Entrevistas: Claudio Parica,Geólogo, Doctor en química: “En lo personal siempre estoy y estaré a favor de la “Casa Limpia”

Conocí a Claudio cuando estaba en la escuela secundaria. Fue mi profesor por aquellos años. Siempre tuvo la seguridad que se dedicaría a la geología, y lo hizo. Pasaron muchos años hasta que volvimos a encontrarnos. No me asombré al saber cuántas cosas estaba haciendo, ya que si bien no estaba al tanto de su actividad específicamente, imaginé que no iba a conformarse con estar detrás de un escritorio. Y así fue. Ha viajado por todas partes, ha explorado y ha contribuido con muchas de las investigaciones realizadas en varios campos de su profesión.

 Es Profesor Asociado de la Universidad Nacional de General San Martín. Profesor Invitado en varias oportunidades por la Ludwig Maximilians Universität-München para el dictado de temas específicos sobre el uso de isótopos ambientales en la Antártida. Categorización Nivel II (Docente Investigador de la Universidad). Secretaría de Políticas Universitarias. Doctorado en Ciencia y Tecnología Universidad Nacional de General San Martín. Presidente del Consejo Superior Profesional de Geología (Jurisdicción Nacional, Ley 19937).

Director de numerosos proyectos de Geología y Ambientales en la Antártida y en el territorio nacional (parte sudamericana). Dirección de Proyectos de Voluntariado Universitario. Dirección y codirección de varias tesis de grado, maestría y doctorado. Jurado de tesis de tesis de grado, maestría, especialización y doctorado.  Dirección de becas y pasantías. Participación en proyectos internacionales con la República Federal de Alemania (Ludwig Maximilians Universität-München). Pasantías y capacitación en la Ludwig Maximilians Universität-München.

 Sus publicaciones: Más de 110 publicaciones en revistas y congresos nacionales e internacionales y capítulos de libros. Organización de Congresos y Simposios sobre Antártida.

 Es Profesor Asociado en Universidad Nacional de San Martín.Fue investigador en Instituto Antártico Argentino.Ha estudiado El ambiente en la Antártida en Doctorado Ciencia y Tecnología Química.Ha estudiado Doctorado en Ciencia y Tecnología-UnSam en UBA Argentina.Es Evaluador CONEAU y evaluador externo de la Universidad Nacional de General San Martín.

Ha realizado veinte campañas a la Antártida Argentina.

 Sabiendo de todos sus conocimientos en el tema, hemos decidido consultarlo, para saber un poco más sobre lo que está sucediendo en cuanto a los glaciares y el comportamiento de nuestro continente blanco. La tarde de verano era óptima para hablar sobre eso y entonces, fuimos hacia Ciudad Jardín, Lomas del Palomar, a sacarnos algunas dudas. Claudio, muy amablemente, disipó muchas de ellas y les confieso, me quedé preocupada con la aclaración de otras tantas.

Casa principal de la Base Cámara, isla Media Luna.

 ¿Cuán preocupante es el derretimiento de los glaciares actualmente?

Depende quien lo plantee, depende de que glaciares estemos hablando y respecto de cuando. En este momento es frecuente escuchar noticias tremendistas, donde se plantea que nos estamos quedando sin glaciares, que los mares van a subir su nivel y en breve habrá grandes sequías, etc. Como creo que hay que para hacer un diagnóstico hay que contar con todas las variables y no solo con algunas, puedo decir que por el momento no es algo preocupante. En este momento existen muchos “talibanes” del cambio climático que plantean escenarios terribles, como también están los que pretenden seguir haciendo lo que hacen como lo hacían desde siempre y reniegan del impacto que puedan provocar. Creo necesario contar con toda la información, datos parciales normalmente sesgados no sirven para nada. Hay glaciares que retroceden, es cierto, pero también hay otros que avanzan, y estos son hechos para todo el planeta, y esto es algo que siempre ha ocurrido en la Tierra, salvo en períodos de grandes glaciaciones o en períodos de altas temperaturas, muy superiores a las actuales.

¿Qué especies animales se perderían?

No necesariamente se perderían especies, en general los animales buscan las condiciones más aptas para la vida, o bien se adaptan. Un ejemplo son los atunes del Pacífico frente al fenómeno de El Niño, fenómeno cíclico con registros de una antigüedad de hasta hace 26000 años, donde se emplaza un centro de baja presión sobre las costas pacíficas de Perú fundamentalmente, se calienta la superficie del océano, y los atunes migran hacia el sur en busca de aguas más frías. Luego, una vez que este centro de baja presión se retira hacia el oeste, los atunes regresan. Vale la pena mencionar que este fenómeno tiene su denominación debido a que los pescadores, sobre todo en Navidad, al no haber pesca regresaban a sus hogares, y originalmente se lo llamó Milagro de El Niño Jesús, que con el tiempo quedó reducido a El Niño.

¿Qué porcentaje anual hay de disminución en glaciares?

No es un valor que se pueda dar fehacientemente, puesto que en mientras unos glaciares disminuyen su volumen otros lo incrementan. Un ejemplo claro es la Antártida, donde se pueden observar tres zonas bien diferenciadas en este hecho, al Sur del Mar de Weddell, existe un fuerte enfriamiento y aumento de hielo. Otra región, que cubre buena parte de la península Antártica donde el comportamiento es estable en el tiempo, mientras que las islas Shetland del Sur y alguna zona de la península antártica presenta una leve tendencia al calentamiento. Que ajustándome a esto en realidad es más lo que crecen los glaciares que lo que disminuyen.

¿No todos los glaciares tienen el mismo comportamiento?

No todos tienen el mismo comportamiento, por ello es necesario contar con toda la información sobre la dinámica de cada uno, y no solamente de algunos elegidos, cosa que suele hacer el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), como las mediciones de gases en lugares insólitos –en bocas de emisión de volcanes- o medición de temperaturas en las cabeceras de aeropuertos, donde si aumenta el tráfico aéreo, inmediatamente suben los promedios, que además los consideran globales, sin que de hecho lo sean.

¿Hay alguna relación nivel del mar/derretimiento?

Depende, si lo que se derrite es hielo continental, el nivel del mar debería ascender, pero como en este momento sobre donde más hincapié se hace es sobre el casquete polar del Polo Norte, justamente por ser hielo marino, el nivel del mar se mantendría estable, o quizás hasta podría descender un poco. Hay si otras variables, como por ejemplo el cambio de salinidad. Les propongo un desafío muy simple y casero, poner hielo en un vaso y completar a ras con agua, dejarlo en algún lugar quieto y luego ver qué pasa cuando el hielo se derrite por completo. Eso mismo es lo que pasaría en el Planeta.

¿Por qué aún no se controlan las emisiones de gases de efecto invernadero para prevenir el impacto en los hielos del planeta?

Se lleva un control de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero, para ello se publican periódicamente a través del Inventario de Gases de Efecto Invernadero, pero esto tiene un problema, no se consideran a los mayores aportantes de gases de efecto invernadero que son los volcanes que se encuentran en las Cordilleras Centro Océanicas, que son zonas de generación de corteza terrestre, y tienen una extensión de 42.000 km en todo el planeta, emitiendo gases tales como CO2 y CH4 (Dióxido de Carbono y Metano).

En la historia del Planeta las rocas sedimentarias son las que guardan el registro de que ocurrió durante toda su historia, y este no es el momento ni más cálido ni con mayor contenido de gases de efecto invernadero. El Jurásico –famoso a partir de Jurassic Park- tenía en promedio 8°C por encima del promedio actual, y esto debido a que ocurrió uno de los mayores procesos volcánicos en la historia de la Tierra, que fue la apertura del Océano Atlántico.

Ilustración 1. Perfil del Domo Taylor, Antártida. Se grafican tiempo versus temperaturas

En el Domo Taylor se ha realizado una perforación que alcanza aproximadamente unos 600.000 años en la historia de la Antártida; este mega testigo de hielo, ha permitido observar las variaciones en el tiempo. La ciclicidad es la principal constante, pudiéndose observar dos veces tendencias decrecientes en las temperaturas (todo a través de los isótopos del oxígeno como paleotermómetro), desde los 600.000 años hasta los 425.000 años, un importante enfriamiento. A los 420.000 años un brusco ascenso de las temperaturas, para luego, en forma cíclica, con ascensos y descensos, una tendencia decreciente hasta el presente se puede observar. Solo un brusco ascenso se puede ver cerca del presente, que corresponde al último “óptimo climático” (también conocido como óptimo climático medieval, que se extendió desde el año 800 hasta el 1300), han sido 500 años extremadamente calurosos –mayores a la actualidad-, momento al que le sucedió la Pequeña Edad de Hielo (entre 1550 y el 1850).

La Antártida y la ubicación del Domo Taylor

¿Cuál es la situación de los glaciares de América Latina?

Los glaciares de América Latina, o mejor dicho de América están en la misma condición mencionada anteriormente, los hay disminuyendo su masa de hielo y otros avanzando.

Ciclos de temperaturas de la Tierra durante los últimos 450.000 años

¿Qué medidas se deberían adoptar?

En este tema es bueno destacar que en lo personal siempre estoy y estaré a favor de la “Casa Limpia”, es decir un planeta lo menos impactado posible.

 

Evolución de las temperaturas durante los últimos 2.400 millones de años. El presente es frio.

Acá tenemos que diferenciar a los fenómenos regionales o locales de los globales. Muchas veces se sienten en las ciudades impactos por aumento de la temperatura, humedad, lluvias, inundaciones, etc., pero están más ligados a la misma ciudad, aumento en la cantidad de cemento, que tiende a retener calor, impermeabilización del terreno también por cemento, eliminación de vegetación, esto hace que justamente en las ciudad se sientan estos efectos que muchas veces se los vincula al Cambio Climático. Esto se denomina “Islas Urbanas”, en las que se desarrollan condiciones microclimáticas locales pero que no son globales.

Las emisiones de gases, el smog, etc, son también responsables de impactar negativamente en el clima local, sumando las grandes talas de bosques el tema se complica bastante. Aunque también es necesario decir que la regulación de gases de efecto invernadero se produce en los mares y océanos a través del plancton.

El ser humano contamina mucho más con otros materiales y una disposición de residuos muy ineficiente como la que tenemos en nuestro país, donde recién se habla de la clasificación, que de por si tampoco significa mucho, y existe una planta de generación eléctrica a partir del metano emanado en basurales del Cinturón Ecológico del Buen Ayre. Las alteraciones en la geomorfología son también de alto impacto, provocando inudaciones, sin ir más lejos dos ejemplos concretos son el Camino del Buen Ayre, donde no se respetaron los “cauces secos”, que son secos cuando no llueve o hay exceso de agua, pero no cuando hay agua, en la actualidad existen lagunas donde no deberían existir, constituyendo verdaderos focos infecciosos. Otro ejemplo por raro que parezca ha sido la construcción de Tecnópolis, en la que se taló un pequeño bosque urbano, luego se cementó, elevando el nivel en el terreno impidiendo el flujo normal del agua hacia el arroyo Medrano y agravando el tema, por un tema estético se achicó el ingreso al arroyo mencionado, basta recordar el 2 de abril de 2013 donde Villa Maipú se inundó incluyendo el Campus Miguelete de la Universidad de San Martín, en la hubo daños considerables.

Es necesario previo a cualquier actividad que se desarrolle efectuar una evaluación de posibles impactos, y si es inconveniente, directamente no llevarla a cabo.

En cuanto a gases, control a la industria como así también a los vehículos, que en lo personal creo que habría que limitar más aún el acceso a vehículos particulares a zonas muy pobladas, claro que hasta que no se mejore sustancialmente el transporte público esto no parece viable, eliminación del transporte por camiones en largos trayectos, reemplazándolo por el tren o bien fluvial, que son mucho menos contaminantes, más eficientes y hasta reduciría costos sensiblemente; el camión solo para trayectos cortos, desde las terminales de trenes hasta la dirección indicada en la ciudad.

¿Qué es el derretimiento de los polos?

El derretimiento de los polos es la disminución del volumen de hielo en los mismos. Vale diferenciar si, que el Polo Norte cuenta con hielo marino, y el Polo Sur, con hielo continental, que este último si se derritiera podría si, aumentar el nivel del mar. Igualmente el Polo Sur, por su condición de aislamiento en el Planeta y el hielo estar sobre masa continental corre mucho menos riesgo de derretimiento.

Imagen de la Península Antártica, con el mar de Weddell parcialmente congelado

Respecto del continente blanco, ¿cuántas veces lo has visitado y en qué términos de investigación?

He realizado 20 campañas antárticas, luego mi proyecto fue interrumpido por no adherir a la política gubernamental del momento, mi última campaña fue en el año 2008. La investigación tenía dos “patas” una geológica regional, orientada al conocimiento geológico general de áreas inexploradas y la otra netamente ambiental, que en resumen pasaba por el análisis de testigos de hielo para conocer la evolución climática y la recolección de agua de precipitación (agua o nieve), que través de la molécula de agua se puede llegar a conocer a que temperaturas se formaron las nubes, y así a lo largo de los años se pudieron establecer tendencias.

Tendencia decreciente de temperaturas en el sur del Mar de Weddell

 

Tendencia decreciente de temperaturas en la costa occidental de la Península Antártica (64° Lat. Sur).

Extrayendo un testigo de hielo para análisis.

Al no tener demasiada información, la gente presupone cosas, en lugar de averiguar. La Antártida tiene 14 millones de km 2 y alberga muchas especies animales. El continente se ha convertido en una “mina de oro” que despierta el apetito a nivel internacional no sólo por sus reservas de agua dulce, petróleo y minerales.

 

Entonces, en cuanto a los recursos; Explotación Pesquera, Agua Dulce, Recursos Petroleros y Recursos Turísticos: ¿cómo se controlan?

La Antártida efectivamente tiene 14 millones Km2, pero no tiene demasiadas especies animales, de hecho peces hay solo dos especies, mamíferos marinos como las ballenas. En tierra solo se encuentran lobos marinos, pingüinos y focas varias. En el aire, gaviotas, que son la única especie idéntica desde el Ecuador hasta el Polo, otra ave, llamada Skúa, gaviotines, petreles, y no mucho más. Luego hay en el reino vegetal cuatro gramíneas (pasto), líquenes y musgos. Y en el mar microorganismos y algas.

Skua rodeada de líquenes en la isla Media Luna, Shetland del Sur

Por el momento y bajo el paraguas del Tratado Antártico y la firma del Protocolo de Protección al Medio Ambiente (conocido como Protocolo de Madrid), están prohibidas las explotaciones mineras o petrolíferas, en cuanto a pesca, se permite en forma limitada la captura de kril, pero nada más. Y el tema del agua, si, es la mayor reserva de agua dulce del planeta, pero por el momento no se han planteado cuestiones sobre su eventual aprovechamiento.

La actividad turística está muy controlada desde la Secretaría del Tratado Antártico, que comprende limitaciones muy grandes para el descenso de turistas en el terreno, incluyendo la cantidad por grupo. Los buques también están sometidos a controles estrictos para evitar derrames o accidentes que puedan impactar seriamente en el ambiente.

Glaciar en la isla Livingston. Shetland del Sur, Antártida

 

 

 

 

 

 

 

Pingüinos barbijo en la isla Media Luna

 

 

 

 

 

 

 

Foca de Weddell descansando en la isla Media Luna.

 

 

 

 

 

 

 

 

Gaviota en la isla Media Luna.

 

 

 

 

 

 

 

. Perfil sedimentario en la isla Media Luna, para reconocimiento de los sedimentos y estructuras indicativas del paleoambiente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muy interesantes tus respuestas, seguramente tendremos más cuidado con ciertas cosas que desmejoran el medio y cuidaremos más nuestro entorno.

¡Gracias Claudio!

Silvia M. Vázquez