Editorial: La lupa y la Paz

La palabra paz proviene del latín Pax. Si bien es utilizado en diferentes contextos, el más antiguo, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se refiere a “el bienestar material y espiritual” y las implicancias tienen que ver con el amor, la tolerancia, el aceptar las diferencias y poder convivir respetando a los demás.

Aunque puede parecer un concepto abstracto en estos tiempos, ya que la intolerancia y los conflictos son mayormente noticia de los diarios y titulares en los medios de comunicación, creo fehacientemente que la paz es mucho más que un concepto o una enunciación en los libros sagrados o filosóficos.

La paz es una forma de vida que se inicia desarrollando la conciencia plena, siempre estando del lado de la verdad, la justicia y en armonía con el  universo. Parece utópico, pero siempre digo que “la caridad bien entendida comienza por casa” y ellos es aplicable a todas las situaciones. De nada sirve señalar con el dedo a los otros, si el corazón está carente de amor y por ende la conciencia llena de oscuridad, la que no permite vivir en paz.

Si no estamos en paz con nosotros, será muy dificil estar en paz con los demás.

La lupa, desde que nació, siempre trató de llevar un mensaje de paz. Desde el arte, la cultura, desde brindar un espacio para que los escritores expongan sus obras, aceptando diversidad, diferentes ideas y estilos. Buscando esa armonía de la cual les hablaba.

La Lupa es un elemento con un lente que agranda las imágenes, desde el punto de vista conceptual nos permite aumentar la visión justamente para apreciar mejor lo que no se ve a simple vista.

Como metáfora, La Lupa nos permite explorar a nuestro alrededor y descubrir los valores que hay en los demás y en nosotros mismos. Aquellos que no se ven a simple vista. Descubrir el amor, la armonía y la paz que hay en cada uno.

Desde La Lupa, como desde el comienzo, celebramos la paz, en este mes de septiembre y elegimos estar y seguir en ese camino.

Gracias.

ALFREDO LEGNAZZI

PERIODISTA – ESCRITOR