Música: Eruca Sativa. Brenda Martín :“Cuando hay química y unión, la música sucede y punto”

Eruca Sativa significa “oruga”. Ese fue el primer nombre con el que bautizaron su primer proyecto, que reflejaba la idea de cambio o transformación constante de la banda.

Desde 2007, cuando Luisina “Lula” Bertoldi  (guitarra y voz) y Brenda Martín (bajo y voz) se juntaron con Gabriel Perdernera (batería), para formar la banda, jamás pensaron que llegarían a compartir escenarios con grandes de la música. Los une la pasión, esa misma que desborda cuando se encienden las luces y el bajo suena como suena y la voz se escucha a lo lejos con toda la potencia, al igual que los golpes de batería que acompañan los gritos de los pibes que, sueñan con acercarse a ellas y decirles que las admiran.La banda es originaria de Córdoba, pero Brenda es de Zárate, aunque ya a los siete años, por trabajo de su papá, se fue a vivir a la docta.

“Un trío en el cual todo es más que la suma de sus partes”, así se definen. Su participación en el programa “El show de la noticia” de Roberto Pettinato, en la 100, fue por 2008, y las seleccionó la Muicipalidad de Córdoba como “Mejor banda de rock, banda revelación y mejor producción discográfica de rock” en 2008. En 2010 fue elegida como “Mejor grupo nacional del Suplemento del Diario Clarín”. Según la revista Rolling Stone, el sonido está influenciado por Black Sabbath y  Led Zeppelin. Rock de fusión o alternativo.

Han tocado en Cuba, Colombia, México…
Cuatro discos editados. Nominados a los Gardel en 2013, 2015 y ganadores en 2016 (mejor videoclip) y en 2017 ( mejor álbum grupo de rock y mejor producción del año) y nominado como mejor canción de año también.Nominado al Grammy latino en 2013 por mejor álbum de rock, con “Blanco”.

Siempre atentos a las movidas de internet, elaboran sus propios temas y los difunden.

Son tres. Hablé con Brenda, quien se hizo un huequito en su ocupadísima agenda de vacaciones de invierno, entre una reunión y un ensayo con la banda “Rufa” ,el proyecto creado por el bajista Juan Pablo Rufino, su pareja. Como si la banda no le fuer
a suficiente, ella toca el bajo para ellos, este jueves 27 de agosto.

con David Lebón el el Luna Park, este año


David Lebón las escuchó grabar, desde otro estudio y se acercó  conocerlas. ¿Qué sintieron que un grande como él quisiera compartir el escenario esta vez en el Luna Park con ustedes?

Fue tremendo. Esa vez que nos dijo que le gustó el grupo pasaron un par de años en que no nos cruzamos más. De golpe, como que el camino de la música hizo que lo empezáramos a ver de nuevo, y  la primera invitación fue de parte de él a tocar en un show suyo. Para nosotros fue superemocionante. Su música nos ha influenciado muchísimo.Nosotros lo queremos. Personalmente es un maestro, un divino, una persona muy querible, y esa vez que tocamos con él fue como que algo nos conectó a ese nivel, humano más allá de lo  musical. Después lo invitamos a él y luego compartimos un teatro, camarines, y disfrutamos un montón.

Parece tener siempre buena onda. Lo mismo pasó con Abel Pintos, cuyo estilo no tiene nada que ver con el de ustedes.

con Abel Pintos, este año en el Luna Park

No, nada que ver, pero son músicos que admiramos por su talento,pasión y manera de trabajar. Con Abel fue muy lindo  y emocionante ese encuentro porque hace rato que nos admiramos y nos conocimos personalmente. Decíamos “algún día vamos a tocar juntos…” así como de palabra, y nunca se había dado, no coincidíamos. Unos días antes del Luna, nos encontramos en los Premios Gardel, y ese día él se acercó y dijo “chicos, quiero tocar con ustedes” . Por supuesto, le dijimos. “Yo me autoinvito, “ dijo, “yo quiero estar”. Fue muy lindo.

En el mismo escenario estilos distintos. Todos salieron enloquecidos.

Para nosotros la música es la música. Encasillarla en géneros más tiene que ver que uno necesita hablar de la música, es  lo que uno escucha, y  nosotros tenemos afinidad  con cierto artistas que va más allá de lo que suena, es un combo de artistas que trasciende más allá de géneros y estilos. Cuando hay química y unión , la música sucede y punto. No importa con qué palabras o notas hablamos  sino que estemos ahí tocando juntos.

¿Son obsesivos para armar los shows?

Somos detallistas. Nos gusta estar en los detalles. Y no nos gusta cuando se nos escapan cosas. Es dedicación. No sé si la obsesión es buena pero…si le ponemos mucha dedicación.

Sí, eso se ve.

Amamos lo que hacemos y disfrutamos mucho.

Tocaron en el Luna, en Lollapalloza, seguramente tendrán algún lugar donde les gustaría tocar…

No sé si tenemos un lugar físico como en el norte. Siempre el incentivo es pensar en el próximo disco, y en seguir componiendo canciones que gusten mucho. No me entusiasma pensar en eso en un futuro, prefiero más a corto plazo, dónde  vamos a tocar a fin de año o el año que viene. Tratamos de darnos el gusto como lo hicimos en el Luna Park, pero  nos moviliza estar pendientes que las canciones nuevas sean lo más lindas posibles para nosotros y que reflejen lo que sentimos en ese momento.

Ahora tienen La Plata, Cipoletti, San Martin de los Andes, Colombia, hasta fin de año.

Sí, tenemos Colombia, gira también en Chile, donde estuvimos en marzo, pero queremos volver antes de fin de año. En Colombia a fines de agosto, en un Festival en un anfiteatro, que se llama Mediatorta, medio abierto, muy lindo lugar clásico en Bogotá. Ya estuvimos dos veces, esta es la tercera. Está buenísimo, son muy cariñosos.

¿Qué anécdota me podés contar del último disco “ Barro y fauna”?

Brenda

La grabación de ese disco fue todo una gran anécdota porque lo hicimos en Los Angeles, y fue la primera vez que grabamos un disco en el exterior. Tenemos un recuerdo muy lindo. Cuando me decís anécdota, se me viene a la mente el momento en el que entró Gustavo Santaolalla al estudio, porque fue un momento muy, muy especial. Es como que en ese momento te pasa toda la vida por la cabeza, y decís “qué grosso, qué este señor, este maestro esté entrando en el estudio para escuchar lo que estamos haciendo nosotros, y para venir a compartir un momento de  música de nuestro disco, grabando nuestra canción”. Eso fue mágico, realmente haberlo vivido es algo  muy lindo. Fue un día muy lindo, uno de los momentos  más emocionantes. Algo que te cuento: estar corriendo con nuestros hijos en el pasillo, con la familia, nos fuimos todos para allá. Muy especial poder compartir con nuestros hijos la composición, estando nuestros hijos en la panza y después estar en un estudio con ellos ahí, es impresionante. Haber compartido nosotras como compañeras y amigas, embarazos, panza, todo eso fue una experiencia increíble que si hace años atrás lo hubiéramos charlado …no nos podríamos imaginar que íbamos a quedar embarazadas en paralelo. Era algo impensado, tener bebés…Pasa la vida y compartimos todo eso, los hijos creciendo juntos, y van contando nuestra historia.

 

Estamos por ir para San Martín, así que te aviso cuando.

Los esperamos, te agradezco tu tiempo, y  te deseo lo mejor para vos y la banda.¡ Exitos!

Silvia M. Vázquez