Letras: A.P. Hernández: “Escribir literatura infantil es extremadamente complejo”.

Antonio Pérez Hernández  nació en Murcia, España, en 1989. Es diplomado en Magisterio de Educación Primaria, Especialidad de Educación Musical, graduado en Pedagogía, Máster en Investigación e Innovación en Educación Infantil y Educación Primaria y Doctor, mención cum laude, por su Tesis Doctoral Evaluación de la competencia en comunicación lingüística a través de los cuentos en Educación Primaria. ​Ha sido galardonado con un Accésit en el Premio de Creación Literaria Nemira y ha resultado Finalista en el Certamen Internacional de Novela Fantástica y de Terror Dagón.

Además de todo eso, escribe. Sus libros editados son: “Luis, Luisito, Superluis” (traducido al inglés y al italiano) que incrementa la autoestima y la inteligencia emocional, “ La pesadilla de Helen” (suspenso), “Main castle, la leyenda del caballero blanco” (ficción histórica), “El truco está en el pico” (autoestima), “ Margarita saltarina” y “Avenida desesperación”. Y está pronto a salir “Los días perdidos de Valentina”. Sus obras están disponibles en Amazon, tanto en eBook como en papel.

Quisimos saber más de sus libros y nos conectamos con el quien nos cuenta:

¿A qué edad escribiste tu primer libro?

Si bien siempre me ha gustado escribir, labor a la que ya me embarcaba desde mi Educación Primaria mediante relatos cortos, mi primer libro fue MainCastle: La leyenda del Caballero Blanco (Sueños de Cristal). Comencé a escribirlo con 18 años y lo finalicé con 20.

¿Qué libro te dio más satisfacciones?

Todos los libros me han aportado gratos momentos. Le tengo un cariño especial a MainCastle, pues fue mi primera novela, aunque recuerdo que el proceso de creación de La pesadilla de Helen fue muy satisfactorio. No obstante, he disfrutado escribiendo todos mis libros. Con Avenida Desesperación me lo pasé realmente en grande.

¿Qué estilo de los que escribiste te resulta más fácil?

A pesar de lo que algunos puedan creer, escribir literatura infantil es extremadamente complejo.

No solo hay que crear una historia divertida y amena, sino que además ha de captar la atención del público infantil. Y eso por no hablar del potencial pedagógico del libro. Como maestro y pedagogo, esto es algo que cuido mucho en mis libros infantiles. Pongo mucho esmero en su valor didáctico. Persigo así que, cuando una niña o un niño termine de leer uno de mis libros infantiles, no solo se lo haya pasado bien, sino que, además, tenga algo en qué pensar y haya aprendido alguna palabra.

Todos mis libros infantiles tratan de fomentar la adquisición de vocabulario novedoso. Y en ellos están presentes valores y aspectos fundamentales para con el crecimiento infantil: la autosuperación y la confianza en uno mismo (Luis, Luisito, Superluis), el altruismo y la empatía (¡El truco está en el pico!), la multiculturalidad y la aceptación de aquellos que son diferentes a nosotros mismos (Margarita saltarina).

¿Qué libro te  hubiera gustado escribir?

Jejeje, me habría encantado escribir Misery, la novela de Stephen King. Su argumento me parece realmente interesante y ofrece muchas posibilidades.

¿Cómo llega la traducción al italiano y al inglés de “Luisito…”?

Traduzco los libros mediante la plataforma Babelcube. Esta supone un espacio de encuentro entre escritores y traductores.

 

Contanos de “El truco está en el pico”. ¿Es para niños muy pequeños?

No. El libro puede ser leído por niñas y niños de edades comprendidas entre los ocho y los 12 años. Es un libro corto y divertido, pero no por ello exento de profundidad. La última parte, cuando Alberto se encuentra con El Sabio, es la más instructiva. Cualquiera puede extraer enseñanzas de ella.

¿Quiénes son tus autores preferidos?

De joven leí mucho a Julio Verne y a Arthur Conan Doyle. Creo que todavía están entre mis escritores favoritos, aunque hay muchos otros a los que admiro.

¿Libros preferidos?

Tengo muy buen recuerdo de El nombre del viento, de Patrick Rotffus. También disfruté mucho con las novelas de fantasía épica que conforman la Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin.

¿Pensás que los chicos incentivados por la lectura son emocionalmente más estables?

Aunque el acto de leer requiere, entre otras cosas, de compromiso con la tarea, persistencia, comprensión e interpretación, la lectura no puede necesariamente vincularse con una mayor estabilidad emocional. No obstante, a través de la lectura sí pueden adquirirse enseñanzas que pueden contribuir a una mejor gestión emocional.

¿Te inspiraste en algún sitio de tu ciudad para escribir alguno de tus libros?

No, jamás. Todos los lugares y sucesos narrados son inventados.

¿Personalmente preferís el libro en papel o el E- book?

Siempre leo en papel, aunque en un futuro no descarto leer en un lector digital. Esto también tiene sus ventajas, como ampliar el tamaño de letra a placer y la comodidad que ofrece de almacenar en un espacio mínimo una ingente cantidad de libros.

Tu novela, próxima a salir, “Los días perdidos de Valentina”, ¿de qué trata?

Es una novela de investigación policial.

 Valentina es una joven de 15 años que una mañana, en su dormitorio, antes de ir al Instituto, decidió acabar con su vida cortándose las venas con un cúter. Su suicidio fue admitido sin más por la policía, pero su madre está convencida de que su pequeña lo hizo para escapar de alguien o algo que le estaba haciendo la vida imposible. Cree que tras su suicidio hay una verdad oculta, por eso acude a Lázaro del Río, ex Inspector Jefe de Policía, para que investigue su caso. Lázaro se convierte en su única esperanza.

¿Dónde podemos saber más sobre tus libros?

En mi página web se puede acceder a una información detallada.

http://aphernandez.weebly.com/

Muchas gracias Antonio.

Silvia M. Vázquez