Cine: “Sangre en la boca”: La lucha interna del hombre

13729056_1040884482626207_4199501721081703163_n

Leonardo Sbaraglia nos hizo estremecer en Relatos Salvajes, nos hizo llorar en  Caballos Salvajes  y en otras innumerables películas que llegaron a nuestro corazón: Las viudas de los jueves, Plata quemada. Además es ganador de varios premios, entre ellos el Goya.  Viene trabajando ininterrumpidamente desde hace treinta años y lleva filmadas más películas que la edad que tiene.  Esta vez se pone en la piel de Ramón Alvia, y abraza el mundo del box.

Eva De Dominici, con 21 años, ya pasó por Chiquititas, Patito Feo y Consentidos. Fue modelo en varias campañas de ropa de marca. Ha trabajado en televisión desde muy joven y con esta película hace su primer protagónico en cine.

DSC_0063

Los une el film que dirige Hernán Bellón, con guión de el mismo y Marcelo Pitrola: “Sangre en la boca”, adaptación del cuento homónimo venezolano  Milagros Socorro, cuyo estreno es el 25 de agosto. La post producción se hizo en Roma. Fue distinguida con el Premio José Luis Díaz / Tauro de posproducción de sonido y la adquisición de INCAA TV.

13366_851708731543784_6259160756198657139_nRamón Alvia (Sbaraglia) es un boxeador profesional que está al final de su carrera. Su esposa y sus hijos pretenden que se retire y se dedique a otra actividad. Él se resiste, piensa que es joven y que puede seguir. En el gimnasio, Ramón descubre a Débora (Eva), una bella y joven boxeadora. Seducido por la fuerza salvaje de ella, Ramón siente que recupera todo su vigor. Abandona a su familia y se enfrenta con su manager, entregándose a una relación pasional en la que el placer y el dolor están íntimamente unidos y la violencia aumenta en cada round.

Fuimos invitados a la premier y conferencia de prensa, donde conversamos con  los actores.

Leonardo, toma asiento en primer lugar. A su lado, el director de la película y la protagonista femenina. Trajo su termo y su mate, “no voy a dejar el mate” dijo. Así que se pasó el tiempo de la conferencia de prensa cebándoles a sus compañeros y tomando. En los extremos de la mesa, estaban ubicados la boxeadora que actuó junto a Eva,  Erica “Pantera” Farías, Grace Spinelli (productora) y Nicolás Carreras (productor).

20160816_131013Comenzó hablando el director, quien indicó que la película se pensó hace seis años, y recién fue terminada el año pasado (2015). Es una coproducción con Italia y el equipo fue espectacular.

Al director: ¿Cuándo escribís un guión o lo adaptás, ya sabés a qué actores vas a convocar?

Esta película en particular fue pensada para Leo. Yo había hecho con él “El campo”. Además de ser mi amigo me gusta su manera de  trabajar. Podemos experimentar, buscar el personaje y construirlo, a partir del entrenamiento y los ensayos. Fue un lujo contar con él. Es adaptación de un cuento venezolano que se llama “Sangre en la boca”. El coguionista es Marcelo Pitrola.  Necesitabamos una actriz de alrededor de veinte años, y milagrosamente, viendo el material de otra actriz, vi a Eva, de espaldas , y por la forma de hablar, de moverse y decidí que era ella. En el casting nos dimos cuenta que ella era Debora. Es maravillosa y grosa.

Eva, ¿cómo fue tu preparación física y si viste alguna película relacionada con el boxeo para hacer ésta?

Si, vi algunas pero lo más importante fue el entrenamiento con Leo, con Fernando Muñoz, con Hugo Chavez, con quien nos entrenamos dos meses, Leo un poco antes, en forma diaria, boxeo, gimnasia. Muy duro al principio, fue un gran cambio para el cuerpo. En Leo  veía mucho más el progreso y quería alcanzarlo.

Al director: En una película de boxeo, el sonido es importante, ¿qué opinás de eso?

Yo empecé como montajista. Me gusta trabajar con el sonido. La fuimos armando con mucha gente. Inicialmente íbamos a hacer el sonido en Italia, pero en “Ventana Sur “el año pasado ganamos el  premio a la Post producción de Sonido y pudimos contar con José Luis Díaz,  para mí el mejor sonidista de Argentina. Sonorizamos cada golpe, cada ruido y armamos todo de tal forma que fuera impactante. Los boxeadores al no pegarse de verdad, tiene que ver el sonido con el ruido de los golpes. El Fonex se hizo en Cinecitá Italia,  pero acá se hizo el resto en cuatro meses.

A Leo: Sé que sos intenso para preparar un personaje, ¿Qué hiciste vos para buscar ese personaje del boxeador más allá del entrenamiento?

El entrenamiento fue importante. Te va cambiando el cuerpo. Sentís diferente, más fuerte, eso ayuda. Lo mismo al bajar o subir de peso con un personaje. Se trabajó con observaciones de la gente que nos iba entrenando, como Chavez, con quien conviví cuatro meses, y muchas cosa de el y su mundo, su candor, es un tipo muy lindo como persona igual que sus hermanos.

Fuimos a ver peleas, nos metimos mucho en eso, lo que pasaba con la gente, cuando llegaba el boxeador. Tuvimos la suerte de conversar con Locomotora Castro, que nos recibió en su casa y nos contó cosas de él , su vida y su fans, muy generoso en todo.

Eva 1A Eva, ¿cómo viviste el cambio de formato, de la tele al cine?

Es una experiencia muy diferente. Me gusta actuar, así que me gusta todo, si se cuenta una buena historia. Tiene algo muy rico el cine, uno puede trabajar más intensamente el personaje los tiempos son diferentes, tuve más tiempo para llegar más preparada. Mucho ensayo. Tuvimos ensayos en las escenas de intimidad. En la tira uno arma el personaje y luego se encuentra con el resto de los personajes. Es diferente. Llegás preparado de otra forma. El personaje llegó en un momento  muy lindo para mí. Fue un quiebre como actriz. La intensidad fue mucha. Ni bien leí el guión quise hacer ese personaje. Tuve ganas muy hermosas, no sabiendo nada de box… las ganas de salir adelante como el personaje. Lo lindo es que el personaje no  piensa, primero hace  y  no piensa, le da algo muy honesto a ella. No piensa en las consecuencias. Es tierno, a pesar de estar metida en ese mundo que no es tan tierno. Prepararme tanto físicamente fue muy importante, entrar en ese mundo, conocerlo…

 A Leo: ¿La película  habla del debacle del boxeador?

El boxeador no asume que debe dejar de pelear, porque toda su vida hizo eso. Muchos pasan al  puestos técnicos, a entrenadores, en este caso no lo asume.

Hay una posibilidad de hablar a través de esta cosa extrema, que tiene que ver con el paso del tiempo. No penetrar y dejarse llevar en una crisis, en todo caso sublimarla, en fantasías, ilusiones. Ramón se ilusiona porque cree que puede empezar de nuevo algo, y no es así, Se va a pegar contra la pared.

Al director: ¿Habrá una segunda parte de la película?

No creo que haya una secuela, el regreso de Ramón… Hay varias historias dentro de una, la que encarna el actor Claudio Rici, que se convirtió al evangelismo en la cárcel, luego de ser boxeador y es entrenador. La historia del padre de Débora a quien mató la policía. La opción para Ramón es la mejor, creo, y hay un caer de una manera violenta, pero tal vez tenga otra chance, de recuperarse el protagonista. L cuento venezolano tiene otro final, como dije, pero pensamos que no estaba bueno, y le dimos una chance a ella para seguir con su carrera.

A Leo: Tu personaje es autodestructivo, como tal vez el de algunos boxeadores. ¿Qué encontraste en tu personaje?

Sbar 1

Hay muchos casos. No se puede generalizar. Erica puede ayudar en la respuesta. Tiene que ver con que es una profesión que tiene implícita la violencia. No es el caso de todos, pero algunos comienzan a boxear por violencia intrafamiliar. Es una realidad generalizada,  mucha violencia de padres a hijos, violencia infantil. En caso del protagonista, la tiene posiblemente internamente. En este caso, es funcional al personaje. No hay que hacer generalizaciones. Por ejemplo el caso de “Maravilla” Martínez, que hace algo que no tiene que ver con el boxeo. El caso de Tyson, que ha logrado, a pesar de tener una vida tremenda,  dar una pirueta en el mundo con un stand up sobre su vida, y pegando a través de la palabra. En el caso de la película, no asume las cosa, por no tener los elementos, hay evidentemente algo que no puede resolver. El puede volver a desear, a amar, y esos elementos están desplegados ahí.

DSC_0069

Erica Farías

El personaje seduce, al ser campeón adquiere una pasión, y debe haber sido interesante saber sobre esa “hamaca”. Le pregunto a Erica, (boxeadora que participó en el film) ¿cómo domina eso de la violencia y el sueño de salir adelante y el estímulo por ser?

El boxeador siempre busca algo. Es la lucha interna diaria. Es ser especial,  subir a un ring y golpear a otra persona. Es un estilo de vida que el boxeador elige, comprometerse como profesional. Uno debe tener sueños, proyectarse, y lo canalizamos a través del ring, la impotencia se descarga en el entrenamiento, la lucha, la pasión. Es ser apasionado en la vida, y más allá de que nuestras manos son una herramienta arriba de un ring, están el compromiso y la pasión.

Al director: La escena del boxeo, ¿se filmó en Avellaneda?

La exhibición se filmó en Bella Vista en un galpón. El resto en La Boca, Barracas, Bella Vista, San Telmo, la zona sur. Hay citas y decorados donde ocurre Gatica, una de mis películas favoritas. Me gustó usar algunos decorados que había usado Favio. Quise darle fuerza, intensidad. El puente, la esquina.

¿Es igual el argumento al cuento?

El cuento es más corto y tiene otro final. No quise darle el  mismo final.

DSC_0086Esta película reflexiona sobre las  parejas. Donde la sexualidad está muy presente. Quisiste dar esa imagen?

El territorio de la pareja me interesa. Solo se ve la superficie, el sexo ahí es central. También lo era en“El campo”. Hay violencia en la sociedad y en las parejas, se dirimen cuestiones de poder, me pareció interesante explorar eso, más cuando la pareja trabaja con la violencia. El boxeador quiso aprovechar la fuerza de ella, y ella el poder de él. No hay algo más. Es una pareja particular.

¿Por qué elegiste ese cuento venezolano habiendo tanta historia boxística en nuestro país? No lo estoy cuestionando, solo quiero saber qué te atrapó de esa historia.

En un momento me contrataron para realizar unos trabajos sobre cuentos latinoamericanos en Caracas, para National Geographic, y me encontré con este cuento de Milagros Socorro. Se hizo un corto sobre este tema y a partir de ahí,  me pareció que sintonizaba con cosas que me interesaban contar. Que estaba bueno para un largometraje. Un camino que se inició con ese cuento… conocí a la autora y se trabajó con esa idea.

DSC_0076

Productores, Director, actores

La película tiene un buen argumento. Intenta mostrar las pasiones de los humanos, dentro del marco del boxeo con y sin sus defectos.

Desde ya, con la calidad de actores y el buen trabajo del director, es recomendable. Las escenas de sexo son necesarias, no sé si tantas, ya que contribuyen al desarrollo de la trama.

Agradecemos a Constanza de Raquel Flotta Prensa & Comunicaciones

Silvia M. Vázquez

publicidad