Arte:  Cine: La cordillera:”El hombre es producto de las circunstancias que le tocan vivir “: R. Darín

 

 

Fuimos invitados al estreno de “La cordillera” , en Hoyts Abasto, el film protagonizado por Ricardo Darín y Dolores Fonzi. También actúan Erica Rivas, Gerardo Romano, Paulina García, Alfredo Castro, Daniel Giménez Cacho, Elena Anaya, Leonardo Franco y Christian Slater. Es una película de drama político de 2017 co-escrita y dirigida por Santiago Mitre y Mariano Llinás. Es una co producción con K&S films (Argentina), Warner Bros., y Telefé. 

Tuvo su estreno mundial en el Festival de Cannes 2017 en la sección oficial Un Certain Regard donde fue nominada y aplaudida de pie en la sala Debussy.  Participó en el Festival de Cine de San Sebastián y en el de Cine de Santiago.

El 17 de agosto se estrenó al público en Argentina y en septiembre se estrenará en España.

En una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, donde se trazan las estrategias geopolíticas y las alianzas, Hernán Blanco, el presidente de Argentina, atraviesa un drama político y familiar. Está implicado en un caso de corrupción a través de su yerno. A pedido de su padre, Marina Blanco asiste a la cumbre para buscar protección, ganar tiempo y negociar una salida. El pasado, alguna vez tranquilo y doméstico, se transforma en un elemento peligroso cuando es visto desde la cima de la vida pública, visto desde la cumbre. El director muestra un entramado,generalmente invisible al resto de la gente. Y le da a la intimidad del poder, una crueldad, maldad  y dolorosa revelación.

Ese es un resumen, pero hablamos con algunos de los protagonistas y el productor, en la conferencia de prensa del 2 de agosto pasado.

Entre algunas preguntas que he rescatado, publicamos las siguientes: (RD: Darín, SM:Mitre, DF: Fonzi, GR: Romano)

Dolores Fonzi/Gerardo Romano

¿Qué es más difícil para una persona, lidiar con este problema personal ,familiar, con la hija o recibir a representantes de los Estado Unidos y darles el Ok?

RD: Siempre lo más difícil e ponerse en los zapatos del otro. Una de las cosas que más me atrajo de esta historia es precisamente  la fusión que se produce entre  lo público y lo privado. Esa fue una de las cosas  que más me impactó. Yo soy de los que creen que la responsabilidad está puesta en el rol porque abarca a muchísima más gente . Es mucho más difícil medirlos en términos más razonables porque cuando uno vive una cuestión, una tragedia familiar tan querido, como es un hijo es muy difícil compararlo. Creo que n existe comparación posible. Ahí es donde posiblemente se apoye el dilema del persone, como lidiar con ambas cosas al mismo tiempo. Lo que ocurrirá en su cabeza en función de  cómo intentar  salir de las dos situaciones de la forma más beneficiosa posible. Creo que  lo difícil  es tratar de comprender lo que le pasa al otro. Nosotros no estamos acostumbrados  medir n términos de humanos y personales las actitudes de los funcionarios, tampoco tenemos por qué hacerlo, pero si a veces tuviéramos la posibilidad minimamente de espiar por una hendija, una tragedia personal que estuviera viviendo alguno, entenderíamos un poco más. Lo que pasa es que los ciudadanos no tenemos acceso a ese tipo de mirada.

¿Respondiste como Ricardo Darín o como el Presidente?

No, si, si, como Ricardo Darín. Como Presidente: La patria está ante todo!

Dolores: ¿Ese personaje tan fuerte, es impresionante  y  meterse en la mirada de todos, ¿cómo fue hacerlo, componerlo? Y para Ricardo también la mirada , donde tenemos hoy un país tan caliente, qué pensás de los presidentes, ponerse en los zapatos del otro, como dijiste?

Ricardo Darín

DF: Trabajar con Santiago y Ricardo en los ensayos fue parte fundamental del trabajo de armado de personaje. Hubo mucho trabajo de mesa, ponía en juego cada texto , cada escena, eso fue fundamental. Después en el momento del rodaje ya se improvisa y listo. Después fue concentrarme y lograr esa fragilidad que se impone en esta cumbre de presidentes , encontrar el estado para cada escena, fue fragmentado, ; para la hipnosis fue trabajar una emoción, para la escena del auto y ese rompecabezas, otra. Todo se une en la historia de lo que fue la película. El trabajo fue bastante en conjunto y la dirección exacta en cada momento.

RD: ¿La coyuntura actual ,el contexto? Si, ocurre que como hablaba Santiago que dos años antes de planear la película, ya estaban  charlando . Imaginate la cantidad de tiempo anterior a este actual proceso, a esta coyuntura. A veces pasa que por esta  yuxtaposición de tiempos y etapas que parece que algo fuera oportunista. Que aparezca “La cordillera” en este momento da la sensación de que viniera a hablar de nuestra actualidad. La realidad  es que es mucho más amplio. Depende en qué determinado momento aparezca y vea la luz puede ser interpretado de distintas formas.

SM: El proceso de una película lleva tanto tiempo, que estabamos filmando pensando que Hillary Clinton iba a ser la Presidente de Estados Unidos, así que imagínense, uno no puede estar yendo detrás de los sucesos políticos de la coyuntura. Hay algo que uno nunca puede prever y hay que confiar en  la visión y eso lo hace universal.

D.F: Santiago tiene un don, que cada película que hace cae justo en el momento de una época, como en “La patota” que fue la marcha de “Ni una menos”. Suerte y talento.

R.D: Es un adelantado. Juan de Garay, Pedro de Mendoza y Santiago Mitre .

Cuando uno piensa en ese personaje , ese personaje es un montón de cosas. Siempre se te ve como explosivo en tus personajes. Si uno empieza a raspar de dónde sale ese personaje, ¿Qué tanto tiene de Aníbal, qué tanto tiene de House of Cards, qué tanto tiene de … digo, si nos ponemos a buscar, como a raspar la superficie, La Cordillera es justo lo contrario, topográficamente hablando, a la grieta, pero qué tanto se parece?

G.R: Yo tengo dos caminos: voy a tomar el más difícil. No se puede parecer a Sergio Massa porque sus legisladores votaron el 2 x 1. O …bah, los Jueces de la Corte que derivaron el 2 x 1. Y así te podría seguir hablando de Marcos Peña Brown, y del triple crimen de Aníbal Fernández. O decirte que nada de eso.No ser nada explosivo y decirte que  hice el personaje como hago cualquier personaje. Metido en la emoción de trabajar con Ricardo y con Santiago y Dolores, la producción  para realizar una película que para mí en esta etapa de mi vida es una caricia, linda, tierna. Sentí que fue un esfuerzo que nos coloca en un lugar muy importante cinematográficamente hablando.

Pero…¿Cómo construís  tu personaje, hay algo que sacás de la realidad o fue todo cómo te funcionaba en  la cabeza y cómo te sentías al leerlo?

G.R: El mejor actor es el que tiene mayor cantidad de posibilidades de  identificación. Kant defendió la razón y  no salió de su pueblo en toda su vida. Depende de una actitud intelectual, emocional. Cuestiones psicológicas ,de la vida intrauterina, que por ahí son genes.  El padre de Santiago fue compañero del mío en los´ 70, fue abogado y a  veces la semilla cae cerca del árbol y a veces el pájaro la lleva a otro lugar.

R.D: Una linda metáfora.

S.M: Mientras estábamos filmando en la Casa Rosada, en la escena del Salón Blanco, y en la conferencia de prensa, la comodidad con la que se movía en ese ámbito, ya la traía en el cuerpo.

R.D: Credibilidad se llama.

D.F: Hablando de la grieta: no hay grieta en el cine.

Gerardo, en tu papel se muestra desde el principio, que tenés ese “algo” cuando salis a hacer la Conferencia.

R.D: Autoridad

Exactamente. Cuando en partes de la película, incitás a que tome otras ideas, ¿pensás que eso está siempre relacionado en el  medio para sacar una ventaja propia en el personaje?O sea, tu personaje tiene una forma de presentar una situación…

G.R: ¿Vos decís que en esa entrada aparece como algo idealista? Si es así, sería un genio. (risas)

R.D/ DF/SM: Lo sos.!

G.R: La verdad es que lo que dijo del personaje Santiago tiene que ver con la identificación. Yo estuve un año en la Casa de Gobierno siendo custodia del Presidente, 6 meses con Illia y la noche del golpe en ese mismo salón donde hicimos la escena. En ese salón estuve sentado en una silla varias noches de guardia. Un año. Por eso te hablaba de la mayor posibilidad de identificación. Sea que lo hayas hecho  eventualmente o terrenalmente.

Santiago Mitre, Darín, Fonzi y Romano

Para Dolores: Tu  personaje, te confieso, creó  revolución entre los periodistas que estamos acá, porque te dan muchas ganas de investigarlo. Tantas ideas, tantas cosas que le están pasando, ¿vos pensabas cuando lo representaste, que ella vivía una realidad o “y bueno…” ?

D.F:Una cosa es el juicio y lo que yo pueda pensar sobre un personaje X alejándome  de que lo hice yo, y otra cosa es lo que yo hago para poder interpretarlo. Todo es una realidad . Si yo pongo en juicio eso no puedo actuarlo. Era interesante la contradicción, por ejemplo si conoce o no La Plata, hay un momento donde te saca de cuadro donde parece por demás interesante. Ese momento más allá que estaba molestando a mi padre. Toda esa intriga que ustedes sienten, está en el guión y después para interpretarlo, hay que creerlo.

 ¿Qué fue lo más divertido que pasaron los actores, director y productores y  qué fue lo peor que pasaron?

G.R: ¿Cosas que se puedan contar?

R.D: Obvio. Estuvimos enfocados todo el tiempo, como es de esperar, tratando de dar la talla. Porque hay cosas que uno va guardando en otras carpetas mentales. Hay  cuestiones protocolares,  relación del personaje , que si bien cada uno puede tener la libertad de  diseñarlo “a piaccere” , en estos casos se ponían una serie de reglas o normas a respetar. La verdad la parte más atractiva fue la fusión que se produjo después de tanta charla, tanto comentario histórico, de la fraternidad americana, en este caso  se cumplió. Tuvimos la oportunidad de trabajar con colegas a los que  uno conoce por distintos trabajos pero que no ha tenido la chance de encontrarse en el día a día y eso para mí fue muy importante. Te abre la cabeza saber lo que ocurre en otras circunstancias tan parecidas .Lo malo, pesado  duro, áspero es que estuvimos  trabajando en altura y lo que todo el mundo conoce como “el mal de  altura” o “sorocho”  como dicen algunos hermanos latinoamericanos, y es un tema que hay que llevar con precisión, con cuidado  y prudencia, y no lo hicimos. Uno se envalentona y  por la dinámica del rodaje, según el sol y esas cosas, a veces  te olvidás lo que el organismo te pide,  que es una  mayor depuración de oxígeno y vimos caer a algunos “presidentes”  detrás nuestro como moscas. Pero por suerte se recuperaron para  el bien de Latinoamérica.

M.M: Un día estábamos haciendo la foto de los presidentes, y me dice Santiago” ¿viste lo que pasó, no?” Y le dije “no, qué pasó?, “se desmayó un presidente”. Yo pensé que era un chiste . Tuvimos una hora en  pánico preguntándole al  hombre si se sentía mejor.

R.D: Se escucharon ofertas para salir de esa situación que fueron muy  espectaculares,  pero salimos adelante. Porque lo que estuvo bueno, y vuelvo al principio de la respuesta, es esa fusión que se produjo entre tantas personas de diferentes latitudes y todos muy entusiasmados con el proyecto.

D.F: Para mí lo más divertido fue cualquier parodia que pudiese haber en función  de entre yo, hija de Ricardo,  lo políticos y su situación , qué haría el Presidente después del corte de escena, antes (la escena con Ricardo siempre es muy particular)  y lo peor …

R.D: ¿Por qué lo miraste a Gerardo?

D.F: Si , el asunto de la altura, pero a la vez era como parte  de la aventura. No vi que haya algo particularmente difícil, es como cualquier rodaje. Nos llevamos bien .

R.D: Tuvimos un tema con la nieve, también. Pequeño detalle. Estábamos tapados de nieve a mucha altura  y en sol que rajaba la tierra. La nieve se evaporaba con mucha facilidad. Eso fue…un tema

S.M: El día que grabamos en las montañas nevó con todo, como no podía ser de otra forma.

G.R: No tengo mucho para decir, siempre la paso bien .

R.D: Gerardo comió muy bien. Cenó muy bien

G.R: De todo. Me bañé en el Llao-Llao, en una pileta  que hay  afuera, viendo el lago con la luz de la luna arriba… Eso fue  de lo mejor. Con un Negroni…la verdad… un pedalín!. Si, cómo no agradecer estar en una producción superlativa que encaja en una situación, no había ningún motivo ni mínimamente para una queja. “Las promesas incumplidas son la causa del descontento” y la verdad que acá cumplidas    . Trabajar con Ricardo que es un viejísimo amigo…

R.D Viejísimo, amigo…

G.R: Signos de admiración. Tiene mucho humor y una mirada optimista y contagia y es hace bien al clima de trabajo. Dolores también fue así, a pesar que podía ser mi hija,  era como mi madre, muy contenedor todo.

Santiago, Ricardo:La película plantea  el mal y el bien como valores absolutos, ¿vos creés en el bien y en el mal en la vida?¿por qué abordás la película así?

S.M: La utilización del bien y el mal como valores absolutos es parte del género, al trabajar en esa  zona más extraña. No lo tomaría como una norma. Es un juego para poder codificar el género.

R.D. ¿Si yo creo en el bien y en el mal es la pregunta?  Yo  creo que haya gente que se levanta todos los días intentando hacer las cosas bien y no necesariamente tienen que terminar ese día satisfechos con lo que ocurre. Lo que no sé si es achacable a una persona, en forma  definitiva. Creo que navegamos  permanentemente e indudablemente en decisiones que tomamos, en interpretaciones, actitudes, sensaciones y estamos permanentemente  yendo de un lado a otro tratando  de no alejarnos de nuestro eje, pero  hay cosas  que te pueden desvirtuar. Yo creo que sí, existe. Pero no sé si es, como te decía al principio, para definitivamente achacarlo a una persona y decir:   sí, este es malo o este es bueno. Ahí  es donde tomo mis reparos, porque el hombre es producto de las circunstancias que le tocan vivir y como la geografía es tan perversa en ese sentido, algo que para nosotros  puede ser juzgable o criticable desde  nuestras  situaciones privilegiadas, a lo mejor en el combo, en este mismo  momento, o  a las seis de la tarde,  sería visto de otra forma. Entonces, es entrar en una zona de definiciones demasiado categóricas en las que pretendo manejarme.

Santiago Mitre

La actuación de Erica Rivas es brillante, está atenta a cada movimiento y detalles del presidente. Darín muy bien en su papel, un tanto reservado pero consciente de la importancia de su cargo. Dolores Fonzi, excelente. Claroscuros y pocos momentos divertidos, mezclan intriga y muestran el “detrás de escena” de una visita presidencial, los movimientos de una Casa de Gobierno y de la gente que secunda al mandatario.

La música fue premiada. El compositor español Alberto Iglesias  se destacó. La corrección de color se hizo en París. Las escenas del Hotel donde se llevaba a cabo la cumbre fueron filmadas en el Hotel de Valle Nevado, Chile pero los interiores en el Hotel Llao Llao de Bariloche. Fueron 8 semanas de filmación con especialistas de Argentina y Chile,  y se sumó la vestuarista española Sonia Grande, colaboradora habitual de Woody Allen.

Darín filmará próximamente con Javier Bardén y Penélope Cruz.

Matías Mosteirín (productor), Romano, Darín, Mitre y Fonzi

 ¡Gracias por la invitación!

Silvia M Vázquez

(fotos: derechos reservados Silvia Vázquez)