que lidiar. A veces lidiás incluso con lo que elegís.

¿Podemos ser conscientes de esa realidad si no la vivimos?

Si te referís a la realidad del otro, no. No podemos ser conscientes. Podemos aproximarnos; para entender hay que aproximarse. La pobreza, por ejemplo. Es difícil situarse en la condición social de otro ser humano sin haber pasado por ahí. Queda intentar ponerse en el lugar del otro.

Desde ese punto de vista, ¿la negación de esa realidad nos hace más o menos felices?

Nos hace más o menos miserables.

¿Que significa “gente común”, para vos, es sinónimo de algo en particular?

Es sinónimo de todos. La idea de ponerle Gente común al libro nunca pasó por la dicotomía gente común/gente especial sino por entender que esas historias pueden ser las de cualquiera de nosotros.

Como artistas, escritores en especial, ¿no es casi un deber ser común, justamente para poder tener una visión mas mundana y luego elevarla a través de  la escritura?

Los escritores somos gente común que escribe.

¿Qué lugar tienen las emociones en tus cuentos y relatos?

El mismo lugar que en mi vida, están ahí, al acecho. Con el tiempo, me parece, el escritor aprende a dosificar esas emociones que a veces, sobre todo cuando empieza, están a flor de piel y a flor de texto.  

No es que deje de sentir, sino que las comunica de otra manera. Se llama oficio.

Almas y karmas, el titulo habla por sí solo, ¿es un libro espiritual enmascarado a través de historias de terror?

Es otra forma de decir gente común.

¿Cuál es tu concepción del alma?

Sin duda la capacidad de sentir. Si es inmortal no sé. Me gusta creer que sí, que viaja y que no todo se termina acá. De otro modo, estaríamos obligados a no perder más tiempo en tonterías.

¿Y del karma?

El karma es un concepto budista. Según Borges, un organismo psíquico que el hombre porta y a su vez hereda. Yo no me atrevo a decir tanto. Sí, que hay cosas con las que tenemos que lidiar, como te dije antes, cosas que vienen y no podemos elegir. Mucha gente les llama karma.

¿Estas cerca de alguna filosofía oriental?

Cerca no. Estoy siempre tratando de aprehender (con H) cosas. De ver de qué se trata todo esto.

Sin inmiscuirme en tu vida personal, ¿cuáles han sido tus karmas?

No lo sé, a lo mejor la profesión médica. Es muy jugada. El médico, el farmacéutico, el enfermero, están en comunión constante con el padecimiento de la gente. De mucha gente, y no sólo el padecimiento es físico, también es psíquico y económico.

¿Por qué elegiste el terror para habla del tema?¿te han marcado los karmas negativos (propios o ajenos)?

Marcado no lo creo. Tiene más que ver con mi formación literaria, aunque supongo que en algún punto mi profesión primera se entrecruza con mi forma de escribir y la define un poco. Es más, es probable que sea indisociable

¿Por qué decidiste llamar “cuentos de la rosa negra” a tu blog?

Una cuestión de pseudónimo.

¿Cómo fue que llegaste a México con tu obra?

De la mano de la coautora del primer libro, que es mexicana. Fuimos invitadas a presentar el libro en las universidades que estaban interesadas en conocerlo.

¿Cómo ha sido tu experiencia en la feria del libro de Buenos Aires?

Neutral. No enriquece ni perjudica a la literatura, siempre y cuando no domestique al autor. Para el autor es un espacio de intercambio con el lector y con otros autores.

En la persona, ser humano Karina, ¿cuánto hay de profesora de música, de farmacéutica y de escritora. O sos una combinación de las tres facetas?

Son experiencias simultáneas. En esta etapa hay mucho de escritora, mucho que tiene que ver con el aprendizaje. La farmacia es una interacción permanente con la realidad, con el sufrimiento. Como te dije, con el padecimiento del otro, que viene en busca de un consejo. Si no hay vocación de servicio te limitás a bajar cajitas de los estantes y a cobrar. La escritura, por otro lado, es un espacio de soledad absoluta, marcado por su propio ritmo. Hay un gran contraste, siento. Últimamente, la música ha quedado relegada a la condición de hobby.

¿Queres compartirnos un relato breve para los lectores de la lupa?

Un texto que define, un poco, el segundo libro.

http://cuentosdelarosanegra.blogspot.com.ar/2015/08/rebecca-en-el-pozo.html

¿Cómo hacen los lectores para adquirir tus obras?

Editorial Peces de ciudad tiene en su página web un link para comprar.

https://www.pecesdeciudad.com.ar/islas-para-naufragar-narrativa/gente-comun-karina-rodriguez/

Gracias Karina, por tu participación en La Lupa Cultural.

Alfredo Oscar Legnazzi

Periodista – Escritor