Música: Kapanga hace de las suyas en “Spectaculum”

The Roxy bar estaba vacío. Raro, extraño, sin sonidos ni alardes, ni gritos ni pogos. Es que esa tarde, había visitas, los Kapanga estaban de aquí para allá de conferencia de prensa, a entrevistas, fotos, charlas y un momento solamente de relax, en el sillón de la entrada, donde podían tomarse unos minutos antes de volver a contar de qué se iba a tratar su nuevo espectáculo, perdón… “Spectaculum”.

Los tres sentados en un comodísimo sillón sobre el escenario, Maikel, “el mono” y  Claudio; sonrisas siempre presentes a pesar del cansancio y las preguntas, las respuestas y las bromas. Gabriela atenta a todo y una rica gaseosa fresca acompañaba una porción de pizza nunca más oportuna.

¿Por qué “Spectaculum”?

Maikel: Bueno, es un poco “jugar” . Maffia te lo puede explicar mejor porque él fue quien le puso ese nombre.

Claudio: Jugamos a los griegos. Viene de poner un nombre al proyecto y buscar uno que esté bueno. Todos los días hablábamos de Spectaculum y al final terminó siendo ese el nombre. Luego, para completar la pregunta, se le buscó un slogan que empieza con S, slogan, que es “un show con respaldo”, por la butaca en primera lectura y el respaldo de una compañía discográfica como nosotros, respaldando nuestro propio proyecto.

Silvia-La lupa: ¿Cómo imaginan al público esperando la aparición de ustedes sentado en butacas, en lugar de estar gritando en un estadio o en un lugar como este?

Maikel: La verdad que todavía no sabemos ni  cómo vamos a reaccionar nosotros. Sí estamos planteando al público un viaje, que nos acompañen a nosotros a un viaje musical. No es simplemente un acústico, no es un eléctrico. Tiene nombre propio y personalidad. Eso es lo que tratamos de buscar: una propuesta que sea de un montón de temas lentos, o mid tempo , que generalmente no solemos hacer en nuestros shows en vivo, pero a la vez no queríamos que fuera aburrido, entonces en el momento en que decidimos hacer Spectaculum , quisimos hacer un show que bueno, ¿es para teatros?, vamos a darle un formato y un contenido. Ahí se nos ocurrió hacer actos por ejemplo, en que uno pueda apelar a esa melancolía, a esos sonidos de un chelo, de unas cuerdas, otro acto con versiones freaks de temas clásicos nuestros. Y ahí te metés en un brete también, porque muchas veces vos hacés una versión de un tema y vos no querés que la cambien, vos querés que siga igual. Entonces lo que buscamos es que la rítmica y la melodía siga intacta, y capaz que estás tocando otra música y vos te descubrís y decís “esta canción la sé”. Ahí sumar un team de brasses , músicos invitados, fijos, por lo que en algún pasaje del show vamos a ser 15 músicos en escena. Hay un bloque que es Kapanga eléctrico en un teatro, con todos los elementos anteriores que te contaba.

Mono: Más que Los decadentes, quince!

Por un lado,como dijo mi colega de La  lupa ¿cuánto tiempo creen que permanecerá sentada la gente? Y por otro lado, considerando todo lo que han hecho en su carrera, hasta tener estudio propio, ir a eventos privados, festivales públicos , hicieron una película, y ahora están promocionando por

primera vez un show en formato sentado, ¿qué sienten que les queda por hacer?

Mono: Un montón de cosas por delante. Como éste desafío nuevo por delante, creeríamos que tenemos que tener otro desafío. Lo más cercano después de esto te diría, es un disco con  canciones nuevas.

Maikel: Vamos a editar a fin de año un libro con biografías nuestras.

Mono: Se está dilatando un poco. Iba a salir para los quince años y ya vamos por los 22.

Maikel. Después de haber grabado tanto, dvd, película, libro, y Motormúsica, donde encontramos un audio diferente sin perder nuestra esencia, y encontramos otro espacio. Si bien teníamos temas para otro disco, surgió  esta idea, y como nos gusta trabajar bajo  presión hasta pusimos el  nombre antes de tener playlist. Mirando hacia atrás, este show tiene que ver con todo eso. Una mirada hacia todo lo que hicimos, hacia todo lo que nos falta hacer, una fotografía de una propuesta diferente. Sabemos que se puede pensar “Kapanga en un teatro, ¿ ¿Qué onda? O es un embole o está buenísimo. No, va a estar buenísimo”. Para eso hace tres o cuatro meses que estamos trabajando, ensayando, con un arreglador, queríamos buscar una sonoridad que no fuera solamente brasses sino orquesta . Ayer escuchábamos los arreglos y estábamos ensayando y era lo más parecido a estar en una película de Disney. Va a tener de todo, momentos diferentes. Calculamos que en la mitad del show algún inquieto se va a llegar a parar pero, está planteado en un increscendo, así  desde el playlist y la música. Está pensado  más como en una obra de teatro o un musical que como un show de rock.

¿Qué expectativas tienen en cuento a la cercanía de la fecha en la Usina de arte?

Mono: Probaremos cómo nos queda. Es un showcase, cortito. Mostrar  lo que va a ser el 21 de octubre en el Gran Rivadavia, en un lugar en que nunca nos paramos en ese escenario, y por lo que vemos en fotos y videos está buenísimo, para prensa, amigos y algunos familiares, que son como nuestros conejillos de indias. Los primeros que escuchan lo que hacemos son ustedes.  A partir del 21 de octubre lo verá el público en general. Algunas entradas se ganan por sorteo, otras  que entrega la Usina del arte, otras que sorteamos por redes sociales, pero no es el show completo. Es un adelanto.

Maikel: Tocar en un teatro, tiene intimidad, una vibra diferente. No hay un pogo. Es como ensayar en el estudio pero en otro lugar. El audio y el playlist está preparado para un teatro, entonces la sala suena diferente. Son muchos factores para lograr un show único e irrepetible. En eso trabajamos.

¿Se puede bailar sobre las butacas?

Mono: No!!! Prohibido bailar sobre las butacas. V a haber lasers que te identifiquen, jaja

Maikel: Cuando
éramos  jóvenes íbamos a ver a Virus a un teatro. Entonces hoy en día hay bandas que tocan  en salas buenísimas en cuanto a arquitectura, y sonido, y es un espacio para utilizar. Somos una banda que ha tenido un cambio generacional.  Hay chicos que te vienen a ver a un show a un teatro, es diferente. Lo que no tiene que ser es aburrido. La propuesta es diferente.

Mono: No te vamos a develar el secreto de cómo va a ser el show. La idea es  desarrollarlo en tres actos, con partes más sensibles, otras más freaks, con versiones que agarraos para aggiornar que son conocidas, y otra parte que veremos…Si podemos mantenerlos sentados, que no creo, se festejarán estribillos, y a sentarse otra vez.

¿Cuál fue el lugar más grande donde tocó Kapanga?

Mono: Lo más grande es cuando nos vemos y hacemos lo que nos gusta. Puntualmente esta mañana. Decís “ qué suerte, tengo a Kapanga”.

¿Va a haber canciones viejas, clásicos, acústicos?

Mono: No sé si acústicos. Más orquestal. Quince músicos en escena, cuerdas brasses… Dos músicos invitados estables que van a participar de la gira en algunas ciudades.

Maikel: Musicalmente lo pautamos como un show diferente para nosotros. Un nombre propio, no tocar temas con una guitarra acústica, lo que buscamos es otra cosa.

Mono: Está retrillado también pero bueno, jaja

Claudio: Buscamos que la gente nos siga y reconozca la canción y que acompañe moviendo la cabeza o disfrutando de estar cómodamente sentado y escuchando a una banda que te gusta.

¿Cómo surgió la idea de este show y si piensan grabar algo de estas versiones o temas reversionados en disco, y cómo eligieron los temas?

Maikel: Vamos a grabar y filmar los conciertos y queremos concentrarnos en la experiencia que vamos a tener . Seguramente editemos algo con este nuevo formato.

Mono: La elección de las canciones empezó el año pasado con mi hijo de 15 años. Escuchó la discografía de Kapanga en el auto. Por lo general no escucho música en mi casa, no tengo equipo de música, esa historia es conocida. Se empezó a detener en canciones que yo ni me acordaba que habíamos grabado. O no recordaba las letras, o arreglos de cuerdas. Iba más por el lado de serenidad. Hizo una lista de 25 temas, a lo bruto, las lentas, medio tiempo, eso, y la más arriba que había elegido fue “Desearía”. Llevé la idea cavernaria antes de irnos de vacaciones el año pasado y cuando nos volvimos a encontrar, le dimos forma haciendo un espectáculo con gente sentada. Para mí era más de otra forma. Elegir 18 ó 20, mega acustizarlas, más fogonero. El director empezó a darles forma y le pareció bueno depurar esa lista, elegir las que tenían más arreglos, reversionar clásicos y un poco de salsa bolognesa. Los Kapanga tocando con cuerdas, un gran pastiche.

¿Cuál fue el pensamiento de ustedes con Motormúsica show y si eso fue lo que los decidió a a hacer este espectáculo?

Maikel: Fue un disco que nos gustó mucho hacerlo. Logramos un audio  diferente dentro de nuestro estilo. Muchas satisfacciones, una gira buenísima, ternados a los Gardel…

Claudio: buscamos otros temas en las lìricas y teníamos las condiciones dadasd para seguir escribiendo nuestra historia. Ahí plasmamos el momento actual de Kapanga.

Maikel: Fue in disco intenso y para descansar no tuvimos mejor idea que meternos en este espectáculo que estamos ensayando. Miramos atrás para ver qué hicimos y qué nos falta hacer.

Claudio: Estamos adaptando la banda a  lugares como salas de teatro para poder llegar a otros lugares donde antes no llegábamos. Ir a tocar a teatros y proponer otra música es un desa
fío artístico

Uno crece a través de los discos, ¿cómo se ven en éste momento revisando esas viejas canciones y cómo se ven a la hora de escucharlas “ché qué hicimos acá”, o “ che, qué bien esto”?

Claudio: Nos dieron unas ganas de tocar bárbara, cuando grabamos esas canciones.

Maikel: Lo que sucede es que como contaba el Mono de cómo craneó este show nuevo,  ese momento en que grabamos las canciones  pensábamos que no íbamos a poder tocarlas en vivo. No estaban muy de moda  los editores de audio, laburar con pistas era un delirio, tampoco era  nuestro metier, pero es una herramienta que ahora podemos utilizar. Era una pena que queden ahí, ahora las rescatamos, crecimos como músicos, l menos aprendimos a tocar mejor los instrumentos, jaja

¿Qué bandas les gustarían que hagan “Spectaculum”y ser público de esas bandas, y ahora que vamos a estar sentados, si van a volver  a tirarnos comida una vez más?

Mono: Nooo, la comida está muy cara y a no ser que aparezca un sponsor que quiera regalar comida… La otra pregunta? Ah sí, “Les luthiers”.

Maikel: Ha
y otros colegas nuestros que posiblemente van a estar invitados al concierto “Lo pibitos”, vamos a ver qué pasa si ellos hacen un Spectaculum.

Mono: A  mí me gusto el de Divididos, Gran Rex. Hace 10 años atrás hubiera ido impensado. Y sin embargo, la gente estuvo sentada, y yo imaginé que lo disfrutaron igual. Si nos “hamburguesamos”, vamos a seguir teniendo trabajo y vivir de las canciones que tenemos y tratamos de ser inquietos para no aburrirnos. “Si este año no vamos a grabar un disco, y bueno, pongamos  un objetivo, algo que nos mueva, que nos haga trabajar, que nos haga estar en esto, sino esto no lo tendríamos”. Julio Iglesias tiene 73 años y sigue haciendo notas, nosotros 22 años después seguimos haciendo esto.

Maikel: Invitar al público a confiar en nosotros que va a estar bueno.

A lo largo de su carrera hay canciones que describen situaciones adversas sociales de nuestro país. ¿Cómo hacen para mantener la isa en el contexto en que estamos viviendo ahora?

Maikel: Siempre bajamos línea desde el lado del humor. Trabajar con el humor es poder decir algo horrible con una sonrisa. No le vamos a cambiar el mundo a nadie pero en una hora y media, dos horas le podés cambiar el momento a alguien. Independientemente del pensamiento político privado e íntimo, que cada uno de nosotros tiene, preferimos entretener y ser los mejores como artistas.

Mono: Ha
y situaciones que inspiran y otras que no.

Maikel. Pueden tildarte de cómodo si tomás una posición , o de pasatista o de tibio…

¿Cómo decidieron que forma darle al espectáculo?

Mono: Esto empezó como una idea, a veces es fantástico e irrepetible y a veces no. Tal vez conozcamos un montón de salas y un montón de lugares que ni esperábamos. Casi  pisando los 50 algunos, entraremos en lugares desconocidos.

Maikel: La elección del repertorio fue en base a la idea del Mono, y nosotros los mutamos y le dimos un desarrollo y un contenido.

Mono: Cuento con una ventaja que los otros Kapanga no tienen: muy pocas veces soy público. Cuando canta Maikel yo me transformo en público y estoy sentado. O cuando viene la parte de
la canción de Pity de las Pastillas, me siento y digo “es la mejor banda del mudo, son los mejores” después me doy cuenta que yo toco en esa banda. O cuando Miguel canta los reggaes,  o como “Sol”, que transmite, y por suerte puedo ser parte del público privilegiado, de una  banda que es la mejor.

¿Cómo hacemos para seguir sentados si ustedes cantan Mono relojero?

Mono: No, estás equivocado, quien te dijo que vamos a cantar eso? No, no, no vamos a cantar eso… ¿ La lista la armaste vos? Jajaa. Yo te voy a decir…¿Cómo te llamás vos?

Ezequiel

Mono: Yo te voy a decir: Ezequiel, andá y sentate ahí!  Es una de las que decidimos que no íbamos a tocar. Nosotros no la vamos a tocar. Pretender que toquemos eso y que se queden sentados
…no tenemos tanto presupuesto para pagar butacas.

Van a rehacer nuevos algunos temas ya viejos, ¿este formato viene ligado a su presente como banda?

Maikel: Nos metemos en una experiencia de quince músicos en el escenario y el lidiar con 15 personalidades y horarios diferentes y lo artístico, es lindo. Ya nos vamos a volver locos el día que tengamos un show privado donde nos confundiremos un poco.

¿Dónde les gustaría llevar este show?

Claudio: Al Gran Rivadavia por ahora, donde vamos a demostrar que se puede tocar de otra forma. Vamos a ver cómo reacciona el público. Por ahí, rompen todo y n o podemos hacerlo más

Maikel: Como tenemos una S.A.,  no pasa nada…

Claudio: Va a ser una celebración de la música.

Maikel: De a
cá a fin de año tenemos como 20 fechas.

Show en Usina del arte

¿Tienen alguna sorpresa para el show?

Mono: SI, pero si la decimos, ya no es sorpresa, jaja. Voy a usar zapatos las medias son las únicas que tengo.

Maikel: Va a haber invitados. Obviamente hasta último momento no están confirmados por cuestiones de  agenda. Artistas contemporáneos a nosotros y nuevos también.

Mono: Invitamos a Heleno pero no podía venir, le dolía la cabeza.

¿Tienen alguna logística pensada para el escenario o para la vestimenta?

Maikel: los pechos primero, hablamos con Lotocki. No vamos a ir a tcocar en botines. El teatro es un lugar elegante. No nos vamos a poner frac ni nada de eso, ni ponernos camisa blanca y moñito. Eso no.

Mono: Para
eso están los “Salta la banca” jjajaja (empieza la polémica)

Maikel: Pensamos que el teatro es indicado para ir predispuesto, más elegante, perfumado más íntimo, una sala, la madera, las luces, la tela, el acomodador. Son 48 canales, antes eran dos mesas de 24.

Luego de esta conferencia, asistimos a la función en la Usina de arte, el jueves 14 de septiembre. Repleto totalmente el auditorio. Grandes y chicos, familias enteras disfrutaron de un muy  buen show. Temas aggiornados como dijeron, temas conocidos y no tanto. Un cierre con toda la fuerza y la gente finalmente no pudo más, y se levantó de las butacas. En orden, pero con muchísima alegría. Altamente recomendable, aunque para nosotros , la prensa y sus amigos, el show fue corto. Queríamos más, más Kapanga para culminar una tarde/noche con brasses, cuerdas, voces, saltos y felicidad.

 

Esa que saben transmitir a su público. Felicitaciones a la compañía que estaba detrás de ellos, que pusieron ese don especial de enriquecer el momento. Brillante. Hay que ir al Gran Rivadavia en octubre. Es para no perdérselo.

Una pequeña muestra…

Silvia M. Vázquez