Letras: Claudia Sandina:  “Los personajes de los tangos  me miraban tristes y desesperanzados”

Claudia es la Creadora y Directora en Canal Tango Ayer y Hoy  en  Youtube. Fue Colaboradora en Revista BA Tango- Buenos Aires Tango – Tito Palumbo. Ha estudiado Dramaturgia en Argentores y también el en Teatro General San Martín. Presentó sus libros en la II Feria del libro de Tres de febrero: “El tango nos cuenta”. Fue presentado en el  marco de la II Feria del libro de Tres de febrero, el pasado 6 de septiembre, luego de haber pasado por la Feria Internacional del libro en La Rural, este año.

Le encanta el tango, por eso decidió, luego de aprender a bailarlo, a ahondar en sus letras. Investigó por alrededor de cuatro años cada una de las que más le llegaban y publicó su libro.También editó una obra de teatro; “Acaricia  mi ensueño” , pero de ese hablaremos en otra oportunidad.

¿Cómo te decidiste a publicar el libro hablando de las letras de los tangos?

Hoy día existen, publicadas y disponibles, valiosas investigaciones de reconocidos autores que permiten conocer la historia y evolución del tango, como así también la vida y obra de sus muchos protagonistas. Entre ellos están Luis Adolfo Sierra, José Gobello, Roberto Selles, Ricardo Ostuni, Carlos Vega, Horacio Ferrer, E. Binda, solo por dar algunos nombres. Hay también interesantes ediciones (muy pocas), especies de inventarios y biografías de los tangos más resonantes, como es el caso de Letras de Tango de José Gobello y Así nacieron los tangos de Francisco García Jiménez.

¿Qué aporte hiciste a la historia ciudadana?

Me di cuenta que había un aspecto que no se había tratado aún y quise hacer un aporte: en lugar de hablar de la historia del tango en general o de la gestación de algunos de ellos en particular, me propuse investigar y escribir sobre la “historia” -nuestra historia ciudadana, argentina y cotidiana- contenida en sus letras. Algo así como la “intrahistoria”  del tango.

Hay que comprender que los poetas del tango no hacían literatura fantástica, sino realista. Tenían la necesidad -y la especial virtud- de expresar lo que observaban y captaban a su alrededor, sin anteojeras. Aunque lo hicieran poéticamente, hablaban de realidades, no de abstracciones. Esto hay que tenerlo claro para que la fascinación por el tango no nos lleve a quedar anclados en el lugar común de su colorido y seductor pintoresquismo. (¡Que vaya si lo tiene!).

¿Cómo nace el libro?

Este libro nació de mis propias inquietudes, de mi curiosidad por saber y entender lo que querían decir y transmitir, en su apretada síntesis, las letras de los tangos; ese universo revelador de costumbres, vida social, pensamientos y sentimientos populares con más de un siglo de vida a cuestas, que hoy es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Frente a las letras de los tangos se me abrió un mundo nuevo e ignorado. Tomé conciencia que desconocía cómo era mi  ciudad (Buenos aires, cuna del tango), cómo fue su transformación edilicia y demográfica, sus medios de transporte, sus barrios; cómo vivía la gente común, de barrio, con sus hábitos, situación económica, conflictos, amarguras y sueños. Me percaté que la misma desinformación la tenían otras personas, aun siendo apasionados milongueros. Hice un sondeo entre amigos: “-¿Sabés qué es el mayoral? – ¿Y el Conte Rosso? – ¿Y un cuarteador?”. Silencio… Confieso, además, que sentí vergüenza ajena al ver que extranjeros de las más diversas lenguas y latitudes se ocuparan de traducir y difundir el significado de afamados tangos aún sin tener una cabal comprensión de nuestra idiosincrasia y sumando a ello la dificultad del vocabulario lunfardo, pero con el mérito del respeto, el interés y, sobre todo, el esfuerzo puesto en el estudio y la acción concreta. Algo que por el momento es asignatura pendiente en nuestras escuelas, a pesar de que en la literatura tanguera está la memoria viva de un pasado reciente que aporta una importante fuente historiográfica.

¿Cuándo surge la idea?

La idea de preparar este material surgió en 2012 luego que dejé de producir y conducir un programa de radio que amé y que me sirvió de disparador: Tango, Ayer y Hoy. Escribí cada artículo a lo largo de estos cuatro años según la inspiración de cada momento: a veces poniendo el foco en el contexto histórico y en el significado de la letra; otras, en particularidades de la vida artística o personal del autor o compositor, o en alguna que otra atinada anécdota. Lo aclaro porque pueden notarse diferencias de estilo de escritura entre uno u otro, que al hacer el trabajo final de compilación decidí conservar. Varios de estos escritos –en versión abreviada fueron publicados en la revista “B.A. TANGO – Buenos Aires Tango” por su director Tito Palumbo. Esta edición se compone de 36 tangos comentados que abarcan diversos temas. Los textos son breves y sencillos porque la idea es brindar un panorama, llegar a la médula de  cada tango seleccionado y despertar un interés, para que luego cada quien amplíe la información que considere. Hice un corte aquí porque tuve la necesidad de parir, pero sé que el trabajo debe continuar; todavía queda mucho por decir. Solo me atrevo a desear que quien lo haga –me incluyo- cuide de no soslayar ni intelectualizar algo tan genuinamente popular como el tango. Una reflexión: los argentinos tenemos que conocer la verdad de nuestras raíces para aprender a amar lo nuestro. No porque debamos idealizar o quedar amarrados al pasado, sino porque al conocer nuestro ayer lo podremos comprender y aceptar con todo lo que tuvo de bueno y de malo, y a partir de ahí identificarnos y proyectarnos a un mejor futuro. Perderíamos la oportunidad de enriquecernos con aquello que excluimos.

Hace cuatro años tuve una imagen reveladora: una avalancha humana, una multitud de rostros de diferentes edades y colores -los personajes de los tangos- me miraban tristes y desesperanzados, pidiendo por favor que los mostrara. Esto es lo que, humildemente, pude hacer por ellos.

¿Cuál es tu tango preferido y por qué?

Mi tango preferido? “Difícil decirlo. Son muchos los tangos que me gustan. De todas maneras te digo: “La Yumba” de Pugliese y “A Evaristo Carriego”, de Rovira (ambos instrumentales), me atraviesan, me hacen llorar de emoción por la calidad de la música. Me pregunto ¡Cómo hicieron estos monstruos para crear semejante obra de arte! “Uno” ,de Discépolo, “Anclao en París”, de Cadícamo,  “Barrio de tango”, de Manzi, por la  hondura de sus personajes.

¿Tu autor preferido¿ Por qué?

También difícil elegir uno solo. Homero Manzi, Homero Expósito, Discépolo, Cadícamo, Gonzalez Castillo, Celedonio Flores, y más…Cada uno tiene su estilo, diferente de los demás. Me gustan Homero Manzi y Cadícamo, porque son los evocadores de costumbres y vivencias del pasado. Discépolo, el existencialista. Homero Expósito, el surrealista. Gonzales Castillo por la hondura de sus personajes. Celedonio Flores porque nos dejó pedazos de historias con mucho lunfardo y me motivó a estudiarlo.

Además de escribir,¿ qué otras actividades realizás?

Soy contadora pública nacional. Nada que ver con el tango ni la escritura.

El libro fue declarado de interés cultural por el Ministerio de Cultura de la Nación (Res. 904/2017).  Son 157 páginas e incluye un álbum fotográfico de época ByN (A.G.N.) y Glosario en lunfardo.

¿Cómo pueden contactarse para conseguir el libro?

Contacto para adquirir el libro: tangoayeryhoy@gmail.com y claudia.sa@fibertel.com.ar

¡Gracias Claudia!

Silvia M. Vázquez