Música: Paola Arena:  “Mi mayor deseo es emocionar al otro con mi canto”

 

Ama la música profundamente. No hace falta que ella lo diga, porque canta e interpreta el sentimiento de una manera inexplicable. Paola es sensible, cálida y transparente. Se mete en la piel  de intérprete de manera muy profunda y logra trabajar sobre una línea muy  emotiva, en la que demuestra que cada gesto, cada actitud están sumamente analizados. Tenerla cantando al lado es mágico. Transporta a donde  uno más desea estar. Pero dejemos que ella misma nos cuente cómo llega a eso, tan especial.

¿En qué momento de tu vida se te cruza la música y por qué lo elegiste como género para expresarte?

Sinceramente no podría determinar un momento exacto donde la música comenzó a formar parte de mi vida, porque en realidad desde que tengo recuerdos me siento acompañada por ella. Mi mamá me transmitió su amor por la música desde chica, juntas escuchábamos cassettes de Sandro, Nino Bravo y Rubén Juarez, mientras ella hacia los quehaceres de la casa.

Hoy puedo asegurar que la música es mi cable a tierra, mi manera de expresarme y de aflorar mis más profundos sentimientos.

La música me desconecta de todo, cuando canto no tengo problemas. Es que para mí cantar es más que un sentir, es una manera de vivir.

¿Cuál es tu formación musical?

Junto a su maestro Hugo Araujo

Hace alrededor de siete años decidí afrontar este profundo deseo de ser cantora y comencé a formarme. Tuve distintos docentes durante estos años, y cada uno de ellos ha sido fundamental para evolucionar en cuanto a técnica vocal e interpretativa. Hoy estoy junto a uno de los vocal couch de mayor excelencia que existen, Hugo Araujo. Es una enorme admiración la que me inspira y puedo asegurarte que junto a él logre encontrarme como cantora y artista. Estoy enormemente agradecida porque es invaluable la sabiduría que transmite.

¿Cómo te definirías en cuanto a tu personalidad?

Soy una buena persona, con muchos defectos, pero soy de buena madera. Me pongo feliz cuando la buena gente alcanza sus sueños, me duele inmensamente cuando ocurre una injusticia, me alejo de la gente falsa y envidiosa e intento que el odio no logre ganarle al amor que siento dentro. Es difícil en el contexto que vivimos mantenerse con estos valores, pero te juro que soy feliz sintiendo que soy genuina y fiel a mis ideales.

Profesora, cantante y… soñadora?…¿Cuál es tu más grande sueño musicalmente hablando?

Gracias a mi marido y mi bebé uno de mis mayores anhelos está a punto de cumplirse, el lanzamiento de mi primer material discográfico. De la mano de PROA producciones y Hugo Araujo, en breve estará a la venta mi primer cd. Juro que estoy tocando el cielo con las manos, es una experiencia hermosa y de mucho aprendizaje. Además, como si esto fuera poco, estamos filmando el videoclip de uno de los temas. Así que, como verás, decirte que me siento feliz y completa es poco.

De todas maneras, si pienso que me gustaría lograr como cantante, diría que mi mayor deseo es emocionar al otro con mi canto. Hacer vivir al otro esa historia que cuento y canto, ponerlo en esa piel y que la emoción invada su cuerpo, ese es mi mayor anhelo. Con que a un solo espectador le pase eso, puedo asegurarte que me hace sentir realizada.

Además de cantar,¿ qué otra actividad desarrollás?

Soy profesora de Matemáticas y Licenciada en enseñanza de la Matemática. Actualmente trabajo en la escuela secundaria. Enseñar es una de mis pasiones y, a pesar que estamos atravesando épocas duras en la docencia, la elegiría una y mil veces.

¿Cuál de los temas que cantaste es el que recordás con más cariño? o ¿Cuál de todas tus canciones exitosas es tu preferida?

Uno de los temas más profundos y sentidos que canté es AMUTUY, este es un tema de Marcelo Berbel y nace de la vivencia de una abuela Mapuche que visitando la ciudad de Neuquén se encontró con un festejo que conmemoraba el aniversario de la “campaña del desierto” y con mucho dolor por ver como otros festejaban el despojo de su gente gritó Amutuy, que en lengua mapuche significa vámonos.

En cuanto a mi canción preferida es difícil determinar cuál es, creo que una de las canciones que interpreto y me identifica como ser humano y es la canción de Fito Paez “yo vengo a ofrecer mi corazón” cada vez que la canto siento que con ella dejo un mensaje de esperanza… ¿ quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón. Me emociona con sólo pronunciarlo, es una canción de entrega, amor y esperanza

¿Te acordás cuál fue el primer lugar donde cantaste en público, luego de haber aprendido canto?

Claro que sí, cómo olvidarlo. Cada vez que canto frente al público es un momento único e irrepetible, que guardo en mi memoria con mucho amor. La primera vez fue en una muestra de mi profesora de canto en aquel momento. Canté “Canción del Pinar” tema de Jorge Fandermole, que la mayoría conoce de la voz de Silvina Garre. Recuerdo que canté todo el tema mirando al piso de los nervios que tenía. Hoy siento y veo en mí una evolución tan enorme que me emociona y me hace sentir un gran orgullo personal, porque es producto del estudio y el sacrificio en todo este tiempo de camino recorrido.

¿Escribiste alguna canción?

Aún no, es una cuenta pendiente. Creo que me siento en una primera etapa en donde me formo como cantora, porque un cantor es aquel que cuenta una historia, la vive, la hace propia, y en ese sentir la canta para transmitírsela al otro.

Seguramente lo próximo sea escribir, no lo dudo. Pero quiero llegar a ese momento con la formación necesaria y suficiente para hacerlo entregándome al máximo.

¿Cuál es tu estilo preferido?

Uno de los géneros que más amo y siento al cantar es el folklore. Pero realmente no puedo encasillarme en un género determinado porque me defino como una cantante popular. Canto canciones que a todos nos han marcado y, en ese sentido, no existe un género específico. Cantar canciones de Baglietto, Fandermole, Silvio Rodriguez, el flaco Spinetta y Mercedes Sosa, entre otros grandes cantores, es para mí un repertorio de excelencia.

¿Te sentís identificada con algún artista en particular?

Sin lugar a dudas Mercedes Sosa es mi mayor referente. Su voz e interpretación son excepcionales, los matices y el fraseo que la caracterizan son inigualables. Puedo asegurarte que cada vez que preparo un tema escucho su versión antes que cualquier otra. Porque no existió, ni existirá, un cantor que emocione con su voz como ella lo ha logrado.

¿Cuáles son los planes futuros?

Seguir formándome y encarar de lleno los proyectos futuros. Llevar a cabo más presentaciones en distintos puntos de la provincia para poder llevar mi arte a cada rincón.

¿Te gusta la lectura? ¿Qué escritor te apasiona?

Me gusta mucho leer todo aquello que haga referencia al arte de cantar, a la voz como instrumento, a la creatividad escénica, etcétera. Hace poco termine de leer el libro “El camino del artista” de Julia Cameron, el cual brinda distintas herramientas para poder encontrarnos con nuestro ser creativo. Estos días he comenzado a leer “El Tao de la voz” de S. Chun-Tao Cheng, este libro propone distintas técnicas occidentales y prácticas orientales para educar la voz cantada y hablada.

Imaginemos que tenés la posibilidad de elegir un lugar donde cantar, libremente, ¿cuál sería y qué cantarías?

Cantar en el escenario del Festival Nacional de folklore de Cosquin sería uno de mis más enormes anhelos. La canción que cantaría es “Oración del remanso” de Jorge Fandermole. Es una bella historia de los pescadores del Remanso Valerio, provincia de Santa Fe, en la cual sus plegarias a Dios son convertidas en una canción. Es verdaderamente emocionante.

Me he sentido muy a gusto contestando tus preguntas. Desde ya, estoy muy agradecida por esta hermosa entrevista que me has realizado, ya que no solo me permite expresarme como persona y artista, sino también me da la posibilidad de acercar mi arte a distintas personas del país.

Justamente esa canción a la que se refiere Paola, es la que escuché de ella, sentada al lado mío (dicen que cantar sentados es un logro…) . Me llegó tanto ese tema que lo recuerdo siempre.Paola es mamá de Mateo, un precioso bebé de casi dos años, que seguramente se sentirá dichoso de escucharla todos los días.

¡Gracias Paola por tu amor a la música!

Silvia M. Vázquez