Literatura: Los personajes, ¿Son reales?

Cada vez que publico un nuevo libro muchos lectores mimetizan el personaje principal con el escritor (o sea yo). Más de uno supone que mucho de lo que cuento es una historia oculta que nunca le he dicho a nadie y que aprovecho para contarla a través de un personaje.

 

Los que me conocen y que compartieron mucho tiempo conmigo, en el pasado y en el presente, encuentran ciertos historias parecidas a algo que les pude haber contado.

 

La verdad es que cada capítulo es una mezcla de episodios reales y ficticios, propios y ajenos.

 

Les cuento algunos pormenores sobre la construcción de los personajes y en quien están inspirados.

1-1

 

Bruno Chamoreaux (El Manuscrito) está inspirado en un actor nortemamericano, del cual no recuerdo el nombre, pero es un hombre robusto, de cabello corto, casi rapado, entrecano. Es un sujeto de más de un metro ochenta y de hombros anchos. Su peso es de 95 kilos. El nombre surgió de casualidad. En el libro recién aparece en el tercer capítulo y yo lo había dejado en suspenso hasta que se me ocurriera como  se iba a llamar el personaje.

En ese entonces (2007) estaba practicando aikido  excepcionalmente en el dojo del Sensei Kurata y me tocó como compañero de practica un jovencito que se presentó ante mi como Bruno Chamorro. y ahí dije, éste es el nombre. Luego para no tener problemas con las homonimias, decidí deformar el apellido y ponerle Bruno Chamoreaux, al igual que otros apellidos que aparecen en la novela.

 

En la historia hay otros personajes que  existieron, como el veterano Arnold, quien vivió en mi casa de la infancia, cuando mi padre la compró y aún tenía habitaciones alquiladas (era una especie de pensión o conventillo). Don Andy, tal cual me lo mencionaba mi padre, era polaco, veterano de guerra, pintor y jugaba al ajedrez.

 

Miguelito, un niño que pelea con Bruno en la infancia, está inspirado en un compañerito de jardín de infantes cuando yo tenía 5 años y peleé con el. Aunque las circunstancias eran otras que no tienen nada que ver con el libro.

 En general, la mayoría de los personajes son ficticios.

2-1

 

Con respecto a Alter Ego, Julian Hamzuk diría que es el más parecido a mi, pero con una cuota exagerada de ética. Por su condición de profesional de ciencias económicas es el más cercano. De hecho, muchas de las experiencias que el personaje vivió, son parte de lo que yo viví, pero claro, también tienen parte de ficción. Los personajes de cada capítulo son reales, muchos de ellos, pero están los nombres cambiados. Ejemplo: Tircia, se llamaba realmente Alicia, Belardez era Menendez.

Deformar el nombre, pero sentir que se trata de esa persona, hizo que pudiera describirlo con mas crudeza. No puedo nombrarlos a todos para evitar problemas, pero como les decía, desde el capítulo cuatro al siete, los hechos son muy reales y los personajes también.

Julián es un hombre de 1,70 mts. de altura, pesa 75 kilos, tiene pelo encrespado y usa bigote al mejor estilo ochentoso, inclusive en la actualidad, en el momento que transcurre la novela.

3-1 

Oscar Hubber (de Retrospectiva) es un hombre de 1.78, mts. de altura, pesa cerca de 90 kilos, no es calvo pero esta cerca de serlo y tiene algunas canas.  No es deportista, y tiene algo de pancita. También algunas arrugas por el paso de los años. Los episodios son mezcla de realidad y de ficción. 

Los personajes reales son Carlitos y Jorgito, que ni siquiera les cambie el nombre, ya que son hermanos que vivían en mi barrio, el loquito Alfredo, que también esta presentado con su nombre real, y otros personajes del colegio secundario figuran con el nombre cambiado. 

Los mayoría de los capítulos  están inspirados en hechos vividos en mi infancia, algunos más cercanos a la realidad que otros. 

4

 

Jorge García, de la travesía de Mister Jordi, en su aspecto físico está inspirado en un ex novio de una amiga, que parecía ser muy malo, por lo que su rostro era el apropiado para ese  personaje. Es un hombre de 1.75 mts. de setenta kilos y es un intelectual pero muy atlético.

En este libro todos los personajes son de ficción, ninguno es real.

Alfredo Legnazzi

Periodista – Escritor

publicidad-la-lupa-no-48jpg1