Música y letras: Matías Recis/ Miguel Dente/ Daniel Gaguine:  El rock argentino contado en un libro

 

 

Matías Recis trabaja en Periodismo musical, eso reza su información personal. Nada más que eso no. Ha hecho y sigue haciendo infinidad de cosas. En 2013 publicó en España, junto a Daniel Gaguine, la biografía de Metallica “Furia, sonido y velocidad”. Además es docente y periodista y colaboró con medios alternativos de cultura desde 2006. Ha entrevistado a importantes figuras de la música y a partir del 2012 publica ensayos y opiniones sobre rock en la revista “Dale” y en el sitio  rock.com.ar.

Daniel también es periodista y escritor. Fue jurado de los premios de teatro Trinidad Guevara y Luisa Vehil. Publicó análisis críticos de teatro y cubrió conciertos de artistas como U2, Paul Mc Cartney y The Cure.

Miguel Dente transitó el diseño desde la  gráfica y la arquitectura y obtuvo el Primer premio en Desarrollo teórico arquitectónico de la Bienal de Arte Joven ´91.

Nos  regalaron su libro, para poder disfrutarlo y comentarlo. Y son Matías y Daniel quienes responden a nuestras preguntas.

50 años rock, lado A, contiene la historia de 50 bandas  argentinas fundamentales. Refleja la importancia que han tenido esas bandas en la historia de la música argentina. Desde 1967, con Los Gatos hasta 1985 con Sumo, recorre con anécdotas y declaraciones  de algunos protagonistas, la intensa movida rockera de nuestro país. La culminación del libro lista los mejores álbumes de cada grupo.

Dente, Gaguine,Recis

Queda aclarado que hubo un intenso trabajo de investigación, y la palabra de más de 150 protagonistas, pero también contiene imágenes.

¿Cuánto tiempo llevó compaginar toda la información que contiene el libro?

Daniel: Si la memoria no me falla, creo que estuvimos tres años aproximadamente con las entrevistas (que siguen al día de hoy, para el lado B). A medida que ibamos obteniendo los contactos de los entrevistados, las realizabamos. Por eso, es que tardamos tanto pero, por otra parte, también tenemos bastante cerrada la segunda parte. Hicimos reportajes de todo tipo. En su mayoría, presenciales pero también alguno que otro mail. Asi entran, por ejemplo, Andrew Loog Oldham (histórico manager de los Rolling Stones y productor de los Ratones Paranoicos) y Nigel Walker (productor británico que trabajó con Los Rodriguez y Viejas Locas). Con ellos tuvimos que esperar un poco por sus tiempos en contestar.

¿Quién de todos  les dio más trabajo para conseguir que les dé la entrevista?

A Fabiana Cantilo se la rastreo bastante al igual que Fernando Ruiz Diaz a quien, después cruzamos en un bar al poco tiempo de hacer la nota y seguimos hablando. Sacamos el grabador y tomamos un testimonio riquísimo y distendido de veinte minutos. Esto es lo que recuerdo ahora….

 

 

¿Creen que la tarea del músico está subestimada actualmente, como dice Nebbia en el prólogo?

Daniel: Litto termina diciendo esto después de una serie de ítems que fue enumerando. Pareciera que el músico, con su arte solo, no alcanza. Es necesario un buen “envase” que se vea bien a los ojos del gran público y que logre una aceptación a través de los medios de comunicación masiva. Desde el momento en que hay programas que construyen a una banda por medio de un casting televisivo, estamos en problemas. El mismo se acentúa cuando el público lo ve, fomentando esa mentira…¡aún sabiendo el caracter de la misma! Eso si, de música, ni hablar. Es todo un combo en el cual la búsqueda del músico no está tomada en cuenta. Al respecto, ¿The Beatles hubiera llegado a lo que fue si mantenían las mismas características con las que hacían sus presentaciones en Hamburgo? Hummmm.

Según su criterio ¿qué banda elegirían como ícono del rock?

Matías :  Hace pocos meses, conversando con Pity Álvarez, con su lucidez característica él me dijo, “todo bien con los grupos de nuestro rock, pero LAS BANDAS son Virus y Sumo”. Yo coincido; esos grupos fueron tal vez los más transgresores y rupturistas: dejaron un legado enorme (sin embargo, en el caso de Virus no se ha profundizado en el impacto que generó su obra desde todos los aspectos; Federico Moura tenía, como pocos, un concepto integral del arte; siempre se banalizó y se subestimó demasiado a Virus). La década del ochenta fue una enorme usina de ideas; fue la última década vanguardista para la escena musical, tanto a nivel local como internacional. El contexto geo-político y cultural permitía cierto romanticismo en la escena del rock; aún se podía soñar con una realidad mejor y cristalizar aquellas utopías de los sesenta.  Pero a consecuencia de la caída del Muro de Berlín como símbolo de un cambio de paradigmas, la década del noventa fue más nihilista; ya no se enarbolaban aquellos estandartes. Poco a poco,  la contracultura rock comenzó a atomizarse y a languidecer para ser hoy un engranaje más del mercado y de la industria del entretenimiento de masas. Hoy el rock es simplemente un estilo de música; ya no una filosofía de vida. Es un género demodé que se basa en la nostalgia de revoluciones inconclusas: la mayoría de los músicos que llenan estadios, son sexagenarios. No hay renovación generacional, ya que no hay curiosidad ni en los periodistas ni en el público por descubrir nuevos talentos, pese a que hoy nadie tiene el cetro de la información. “Son neofóbicos”, me decía Tweety González, tecladista de Soda Stereo.  Sin dudas.

Hilda Lizarazu

Daniel: No creo que se pueda tomar una sola ya que no hubo una banda que haya sido tan abarcativa a nivel estilos y cambios como fue The Beatles, por ejemplo. Hay varias que entrarían en un lugar de referentes en relación con sus búsquedas y sus contextos. Quedarse con solo una banda y/o un estilo sería una pena y hablaría mal de no abrirse al enriquecimiento de las diversas formas de hacer música. Si tuviera que nombrar bandas como referentes, diría Almendra, Manal, Pescado Rabioso, Pappo’s Blues, Seru Giran, V8, Los Violadores, Riff, Virus, Soda, Sumo, Redondos, como bandas que fueron referentes ineludibles. Esto va más allá de los gustos personales.

¿Qué aspectos creen más importantes para que una banda siga vigente en el tiempo?

Daniel: En mi caso, siempre voy a destacar la búsqueda y el riesgo que adopte una banda. Que no se copie a si misma todo el tiempo, amparándose en la tan mentada “autenticidad”. Al respecto, retomo lo que dijo Rodolfo Mederos en una entrevista. “Lo auténtico no es lo museológico. ¿Qué es lo auténtico? ¿La naftalina? Lo auténtico no es lo repetitivo. En todo caso, es lo no creativo, la esterilización del arte y el artista”.

Después estará si el público acompaña ese desarrollo o no. Personalmente me parece que la banda debe seguir su búsqueda más allá del soberano.

David Lebón

¿Qué banda les gustaría escuchar de las que conocieron por este libro, y jamás escucharon en vivo?

Daniel: Iba a decirte Pescado Rabioso pero tuve la suerte de ir al concierto de las Bandas Eternas….asi que, me di un gusto enorme! Muy emocionante! Pero, a ver…Manal sería una (todo a nivel cronológico), V8 y Riff y después, Abuelos-Virus-Sumo.

 

En este caso tomo el combo que implica la banda en un momento determinado (coyuntura política-social). Ah! Me olvidaba! Los primeros Redondos.

Alguna información que quieran agregar

Me gustaría agregar que el libro está hecho con el fin de visibilizar la palabra de los músicos, verdaderos artífices de todo aquello que nos hizo emocionar a través de los años. Esa música que nos hizo reflexionar, abrir la cabeza, enamorarnos, acompañarnos en los momentos difíciles de la vida, etc.

Seguramente, habrá gente que pregunte “por qué está tal banda y no tal otra…”. Tratamos de hacer un mix de calidad, popularidad y masividad en la selección de las mismas, lo cual nos ha llevado a que nosotros tampoco nos pongamos de acuerdo en un primer momento. Al respecto, está bueno que discutan con el libro y que, a partir de ese “enojo”, busquen por información o se animen a escuchar a aquellas bandas que no tomaban en consideración por ser de “otro palo”. Perderse de una banda como Virus porque soy “duro” es una tontería absoluta (lo mismo digo si la ecuación es al revés). Hay mucho por descubrir y por sorprenderse con la riqueza de nuestro rock. Más aún que fue fundamental en otras latitudes, como en nuestro continente del cual los músicos argentinos son reconocidos por su calidad.

¡Gracias por todo, esperamos lado B!

Silvia M. Vázquez