Letras: Daniela Esturán: Una voz fresca y depurada

1935830_10208730425084028_6114979646432740194_nDaniela tiene los ojos brillantes y grandes. Tan grandes como la vida que vivió con apenas 34 años.

Se decidió a los 23 años, a contar cosas de su vida, y terminó escribiendo un libro  los 28. Le gusta la Grafología,  y el patinaje artístico. Vive en Burzaco, Provincia de Buenos Aires, con su hija de 5 años. Aún no presentó su obra, pero debe llegar a muchas manos más que las que ya ha llegado, por el mensaje que contiene, porque lo merece.

Daniela nos cuenta:

12345578_10208085349277536_7376994135449961436_n¿Quién hizo el diseño de tapa?

La tapa la diseñó Ismael Gamba, de Córdoba, que ahora está en España trabajando.

¿Fue editado por alguna empresa o es autoedición?

Lo edité yo.

¿A qué se debe el hecho de utilizar tu segundo nombre como autora?

Soy Daniela Roberta Esturán. Pero como es fuerte mi libro (para mí por lo menos), le puse Roberta nada más.

¿Por qué ese título?

El libro se llama “Eligiendo vida “por muchas cosas. Es una novela un tanto mística.

Comienza con un sueño ,por eso las preguntas y respuestas. En el sueño, una voz le relataba una poesía de San Juan de la Cruz que dice:

“Vivo sin vivir en mí

Y de tal manera espero

Que muero porque no muero

En mí yo no vivo ya

Y sin Dios vivir no puedo

Pues sin él y sin mi quedo

Este vivir qué será?

Mil muertes se me hará

Pues mi misma vida espero

Muriendo porque no muero”

Pedí permiso en México para poner el poema en el libro.

577289_10201864957411627_762467613_n“Eligiendo vida” comparte naturaleza con una road movie o película de viaje, género que se caracteriza básicamente por la transformación de estados de los personajes entre un punto de partida y un punto destino. Ese viaje suele ser casi siempre físico con repercusiones que suceden en el interior de los personajes. El libro conjuga dos tipos de viaje en un contrapunto temporal: uno real y tangible donde suceden las acciones y otro inmaterial donde está el verdadero motor narrativo. La fortaleza del libro es ofrecer al mundo un camino al autoconocimiento cuya meta es la felicidad, la unidad, la naturalidad de la raza humana en el planeta.

Lo ofrece con una voz fresca y depurada, en un orden misterioso que trasciende al mero recuento de experiencias para transformarse en un libro de una espiritualidad
actual, de una mística acorde a estos tiempos.  1936698_1193759010159_1847824_nEspecialmente los diálogos con el maestro, transmiten la vividez de lo que en verdad ocurrió, poniendo el relato en un lugar que no es el de la ficción. “Eligiendo vida”  con el uso de la primera persona, una voz personal que escribe como hablás, con un gran trabajo emocional que a mucha gente puede hacerle bien.

¿Tiene algo de real?

Todo. Por eso Roberta  y no Daniela. El tema más importante del libro es que se va llena broncas de Buenos Aires y gracias a la voz, que es su mejor parte , su mejor versión transforma el karma en el dharma. Las broncas pasan de ser broncas al perdón y a la creación y al talento.

Hay muchas enseñanzas profundas de todo lo q hice y aprendí en mi vida.

935083_10201633917235767_1923601631_n¿En qué fecha lo escribiste?

Empecé a los 23 Y lo termine a los 28. Ahora tengo 34 pero lo edité a los 30.

¿Por qué no lo presentaste todavía?

No lo sé, pronto estará disponible en Amazon. Pero quien dice, en cualquier momento me anime a hacer una presentación formal. Por ahora, se puede conseguir vía mail: esturandaniela@gmail.com1004083_10201633870034587_1085069333_n

¿Qué creés que le deja a la gente este libro?

Como ya lo hablamos, nada de esto serviría si no lo haces con el fin de que le sirva a los demás. Escribí el libro potencializando y creyendo que, con cada línea, sembraré en quienes lo lean la confianza y la seguridad para lograr cada cosa que se propongan.

Con la certeza de que quien lo lea dejará de ser algo de lo que era, y podrá transformarse en una nueva persona. Que las experiencias no sean simplemente vivencias. Este libro es para darle valor a todo lo que Dios ha puesto en tu camino.

 ¡Gracias Daniela!

Silvia M. Vázquez

publicidad