Arte: Museo María Petkovic-Un lugar donde la espiritualidad es la protagonista


La Profesora de Lengua y Literatura Cristina Cejas es ex alumna del Colegio Cristo Rey. También fue docente hasta hace poco tiempo, y es la Responsable del Departamento de Educación pastoral.

Ella ha formado parte del proyecto  del Museo María Petkovic desde los comienzos y es quien  nos guía y nos explica, junto a la Hermana Nazarena, cómo se creó y un poco de la historia de esta hermana que fue beatificada por Juan Pablo II.

Llegamos a Caseros, con la idea de encontrarnos con ciertas reliquias religiosas. No solamente hemos hallado verdaderas obras de arte, sino también nos sumergimos en el mundo de una persona especial , espiritual y un ambiente perfectamente preparado para sentirse a gusto y en paz. La arquitectura ex muy buena y además está rodeado de un jardín de olivos, rosas y lavandas, que le dan el toque especial similar al lugar donde ella vivía, allá en su Croacia natal, específicamente  Blato en la isla de Córchula. La Hermana Nazarena, inicia la charla y nos cuenta

¿Quién fue Maria Petkovic?

H.N: Yo soy miembro de la Congregación Hijas de la Misericordia y Tercera orden regular de San Francisco. Es la Congregación que fundó la hoy Beata María de Jesús Crucificado Petcovik. Ella fue una joven de una familia muy rica que vivía en una pequeña isla en Croacia, Córchula es la isla y el pueblito es Blato. Ella sintió el llamado a la vida religiosa . Tuvo una lucha interior porque quería ser monja  de clausura, pero después ayudada por el obispo Mons José Marcelic su Obispo, le dice que se quede en Blato para trabajar con la gente de la post guerra mundial. Así comenzó la Congregación. Para nosotros acá en Argentina, ella fue llamada por un Padre franciscano croata llamado Leonardo Ruscovic, que vivía en donde está la Parroquia Santo Cristo, cerca de Beiró y Gral Paz, por donde está la Iglesia del Colegio Santa María. Era un padre croata, y se enteró qu

Hna Nazarena y Prof .C. Cejas

e María, con 27 años había fundado la congregación, le dijo por qué no iba con sus misioneras a Caseros, Tropezón, Bella Vista que había tanto para hacer, y la Madre pidió voluntarias y mandó el primer grupo en 1936.

En 1840 viaja a la Argentina y viene a vivir acá, hoy algunas conviven con nosotras. Yo no la conocí pero sé por lo que me cuentan las hermana

s que vivieron con ellas. Es importante que ella haya traído el carisma de  la congregación a Argentina- En algún momento éramos 10/12 filiales. Hoy somos 6 filiales. Colegio, geriátrico, hogar de Neuquén y obras parroquiales. Es inmensa la alegría, en la escuela ,ya llevamos más de 75 años. La cantidad de niños y jóvenes que se han educado. Familias que han surgido de nuestras obras. Su carisma es particular y con influencia de San Francisco; nosotras somos terciarias franciscanas. Para nosotros es un pilar importante. Ella vivió en esta sala donde hoy está el museo. Daba las enseñanzas a las hermanas, antes de ser museo, había una placa que decía “Sala de capítulo”. En la vida religiosa cuando un superior  enseña algo a los súbditos, se llama Capítulo.

Se toca una campaña y todos  saben que es para eso, reflexionar y  pensar. Entonces es significativo este lugar.

¿Cuánto tiempo estuvo viviendo en este Colegio?

Desde 1940 a 1952, la Madre  permanecía en esta sala.

¿Cómo surgió la idea de compartir la vida de la hermana fundadora con la comunidad?

La madre fue beatificada en Croacia en 2003 el 6 de junio, por Juan Pablo II. Armamos una peregrinación con gente de la comunidad, profesores, amigos, allegados y estuvimos ahí . Siempre habíamos quedado con algunas hermanas de la comunidad, especialmente la Hermana Cristina, que era nuestra Superiora, de hacerle algo a la Madre, algo para devolverle lo que ella hizo y por haber venido acá, y hacer lo que hizo  por sus hijas y que está este obra. Primero hicimos un musical con la vida de la Madre. La música la hizo Angel Mahler. Fue un homenaje. Nos quedó pendiente el museo, y dijimos vamos a hacer en esta sala tan significativa para las hermanas, que desde acá podamos irradiar esta carisma . Con ayuda de profesores, especialmente Cristina Cejas y Omar Cingolani, amigos y allegados, profesores de arte lo fuimos armando. Muchas de las cosa estaban acumuladas en dos vitrinas que estaban en la clausura.

¿El material histórico lo brindaron las hermanas?

C.C: Sí, salvo el cordón del hábito que la Madre se lo había dado a una ex hermana, que viven en el barrio, y lo trajo cuando se enteró lo trajo. Los manteles y carpetas de origen croata los donó una abuela de la escuela que viajó con nosotros a Croacia, y dijo que tenía eso de su suegra y lo puso  en condiciones y lo trajo acá.

¿Cómo obtuvieron los fondos para el proyecto?

C:C: Festivales, asados,  y una parte la puso la congregación. Hubo un donante particular, que donó  una buena suma y también hicimos peñas, bailes, rifas, y un encuentro coral.

¿Quién fue la persona encargada de recopilar la historia y el material?

H.N: Diseñamos con la hermana Cristina, recopilamos las cosas que ya estaban. La Hermana Cristina está ahora en Roma viviendo, porque es nuestra Hermana General.

¿La hermana escribía en su idioma natal a pesar de vivir aquí?

Sí, y siempre había una hermana que transcribía. El material que tenemos está en un castellano mal escrito. A veces nos reímos porque ponemos un cd, y la Madre Emiliana la había grabado en discos de pasta que pasamos a CD , y por ejemplo en una parte dice “Jesús “guiso”“( en vez de quiso”) fundar esta Congregación”, pero igualmente sabemos que fue difícil aprender el idioma.

Hay unos cuadernitos que ella escribía cuando salía  a pedir, y lo escribía en croata, pero cuando la suma era importante, venía otra con un papelito y lo pegaba encima con la traducción, en rojo, para resaltar que ese día había recaudado más plata.

¿Hay material escrito acerca de sus pensamientos?

CC: Sí, todos los libros que están en el Museo, algunos en español, italiano, croata, sus pensamientos y frases cortas. De ahí sacamos la letra para el musical,  lamento que haya estado escrito :Letras de … en lugar de “Adaptado de”. Pero ya lo arreglaré.

Fue un musical muy lindo. Fue un exceso de humildad de parte nuestra, habría que promocionar más esas cosas para que la gente lo sepa. El actual Intendente Valenzuela, ha hecho una nota y ha visitado el Museo hace poco. El nos puso el cartel en la vereda que indica que está el Museo. Está declarado de interés municipal. Quisimos hacerlo de interés provincial, pero no salió. Lo vamos a intentar nuevamente. Estamos tratando de ampliar hacia arriba, donde era la habitación de la Madre.

¿Cómo fue su participación en la Cruz Roja y su posterior paso en el Hogar de Ciegos actualmente en Villa Zagala?

H.N: Ella visitaba esos lugares. Permanecía acá y en el Hospital Melchor Romero de La Plata. Ahí se quedaba dos o tres días, pero su base era acá. Las hermanas comenzaron como enfermeras en la Clínica Bazterrica y en el Hospital Rivadavia, de Capital. Para eso las llamó aquel cura que necesitaba enfermeras

¿Qué proyectos hay en la escuela para integrarla al museo?

C.C: Vienen todos los cursos, se hacen trabajos previos con las maestras, hay fichas de trabajo. Desde Jardín de Infantes sala de 5. Hacemos la preparació
n para el 9 de Julio que es día que falleció y Juan Pablo II puso ese día como el día de la Beata, así que cuando sea Santa será ese día.

¿El actual Papa Francisco participó en el proceso de beatificación de la hermana, aunque eso ocurrió durante el papado de Juan Pablo II?

H.N:No, era Arzobispo de Buenos Aires y tenemos una carta. Carta de apoyo a la beatificación.

¿Qué proyectos a futuro hay en el Museo?

C.C: La idea es volver a montar el dormitorio como estaba. Mantenerlo como el original. Pero cuesta mucho trabajo. Son muchas las necesidades, entonces hay que verlo bien, incluso con el Municipio.

H.N: Cada dos años organizamos una peregrinación a Croacia para conocer el lugar de donde vino la Madre. Hay un grupo de oración llamado “Discípulos y misioneros” integrado por ex alumnos, docentes, familiares de la escuela. Nos reunimos el último lunes de cada mes de 18 a 20 hs, acá en el Museo. Funciona el grupo “Alegría”
de docentes jubiladas, abuelas con actividades en el saloncito, y los miércoles hay taller literario. Todo se desprende de este Museo.

Vemos cuatro paneles en 4 momentos diferentes, ¿qué narran?

H.N: Nos estamos preparando para el centenario de la fundación que va a ser en el 2020. La Madre General bajó las directivas para esa fiesta. Va a haber una peregrinación a Blato, para participar en el pueblo natal de la Madre, donde hay un Museo.

C.C: Los cuatro momentos de la vida de la Madre: Hay un mapa donde se ubica Croacia y Córchula. Hay sábanas bordadas, un ombliguero, una carta donde se pide a las hermanas venir a Argentina.

Hay fotos de las primeras hermanas que vinieron. Una cruz y el evangelio que es lo que la Madre les dio.

H.N:: Ellas vinieron a Tropezón, frente al andén de la estación, una casa en la calle Rauch y las vías. Hay una placa donde dice que fue la primera casa que iba hasta la mitad de la cuadra. Ahí fue el primer Jardín de infantes

Luego de un conflicto de papeles, una Sra.de apellido Romero, donó una parte del terreno donde estamos ahora, luego compramos esa parte. Nosotras somos de la orden de mendicantes, que significa que piden por la calle, y de ahí lo del cuaderno de la Madre. Se compraron dos de las tres parcelas.

C.C. Ella estaba muy enferma y usaba zapatos más grandes porque tenía los pies hinchados. Hay prendas bordadas y una vasija que se asemeja a una piedra, que está construida con telgopor. Hay dos maniquíes cuya ropa fue hecha por una modista del barrio. Luego de hacer eso, el día de la inauguración del Museo vino una delegación de todas partes y una hermana de Croacia, nos trae de regalo dos maniquíes más pequeños.

Hay una imagen que es de un lugar cercano, donde la hermana iba a
escribir y a hacer sus retiros. Esa imagen fue hecha por un señor de Caseros.

Cuando la hermana va a Roma y tiene un ACV, dice que “Dios le quita la movilidad de su mano izquierda pero le deja la derecha para escribir” así que se dedica a escribir sus memorias.

En otra vitrina están los discos de pasta, con sus grabaciones, la almohada de la Madre. Todo esto fue mostrado en el musical. Intervinieron padres, chicos, y la comunidad.

Fotos de niños y de quienes la acompañaron durante su vida. En otro sector está el enorme libro para comprobar su milagro (tardaron 15 años en estudiarlo).

En este caso, el de un submarino  donde pudieron lograr
salir abriendo la escotilla, cosa imposible según la ciencia, y que fue perfectamente descripta por el Capitán del submarino Pacocha:

“Me faltaba el aire y entonces me puse a pensar con todas mis fuerzas en sor María Petkovic (fundadora de la Congregación de las Hijas de la Misericordia). Cerré los ojos y recé. Repetí la oración que había escuchado, pensé en ella y de pronto vi una luz brillante”, afirmó. En ese momento una fuerza sobrenatural le ayudó a cerrar la compuerta. Una comisión militar señaló posteriormente que lo realizado por el marino es humanamente imposible.

En el accidente fallecieron ocho tripulantes, pero los 22 sobrevivientes aseguraron que’ gracias a la religiosa están vivos’y que ella evitó que el desastre fuera mayor.” (Ref. https://youtu.be/_yfcaVpf8O0)

C.C: Con motivo de la beatificación, se hicieron souvenirs, que están expuestos en la vitrina.Por otro lado, un relicario con una astilla del madero de la cruz de Cristo, hay una muestra de sangre que se había tomado a la Madre, que jamás se coaguló, otra muestra de un milagro.Cada una de las reliquias exhibidas en otra vitrina, tiene su historia.

Detrás de donde se exhiben las reliquias hay un vidrio, donde se ve la Capilla, con sus ventanales azules.También al frente hay un maniquí con el hábito original, el cordoncito donado y un anillo.

El Museo tiene algo, tal vez la espiritualidad que a muchos nos  falta en algunos momentos. A lo mejor la Madre María está aún dando vueltas por esa sala, protegiendo almas y enseñando lo que es el amor verdadero a Dios.
Les recomiendo pasar un ratito por ahí. Cuando salgan, no dejen de ver los olivos, las rosas y las lavandas.

En una esquina, una fuente de agua, y sobre las paredes, algunas de sus frases preferidas.

La dirección del Museo es Av San Martín 1555- Caseros
(entrada por Petkovic)

Consulten el horario ya que se abre a pedido. Pueden ir sol
os o en grupo. Mail
cfmfundadora@yahoo.com.ar y
la página
www.hijasmisericordia.org.ar

 

 

Agradecemos a la Hermana Nazarena, a la profesora Cristina Cejas y al profesor Omar Cingolani,por su atención.

Silvia M. Vázquez

Nota de la r: HN: Hermana Nazarena- C:C: Cristina Cejas