Letras y  música: Fabián Horvath: “Acariciando un sueño dentro de otro”

Vive en Pablo Podestá, estudió Ingeniería electrónica pero su  pasión es escribir. Letras de canciones, poemas y lo que se relacione al arte.

“Si en la noche reina, una luna de éstas, plateando todo lo que alcanza su luz a tocar … Imagino sentarme en ella con los pies colgados hacia el vacío, contemplando el universo y atrapado en la magia de un hada que solo sonríe mientras los vidrios se empañan …”

Así es cómo escribe, solo una parte de lo que escribe.

En 2016 presentó  su libro de poemas “Lunas de abril” en el salón del auditorio Eva Perón, de la Municipalidad de Tres de Febrero. Y estuvo firmando ejemplares en el stand de la misma Municipalidad, durante la Feria .

También es parte  de la banda de blues “Bajo fianza”.

Fue , junto al Subsecretario de Cultura, Ricardo Tejerina, quien  más libros vendió en el Stand de la Municipalidad de Tres de Febrero este año, en la Feria Internacional del libro.

 

Fabián Alejandro Horvath ama la música, y eso es innegable.

Sobre magentas y fucsias …

Posando sobre magentas y fucsias,

en ese poético cielo mas tuyo que nunca,

como el apocalipsis del amor

custodiando sueños sin artistas …

Posando blanca y radiante,

como eterna novia.

Menguante y brillante

como farol de soñadores dormidos,

para inspirar caprichos e invadir poemas,

para mirar y verte, para soñar tenerte …

Y como sobre tus faldas,

posa el hada bella de la noche

alada, fascinante, sensual …

y místicamente unida,

la rosa azul del sueño mas soñado

desafiando el olvido,

desafiando el amor .

El 17 de junio tocó con su banda “Bajo fianza” en Sáenz Peña, en la esquina rockera “No queda otra”. Repleto de gente, amigos, seguidores, familiares. Es que la música lo puede todo, y la poesía también.

Fabián nos cuenta :

¿Cómo se vive esta mezcla de poesía y música?

Esta mezcla de poesía y música en mi ha estado siempre, la vivo con naturalidad, no concibo una sin la otra. En mi adolescencia componía canciones sencillas con letras que leídas aún muchos años después, tienen un cuidado responsable por las rimas y las simetrías. Salvo quizás por el uso de un lenguaje más cotidiano, algunas parecen poemas, y tal es así que serán parte de un segundo poemario. Por supuesto con una revisión actualizada ya que están escritas hace más de treinta años. La música y la poesía se unen en mi corazón, en cierto punto se complementan, la música tiene matices, la poesía profundidad.

¿Cuánto hace que escribís?

Recuerdo en segundo o tercer grado, que la maestra luego de habernos hecho estudiar y recitar algún poema de memoria, nos pidió escribir una poesía dándonos algunos temas para elegir. Tengo presente la escena de la maestra preguntando con insistencia quien me había ayudado a hacer el escrito, y tanto insistió que temí haberlo hecho muy mal, hasta que me felicitó diciendo que no parecía de un niño. Jaja, habrá sido el primer paso, pero en realidad, escribo desde los 14 años, cuando empezó a gustarme alguna chica, desde allí hasta hoy hubo épocas donde escribí mucho, y otras donde deje de hacerlo, me llevaba a lugares que no siempre quería transitar…

¿Quién es tu referente en la literatura?

No sé si hay un referente concreto, hay autores y hay libros. En la infancia leía hasta por los codos, historietas, revistas Anteojito y después de haber leído el primer libro de Julio Verne no paré hasta leer todos. Luego vinieron Corazón, Juan Salvador Gaviota, las rimas de Becquer, Fahrenheit 451, 1984, Un mundo feliz, Cien años de soledad, El anatomista, Borges enamorándome, El nuevo testamento y el libro que se trasformaría en el de cabecera, releído más de diez veces… El principito, sencillo pero genial para mí.

Coincidimos en varios.

¿Escribís narrativa o solamente poesía? ¿Cuál preferís?

Muchos años escribí poesía, cuidé mucho las rimas y el ritmo de lectura, fui cambiando un poco hacia la prosa, algunas cosas que escribo son prosas, otras son poesías donde busco más el peso específico de la metáfora o las palabras, por encima de la rima. La esencia es la misma, el debate entre lo soñado, lo sentido y lo vivido, buscando una armónica belleza entre todo eso… lo posible y lo que puede ser posible, imposible nada.

Lunas de abril está en su segunda edición. ¿Qué sentís al ver que la gente aceptó tu trabajo de esa manera?

Lunas de Abril está en su segunda edición, se fueron alrededor de 90 libritos entre su presentación, feria del libro y algunos compromisos y encargos. Jamás lo hubiese imaginado, estoy muy agradecido a la gente que lo quiso tener, y especialmente a aquellos que me han dispensado devoluciones sentidas, sinceras y trabajadas que uno siempre necesita. Siento que más temprano que tarde surgió el libro, pudo nunca haberse concretado y sin embargo acá estamos, acariciando un sueño dentro de otro.

¿Cómo surge la pasión por la música?

La música surge a los 8 años, con la guitarra que compramos con el dinero de mi primera comunión y una diferencia que puso mi padre. Desde allí empecé a estudiar con un genio, Alejandro Rubí Martinez (qepd), durante cuatro años. Tocaba piezas de partitura, solfeo y teoría, llegué a cuarto año rindiendo en institutos privados. Pero allí no aprendí canciones, luego una chica me enseñó acordes para tocar en misa de niños y mi amigo Gustavo para tocar Sui generis … tenía 14 o 15 años. La banda Bajo Fianza surge en el año 95, fueron cambiando los que la componen, el bajista Carlos es el único que toco desde un principio, y en el año 1998 llamé a Marcelo Volpe a cantar. Quisiera nombrar a todos los que no nombré. Pablo Menteguiaga en saxo desde 1999, con algún recreíto, Mauro Villarruel en armónica nos acompañó en el 2001/2002 y volvió en el 2015. Y los jóvenes Marina Procaccini en piano, teclado y coros desde 2012, y El Gran Jony Volpe en batería desde 2011. El que siempre nos acompaña es Eduardo Evangelista con el sonido, y la energía y es además de ser el primer baterista de la banda, el que la soñó conmigo por allá en 1994…

¿Tenés referentes musicales?

Los músicos que admiro como compositores son Charly y Spinetta, luego como banda me parece insuperable Serú Girán, y admiro muchos músicos y bandas que brillan desde lejos, siempre hablando de Argentina, Pappo, La mississippi, Memphis, la voz de Baglietto, la negra Sosa, Ceratti, Lebón, Aznar, Miguel Cantilo y toda la trova rosarina componiendo: Fito, Fandermole, Abonizio, Goldin, Garré, Nebbia …

¿Musicalizaste alguno de los poemas?

Algunos poemas terminaron teniendo melodía, y están grabados en cassettes donde yo cantaba … no sé si son más feas las canciones o las interpretaciones jajaja, fue hace muchos años, escuela secundaria …

Me enteré que les ponés nombre a tus guitarras…

Las guitarras están todas bautizadas, es una manera de homenajear a la guitarra, y a quien posea ese nombre  .

¿Qué tema de los que compusiste te emociona más?

Prácticamente hemos dejado de hacer temas propios con la banda, hacemos uno casi siempre, llamado “El show va a comenzar”. El que me emociona más es uno que compuse cuando falleció mi abuelo, sin saber que al mes fallecería mi padre. Se llama “la muerte juega escondidas”, y no habla de ninguno de ellos en particular, pero sin querer pareciera que sí… quien sabe…

¿Están preparando  un nuevo show?

Tenemos el almanaque sin fechas porque estamos grabando un demo!! Muy contentos elegimos algunos temas y estamos con eso, ya teníamos uno lindo pero con baterista y pianista que ya no están. Llevará un poco de tiempo, quizás en primavera volvamos a tocar entre mariposas y en remera!!

¡Muchas gracias Fabián! Esperamos verlos pronto sobre algún escenario.

Silvia M. Vázquez