ARTE: Juan José Campanella en Caseros: “Tengo ganas de volver a filmar una historia humana”

 

El día 1 de marzo, asistimos a la charla abierta con el Director de cine, teatro y series y productor ejecutivo Juan José Campanella.

Entrevistado por el Sr. Intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela y con gran asistencia de público previamente acreditado, pudimos escuchar al director que contó desde sus comienzos, su amor por el cine y sus trabajos exitosos, hasta llegar al Oscar por la película “El secreto de sus ojos”. También habló de su proyecto cercano con el escritor Sacheri y de la construcción de un Teatro en C.A.B.A.

Transcribo aquí, un resumen de la charla, amena y distendida que mantuvieron los anteriormente nombrados, en el escenario del Cine Teatro Paramount.

Hablando de sus comienzos dijo:

Yo vivía en Vicente López, donde teníamos el Roxy, el Avenida, el Electra (ninguno existe ya) y el Roxy era un cine que cambiaba de programa todos los días. Yo iba tres veces por semana. Así nació mi amor por el cine. Eramos 15 o 20 pibes juntos. Era ir a otro mundo. Ayudado por ser un absoluto patadura en el fútbol, aunque dicen que soy hincha de Racing, no lo soy.No soy de ninguno. Admiro mucho la hinchada de Racing porque tienen ese temple forjado en la derrota. Vos conocés a una persona de Racing y al rato ya sabés que es de Racing, te lo hace saber de inmediato. De ahí, por ejemplo en Luna de Avellaneda , Eduardo Blanco (su personaje) tenía en su casa una bandera de Racing.”

Fui a ver Cantando en la lluvia y me encantó. La vi como 22 veces en 5 semanas. Al lado del cine en Florida  había una librería El Ateneo, y entré a pedir un libro sobre cine.

Tenía 14 años, “Si, tenemos uno llamado “Así se hace cine”. Lo compré y con los años supe que no había mucho más que eso.Me compré una camarita super 8, estudiaba Ingeniería y no me iba bien, que no era lo mío, y empecé a estudiar cine de noche en el Grupo Profesionales del cine, donde dictaban clase actores y actrices que estaban en listas negras, como Aída Bortnik, y Carlos Piaggio, Anibal Di Salvo, entonces solo enseñaban. Ahí tuve la suerte de tenerlos como profesores.

También nos invitaban a las filmaciones, así que un día terminé en la filmación de una película donde actuaba Darín, que tendría 21 años “Canción de Buenos Aires”. Nos llevaban de a dos y nos quedábamos quietitos en un rincón para ver todo lo que ahí pasaba.La primer toma era Ricardo entrando a una habitación. Me rateaba de Ingeniería , a las siete de la mañana me iba a Siteco al laboratorio, hasta las 10 que los montajistas entraban y me quedaba todo el día. Conseguí un meritorio de dirección, que era como una pasantía en “Te rompo el raiting” de Porcel, año 1980. Era tocar el cielo con las manos. En 1983 veia que me faltaba aprender, y me fui a estudiar cine. Me salió un trabajo de montajista y aprendí mucho. El trabajo del cine es duro, de muchas horas”.

Habló de una nueva película, que hará con el autor del libro “La pregunta de sus ojos”, quien luego dio título al film ganador del Oscar “El secreto de sus ojos·

“En el año 2006 llamé a Sacheri, ya que yo era fanático suyo, como cuentista, ya que había leído La pregunta de sus ojos, y le iba con esta propuesta  nueva y terminó convenciéndome él de hacer “El secreto…”.

El quería saber qué haría yo con esa novela, y le expliqué más  menos lo que surgió luego en la película, de qué hablaba, de justicia y pasión. Pasión pura, la que se traduce en amor y la que se traduce en maldad y perversión. Era un tema que invade la película permanentemente. Esos son los grandes temas además de la justicia. Tengo ganas de volver a filmar, de contar una historia humana, ya que llevo muchos años haciendo género, las series en Estados Unidos, como Colony, La ley y el Orden, Dr House (que en realidad no existe), y  quiero volver al territorio nuestro, contar historias nuestras. Esta nueva transcurre en el segundo cordón del conurbano, una historia muy nuestra.”

Luego se habló de fenómeno Netflix, que está cambiando la manera de ver cine.

“Hay un momento de crisis, donde se ven más series que cine. Se está perdiendo el ir al cine. Recomiendo la mejor peli que vi en la historia que es “Que bello es vivir” basada en el año 1946. El cine en los `70 `80, tenía impacto social. Había películas que hacían ver tu vida de manera distinta. Algo así lo sentimos con Luna de Avellaneda. Creo que ese lugar el cine lo perdió. “

Siguió hablando de las películas actuales:

“ Hoy las  películas son mucho superhéroe. Mucha comedia sin picante, blanca, no como la comedia con humor o dramática, como El hijo de la novia. No hay mucho humor como el cine italiano. No hay muchos incentivos. Cada tanto sale una película buena, como la de guerra de Mel Gibson “Hasta el último hombre” donde salís contracturado del cine. Espectacular. Hoy hay cosas muy buenas, pero no hemos logrado capturar al público y el proceso de distribución del cine está muy cruel. Si no metés un buen número la primer semana, sonaste. Tres años de trabajo. Netflix te mata. Es como un libro, está siempre, y cuando la gente no acompaña al cine, las películas desaparecen siendo muy buenas.

Les recomiendo un sitio del INCAA que se llama Odeón, hay películas nuevas, y agregan las que van a estrenarse. Es un sitio parecido a Netflix.

A continuación habló de su proyecto del teatro, que va a construir donde estaba el antiguo “ Politeama”en Av Corrientes y Paraná. Según una ley, al derribarse un teatro debería construirse uno nuevo con el 90% de capacidad del anterior. Dicha ley salió cuando tiraron abajo el Politeama en 1948 .  Con menos butacas por temas de seguridad. Tendrá 705 localidades.Se llamará igual.

“Descubrí el teatro hace poco con Parque Lezama. Me encantó. Encontré en el teatro lo mismo que en cine y tele. Buenos Aires es la tercera ciudad luego de  Nueva York y Londres, con mayor cantidad de teatros en el mundo. Hay que revalorizar el teatro.”

A la pregunta si se  imaginaba que podía ganar el Oscar, dijo “Ni ahí”. El año anterior se había estrenado “Un novio para mi mujer” con Suar y decíamos como desafío que llegaríamos a hacer la mitad de esa gente con “El secreto…”.

La vuelta de tuerca final fue difícil.Pero la vio muchas veces la gente. Estaba tan ocupado de la parte policial, que era  en lo que menos gimnasia tenía, y me perdí la emoción de la película, y me sorprendió la emoción de la gente de la historia de amor. Me preguntan que me generó el Oscar, y la verdad estaba metido en Metegol, dentro un túnel de tres años y medio, así que tuve que rechazar trabajos que salían por el Oscar.

Es raro ganar un Oscar. Uno sueña con eso, y cuando ocurre, no se abre el cielo, no hay rayos. Sigue todo igual. Yo esa noche volví a casa con el Oscar en la mano , no te dan caja para guardarlo, nada, así que lo envolví en un pulover, y lo puse en la valija. Paso por los rayos X en  Miami luego de haber ido al Festival de Miami. Cuando pasa la valija por los rayos, la que manejaba la máquina medio dormida, de golpe despierta y mira de nuevo la imagen, y me pregunta “qué es eso?”. Obviamente se notaba qué era, pero le dije “es un premio”, y me repite “qué clase de premio?” “Un Oscar”, le respondí.  Lo tuve que sacar, sacarme fotos, con todos, son un pueblo muy simpático.

El Oscar llegó a destino en un pulover, y está en casa, al lado de un Oscar Bonavena, que me regalaron en la cancha de Huracán donde filmamos la escena del estadio.

Esta película fue vista por 2.800.000 personas en Argentina solamente.”

Luego de la charla, se sacó fotos con los presentes, respondió a otra pequeña nota para un canal de cable local, y siguió la charla animada con la gente, a pesar de haber dicho que estaba apurado.

Juan José Campanella es un grande del cine. Ha llegado lejos no solo en su país sino también en el exterior. Reconocido mundialmente además como productor ejecutivo.

Fue un verdadero honor haber escuchado sus palabras y poder aprender un
poco de lo que significa el trabajo arduo para llegar al éxito.

Agradecemos la invitación de las autoridades del a Oficina de Cultura de Tres de Febrero.

Silvia M. Vázquez