Entrevistas: Carlos Brid “Los frutos intactos”

El sábado 21 octubre, en la sede del Colegio de Abogados de San Isidro, Carlos Brid presentó su segundo libro, “Los frutos intactos”.

A lo largo de dos horas, el autor, acompañado por escritores integrantes de S.A.D.E. Norte, relató al numeroso público asistente, detalles de su nueva obra literaria, contando en algunos casos cuales fueron  las motivaciones, inspiraciones y los por que de algunos de sus poemas, los cuales también fueron leídos, posibilitando a los asistentes tener una muestra de la calidad y el sentimiento que surgen de sus letras. 

Carlos, ha participado en varias antologías y es autor de Las Luces de los faros, publicado en 2014. Además es integrante de otros grupos poéticos y es creador de la página Tigre Poético.

 

Para saber más de este autor, lo entrevistamos para La Lupa de este mes.

 

Más allá del libro y la metáfora de su título, ¿Cómo se logra que los frutos sigan intactos a pesar del paso del tiempo

Los frutos van a permanecer intactos, mientras que los tengamos siempre presentes y nos demos cuenta que cada uno de esos frutos fue un milagro en nuestras vidas.

 

¿Cuáles son los frutos intactos de tu vida?

Son el amor y el fruto del amor que además de mis hijos es la certeza de haber transitado el camino recorrido con seguridad en lo que quería y era esencial.

 

¿Te sentís más cómodo expresándote a través de la poesía?

Sin duda. En la poesía encuentro todas las respuestas y sale de adentro todo mi sentir.

 

Sin haber leído la totalidad de los poemas, noto un toque nostálgico, lleno de campo, senderos, amaneceres, y siempre con un mensaje superador. ¿Estoy en lo cierto?

Es cierto. Mi poesía hace de la búsqueda una constante y no concibo ningún poema mío sin paisajes. Es como el aire a ese mundo que invento.

 

¿Considerás que al mundo le falta poesía?

Claramente. Fíjate que la poesía es un mundo de gasas para tanto odio e incomprensión y queda demostrado que, en algunos sectores, religiosos, políticos la carencia de poesía no los ha hecho cambiar en sus formas. Pero la poesía sabe de esos imprevistos y sale con riesgo de sus trincheras en los momentos donde toda fe parece perderse y nosotros los poetas algo debemos intuir porque cuando más es la crispación más activos estamos escribiendo y muchas veces publicando. Es como dijo Mario Benedetti “Cuando los odios andan sueltos, yo amo en defensa propia”

 

¿Crees que la tecnología (PC celulares) es responsable de la falta de interés por la lectura?

Creo que la tecnología es una herramienta extraordinaria que nos facilita la escritura, lo que hace más gigantes a los escritores de los siglos anteriores que no tenían nada de esto y no deberíamos echarle la culpa a la falta de interés en abrir un libro. La culpa es de los roles en la educación comenzando desde el núcleo, nosotros los padres debemos inculcarles a nuestros hijos desde una edad temprana que es más bello un libro que una Tablet por ejemplo.

 

¿que identificación le das a la tapa de tu libro con el contenido?

La tapa del libro identifica a todas las obras que hay en él. Es la imagen de la mujer eternizada en la naturaleza, mujer que a la vez es madre y procreadora de los sentimientos.

 

En tu prólogo decis “Somos hijos del destino”, ¿en qué medida crees que ese destino lo puede forjar cada uno?

En todo pues nosotros somos hijos pero tenemos la libertad de decidir en qué lugar estar y si creer en el amor , en el heroísmo, en los sueños y en el mañana. Creer que es posible, aunque parezca imposible. No claudicar ni aceptar cuando nos parece que podemos ir más allá.

 

Veo que le das mucha importancia al tierra (la pacha mama o madre tierra). Cuando el hombre (ser humano) se integra con la naturaleza, es uno más en el Universo. Cuando la toma como posesión, termina destruyéndola.  Cuando decis “Sigo creyendo en las auroras y los vientos que sanan” ¿Pensás que es posible lograr más espiritualidad en los tiempos que corren y acercarse a la naturaleza?

Si por supuesto. Creo fervientemente que estamos viviendo un tiempo de confusión y angustia muchas veces, pero también estoy seguro de que quienes creemos en la espiritualidad nos vamos a imponer a la perfidia y el odio y esas auroras y vientos que sanan llegaran como algo natural en nuestra evolución de almas.

 

Entiendo que “los Campos escondidos” son aquellos a los que hay que llegar con cierta sutileza. Si tomamos los dogmas religiosos, hay una tendencia a leer en forma literal. Metáfora es todo aquello que está más allá de lo literal. ¿Cómo se logra que la metáfora llegue, se entienda y provoque un sentimiento positivo?

Escribiendo con la pluma en una mano y el corazón en la otra. Ninguna metáfora esta tan oculta o es tan intangible cuando el poeta escribe con sentimientos a cielo abierto y plena fantasía. Es ahí donde la metáfora y lo literal se convierten en la piel de la poesía.

 

¿Recordás cual fue el primer poema que escribiste?

Fue hace tanto. Fue un poema que titule “Poema de la hojas muertas” y el contenido de esos versos querían plasmar como los sentimientos parten en forma transitoria como las hojas de los árboles que en inviernos se caen y después de un tiempo vuelven a nacer. Lo escribí hace más de treinta años.

 

¿Que momento del día te resulta mas inspirador?

Las horas del silencio. El mundo duerme y me parece que los duendes de la poesía se despiertan.

 

¿El verde es tu color preferido?

No, mi color preferido es el azul como el del mar, aunque en un paisaje de los tantos que imagino e invento en mis poemas nunca debería faltar el verde, verde que a veces tiene el mar que tanto amo.

 

¿Que significado tiene para vos haber publicado este libro?

Haber logrado la conformidad de entregar lo mejor que tengo. Puede o no gustar el contenido de las obras, pero yo estoy seguro y sereno de haber entregado todo de mí.

 

¿Te completa como ser humano?

Me nutre y me obliga a seguir escribiendo, porque si pude llegar hasta aquí y lograr que algunas personas lean mis obras, es que puedo aun dar más poesía.

 

¿Queres compartir uno de tus poemas? Decime que te motivó a escribirlo.

Si, quiero compartir un poema que integra el libro y que lo escribí cuando la indignación se apodero de mi sentir, cuando veía como muchas familias de origen humilde perdían todo lo que tenían por la inoperancia y el abandono de sus gobernantes

SUDESTADA

La desidia y el temporal

 acordonaron los verdes mantos.

 Injusta ceguera impiadosa.

Suenan los acordes magros,

la tremenda condena

, brutal esencia, vileza del hombre

 que desconsuela sin par.

Nada queda más que tristeza,

y las manos apretadas con furia,

devastación de la codicia,

que cosecha llantos,

que germina angustias,

pero que hiriente el grito

se estira desafiando puertos,

sepultando la claudicación repetida.

Y es en ese instante,

que los pueblos se unen

 en el idioma y la proclama.

El castigo seguirá durmiendo

para los traidores,

mientras las manos se unen,

para volver a construir el cielo.

Muchas gracias por darme esta posibilidad de expresar lo que siento y como lo siento. Un abrazo fraternal para todos.

Gracias Carlos, por tu participación en La Lupa Cultural.