Letras: Francisco Javier Vilas Rodriguez : “Leer es soñar, y soñar, es no resignarse nunca ante la melancolía”.

Francisco es de Vigo, ese puerto de donde salieron muchos barcos cargados de ilusiones hacia América, hace más de un siglo. Es el corazón de las Rías Baixas: su luz, su clima templado, su gastronomía, su cultura y su increíble paisaje. Además de todo eso, cuna de grandes artistas como  Martín Códax (Poeta medieval), Serafín Avendaño (1838-1916): pintor, Ricardo Mella (1861-1925): Escritor, Camilo José Cela (1916-2002): Escritor, quien residió en la ciudad de 1921 a 1925.

Francisco fue Sub Director de una entidad financiera hasta que un día, dijo basta, y se dedicó a las letras. Su novela “Coraje, un reto a la vida” está circulando por el mundo, por medio de la página Buscalibre.com y queremos que sea conocida en nuestro país también, de ahí a que por amigos en común, terminamos hablando de ella y la tengo en mis manos, gracias a su hermoso gesto de enviármela para que me quede acurrucada en esas hojas… donde se nombra a Galicia constantemente.

En la charla que mantuve con Francisco, se nota la calidez con la que cuenta la historia, muy cercana por cierto. Todos los detalles que va desarrollando a través de las páginas nos cobijan en ese mundo que nadie conoce más que quienes han pasado por él. Un mundo de integración y fortaleza.

Nos responde :

Tu novela ya estaba iniciada cuando dejaste tu trabajo  en relación de dependencua o la escribiste después?

El desempeño de mi trabajo  en el Banco no me dejaba el tiempo, ni la tranquilidad, ni el ánimo suficientes para dedicarme a mi gran pasión que de siempre ha sido escribir. Cuando logré pactar con la Empresa una baja laboral incentivada, ya tenía claro a lo que me iba a dedicar. Efectivamente, la novela surge, íntegramente, después de dejar el trabajo.

La plasmaste en base a algo real?

La idea de la novela nace a partir del hecho de haber asistido muy de cerca al enorme “coraje”, a la enorme capacidad de lucha demostrada por una muy joven pareja, apenas veinticinco años (mis cuñados por parte de mi mujer, Carmen), cuando les comunican, sin preaviso pues no tenían información alguna, que su primer hijo ha nacido con una importante discapacidad. Su primogénito ha nacido con el Síndrome de Down. Fue un impacto brutal. Creo que, sobre todo a esa edad, es uno de los golpes más duros que puede recibir un ser humano. Primero el encaje, el asimilar esa inesperada y cruel situación para, acto seguido, desde el minuto uno y sin ningún tipo de dudas, pactar entre ambos, conjurarse para iniciar una lucha titánica por conseguir el máximo desarrollo tanto físico como intelectual de su hijo, y su máxima integración social. Desde el primer momento cosas tan naturales para todos los bebes como el mamar del pecho de su madre, debido a la boca más pequeña de estos críos y su natural laxitud muscular, se hacía algo complicado y requería unas altas dosis de cariño y paciencia. ( Es tremendo el ver a una madre desesperada al ver que no es capaz de alimentar bien a su hijo). El gatear, algo vital, y que también surge de forma natural en los otros niños, a él hubo que enseñarle con la ayuda de todo tipo de elementos como rodillos etc. Con nueve meses el niño ya tenía un profesor especializado para, en una piscina, enseñarle a coordinar y desarrollar su natural atrofia muscular. Fue un esfuerzo brutal, pero que tuvo su recompensa pues el crío siempre estaba por encima de la media en su desarrollo con respecto a otros niños Down. Hace ya tiempo, en unas navidades, el chaval, ya en los dieciocho años, se sentó a mi lado y me dijo: “padrino, estoy enamorado”. A los poco de dejar el Banco, se me cruzaron en la mente aquellas dos situaciones vividas:  la lucha de los padres y la frase del crío. Y recordé también como, al principio de la situación vivida con motivo del parto. me había prometido a mi mismo que alguna vez pasaría al papel aquel ejemplo de lucha de la pareja, aquel ejemplo de como el ser humano es capaz de sobreponerse al destino. Así nació “Coraje. Un reto a la vida”.

Creés que el libro  despierta  conciencia de la realidad  de los niños  con síndrome de down?

Sí, absolutamente. He recibido muchas muestras de ello, a través de distintos canales. También he de decir que me ha sorprendido la poca literatura que hay sobre el tema. Existe lo que podríamos denominar “literatura técnica”, pero no novelas que desarrollen el día a día, la cotidianidad en el seno de  una familia con un niño Down. Con sus alegrías y sus tristezas, con sus éxitos y con sus pequeñas desilusiones. Con los sufrimientos ante la multitud de patologías congénitas de estos niños que, unido a un sistema inmune más deficiente,  provocan,sobre todo en los primeros años de vida, constantes entradas y salidas de los hospitales. He comprobado, por los comentarios que me han hecho llegar personas que ya lo han leído, que pone la sensibilidad a flor de piel. A algunos, en algún pasaje, se les ha escapado alguna lagrimita. Lo verdaderamente importante es haber logrado dar visibilidad, poner el foco en el Universo Down.

La educación  y sociabilización de esos niños se fortalece si es coordinada  entre padres y maestros?

La coordinación entre profesores y padres adquiere una importancia capital. Una buena integración en el ámbito escolar va a marcar el futuro del crío. ” La socialización de un niño Down es la clave de su felicidad presente y futura”. Es imprescindible la integración de los Down en las clases normales pues estos niños tienen una tendencia natural al poco esfuerzo. El tratar de emular a sus compañeros es lo que más les puede ayudar a su desarrollo. Imprescindible, por supuesto, dentro de las clases que tengan integrado  algún niño Down, un profesor de apoyo.  Pero esa integración ya ha de comenzar en antes de la escolarización con los denominados “Sistemas de estimulación precoz”. Hay que mejorar, a toda costa, su deficiente expresión oral, su mermada dicción. Si, una vea iniciada su escolarización, los compañeros no le entienden, será marginado no solo en clase, sino también en los juegos. Y ahí, en los recreos, es donde los profesores han de actuar con la máxima diligencia, haciéndoles ver a los demás niños la necesidad de integrarle en los juegos..

Has recibido comentarios y/o invitaciones de alguna  asociación  de España  o del exterior  por el argumento?

Efectivamente, he encontrado una gran receptividad en las Asociaciones Down. La última ha sido el mes pasado en la Asociación Síndrome de Down de Las Palmas de Gran Canaria con los que, además, la Editorial y yo hemos pactado una merma de nuestros derechos aplicándole una importante rebaja al libro para que esa diferencia recaiga en beneficio de esta Asociación que, lo he podido comprobar sobre el terreno personalmente, desarrolla una labor enorme, gestionado puestos de trabajo en Empresas de la Isla para los jóvenes Down. Reseñar también el enorme agrado al recibir una carta de la Fundación Catalana del Síndrome de Down con sede en Barceona, donde me indican que consideran que puede ser una gran herramienta de ayuda no solo para las familias  que ya viven esta situación, sino para las parejas que están en el proceso, al conocer que les viene de camino un bebé Down. Por cierto que, hace apenas cuatro días, he enviado un ejemplar a  la “ASOCIACIÓN SÍNDROME DE DOWN DE LA REPÚBLICA ARGENTINA (ASDRA), con sede en Buenos Aires.

¿Pensás escribir otros libros similares  o tenés  en mente otro estilo? ¿Narrativa  o poesía?

Nota en el diario “Faro de Vigo”

Tengo en la cabeza dos proyectos. Un libro de relatos cortos, y una novela de la que ya he transitado los primeros folios. Tan  pronto acabe la promoción de “Coraje. Un reto a la vida”, comenzaré a desarrollar el libro de relatos. Serán de corte prosa/poética, que es el tipo o estilo de literatura con el que me siento más cómodo e identificado.

¿Qué lectura  te gusta y qué escritores?

Mi adoles

cencia, y despertar a este maravilloso mundo de la literatura la marcaron dos autores: Pablo Neruda y Hermann Hesse. De la actualidad, sin duda, la narrativa de Luis Landero (Fue,  “Premio Nacional de literatura” con su obra “Juegos de la Edad Tardía”) y el maravilloso verso de Luis García Montero (fue, “Premio Nacional de poesía” con su libro “Habitaciones separadas”).

 Participante  de certámenes. Fuiste finalista  en cartas del XXIII Concurso  de literatura epistolar  de Teruel. ¿Qué significa ese premio para tu carrera de escritor?

Jamás había escrito, ni tan siquiera leído, nada concerniente al estilo “Literatura Epistolar”. Me lo propuse como un reto, y yo mismo me sorprendí al comprobar lo fácil que me resultó el confeccionar el texto/carta titulado “Como siempre, desde hace tanto”  que presenté al concurso. Y, efectivamente, el éxito cosechado al quedar finalista, y las múltiples positivas valoraciones al colgarlo en mi facebook, me consta que han ayudado de una forma importante a la divulgación de mi novela “coraje. Un reto a la vida”.

Una reflexión para todos nuestros lectores:

Reflexión: Leed. Nunca dejéis de leer, porque leer es soñar, y soñar, es no resignarse nunca ante la melancolía.

“Coraje” llegó a mis manos antes de la aparición de este número de la revista. Afortunadamente tuve tiempo de leerlo. No solamente es un libro que muestra la valentía de unos padres sino que cada una de sus líneas, deja enseñanza. Cada palabra, una metáfora inmensa. Cada línea un sentimiento puro. Cada página, refleja ese “reto a la vida” . Los paisajes tan bien descriptos, nos sitúan ahí, magicamente, ¿Qué más decir luego de leer: “Esta noche, al fin, ha venido a rescatarme la luna. Mi alma ha de partir tomando su camino de luz. El resto, mi cuerpo, ha de quedarse aquí, en el mar, ese mar que tanto amé”.?

Muchísimas gracias Francisco, ojalá que tu obra se difunda por aquí y algún día nos visites.

Silvia M. Vázquez