Entrevistas: Jorge F. Nielsen y la televisión -Un investigador y un escritor profundo y detallista

nielsen

Caricatura del mago Jorge F. Nielsen

 Hablamos con  Jorge F. Nielsen sobre sus libros, su vida y su pasión por la televisión. El autor de “Televisión argentina. La información. 1951/1975”  (2001),  de “La magia de la televisión argentina” (2004) y “Teleficciones” ( 2012 ),  entre otros,  nos cuenta su pensamiento sobre el medio más elogiado y más criticado de todos los tiempos.

“La magia de la televisión argentina”  es una colección completísima (7 vol.) de historia,  tanto del medio televisivo  como de la gente que ha trabajado en ella desde casi sus inicios. ¿Qué es y qué significa esta  obra para Jorge F. Nielsen?

 Creo que es un historia integral de la televisión argentina, por lo menos en sus primeros 50 años. Y que cubrió un vacío en la bibliografía sobre el tema. Me jacto (por la cantidad de páginas) en que es “la más grande historia de la tele argentina jamás contada”. Tiene un antecedente, Television argentina. La informacion. 1951/1975 y una continuación, otra colección, esta vez en cinco tomos, Teleficciones, a su vez subdividida en Los programas (los tres primeros) y Su gente (el cuarto y el quinto). Por falta de repercusión no pude completar la idea original, llegar a siete tomos de Teleficciones. Por la colección La magia creo que soy conocido en algunos medios. Un trabajo bien hecho, tarea cumplida, significa fundamentalmente para mí.

 ¿Qué fue lo que te inspiró a hacer un trabajo tan vasto, profundo y minucioso sobre la televisión argentina?

  Nadie en particular. Soy editor de libros, titular de Ediciones del Jilguero. En  2001 no teníamos un plan de publicaciones y vi que la cosa no era taaaaaan complicada. Había un vacío en la bibliografía sobre televisión y ese año se cumplían 50 años de la primera emisión. Pensaba que iba a tener algún efecto multiplicador la efeméride, pero me equivoqué. Ahí surgió el proyecto de Televisión argentina. la información.  La idea era hacer tres tomos, contextos año tras año y lo fundamental el relevamiento de la programación. El país saltó por los aires y el proyecto se frustró. Tomó peso específico y en 2004 apareció el primer tomo de La magia, con los elementos invertidos. Una historia de la tele, año tras año, con el complemento de la programación.

Después de tanto tiempo de investigación,  ¿cuál es el mejor año que tuvo la televisión a lo largo de su existencia?

En términos comparativos, sin duda 1969. La década de los 60 fue la más creativa de la historia de la tele, sin olvidar que arrancó con gran empuje.

 ¿Considerás que en “La magia de la televisión argentina”  lograste plasmar y transmitir el alma, la esencia de este polémico medio y de aquellos que transitaron por ella?

nielsen-y-bruzzo

con la actriz Alicia Bruzzo

No. Creo que salieron siete muy buenos libros. Lo que planteás podría lograrse agregando a esos textos una cantidad monumental de entrevistas a los “hacedores” de la tele. Sí hay una muy buena selección de entrevistados, pero acotada, no da para transmitir el alma de algo.

En cuanto a las ficciones en televisión, ¿qué diferencias encontrás hoy con aquellas de los primeros tiempos?

_ No hay puntos de comparación. Durante 10 años todo fue en blanco y negro y en vivo, algo muy complicado para la ficción. Pero con mucha garra. Opinar sobre la ficción de hoy es algo muy genérico.

 ¿De qué manera te documentaste para obtener tan buena información de los comienzos de la tele?

Una vez lo escuché por radio a Antonio Carrizo (un maestro para mí) diciendo que para ciertos trabajos (se encuadran en su definición los míos) había un solo método: Culo en silla y pelarse las pestañas. La historia de la tele (hasta la aparición de La magia, modestamente) no tenía fuentes confiables en materia de libros. Sí se podía reconstruir en diarios y revistas, día tras día. Y estaba en diversas bibliotecas, en particular la Nacional, la del Congreso y la del Museo del Cine. Allí deposité mi culo, en sus sillas, durante varios años. Y gasté mucha guita en fotocopias.

¿Qué es lo que te apasiona de la televisión y cuándo surge esa pasión?

No creo que las pasiones de un ser humano pasen delante de una pantalla de tele. Sí gustos, gustos muy profundos. Cuando River gana y juega bien, la paso muy bien. Con la tele puede hablarse de un “determinismo histórico”. Ella nació el 17 de octubre de 1951, yo 10 días después. Para mi cuarto cumpleaños mi regalo fue un televisor. En 1955 muy pocas familias tenían tele en casa. Crecí con la tele, así que es “mi medio”, como la radio no es “mi medio” para nada. Pero es algo más incorporado a mí que algo apasionante.

¿Se puede decir  hoy  que la pluma de Jorge F. Nielsen se realiza en la investigación de medios?

Como tengo la edición de libros garantizada, via Ediciones del Jilguero, salvo en redes sociales y alguna recontraesporádica colaboración en algún diario (gratis, obvio),  siempre escribí para libros. No obstante, lo mejor que escribí fue la colección de dos libros Espectaculares sucesos argentinos, cuyo segundo tomo, el que abarca entre 1941 y 1950 es lo mejor de mi producción. Hay en los archivos de la compu el equivalente a cerca de 50 libros medianos con otros temas (teatro, cine, actores y actrices, series, actores y actrices de series) pero no creo que lleguen a ver la luz. Por lo menos en libros en papel, recontraultradificultoso. ¿Si estoy satisfecho con el contenido de mis 16 libros? Totalmente. ¿Si podía dar mucho más? Seguro. Pero soy argentino y vivo en la Argentina. Para mal o para bien.

El 17 de octubre la televisión argentina cumplió 65 años.  ¿Qué opinión tenés sobre el futuro cambio de la televisión analógica a la digital y sus consecuencias en los contenidos?

 Durante muchos años la televisión lograba un avance revolucionario cada 10 años. El segundo canal, el primer canal en las provincias, el uso del video tape recién llegaron en 1960. La transmisión vía satélite en 1969. Las transmisiones en color en 1980. Ahora, año tras año existen revoluciones tecnológicas que mejoran increíblemente el fenómeno televisivo. Todo, en términos generales que no voy a analizar, es para bien. Igual, para un buen programa de tele, lo fundamental es el factor humano. Y el talento. Pero la tele de hoy (incluyendo en esto Netflix, el cable y todas las variantes que se nos ocurran) no tiene mucho que envidiarle al cine. Y se ve desde la cama, y mucho más barato. Y no tenés que darle propina al acomodador.

 ¿Estás satisfecho  con el enorme aporte que hiciste a la televisión argentina y con tu trayectoria de investigador y escritor?

Con mi trabajo por su contenido, totalmente. Por la repercusión, para nada. La repercusión y el apoyo de “la familia televisiva” y de las instituciones culturales estatales fue prácticamente nula. ¿Si tuviera la máquina del tiempo encararía nuevamente el proyecto? Ni disfrazado de mono.

¡Gracias Jorge!

 Oscar Fernández*

*Es periodista, egresado de la Escuela Superior de Periodismo. Hace 20 años ejerce el periodismo gráfico, radial e institucional.

publicidad-la-lupa-no-48jpg1