Escritores: Edgar Alan Poe: Pasión e impulso en la lectura

Mi vida ha sido capricho, impulso, pasión, anhelo de la soledad, mofa de las cosas de este mundo; un honesto deseo de futuro.”
Eso escribió en una de sus cartas. Nunca mejor dicho, sobre todo impulso y pasión con la que escribió muchos de sus trabajos.
Edgar Alan Poe, el escritor estadounidense nacido en 1809, que murió con apenas 40 años, fue uno de los más prolíficos representantes de la literatura americana.
Edgar pudo haber recibido dicho nombre por un personaje de William Shakespeare que aparece en la obra El rey Lear, que representaban los padres en 1809, año de su nacimiento.  David Poe abandonó a su familia en 1810, y su mujer, Elizabeth, murió un año después de tuberculosis; tenía veinticuatro años. Lo único que conservó Edgar de sus padres biológicos fue un retrato de su madre y un dibujo del puerto de Boston. A su hermana Rosalie le correspondió un joyero vacío. El motivo por el cual Edgar y Rosalie fueron adoptados fue que, al morir su madre, los niños quedaron totalmente desamparados, en Richmond, mientras que los abuelos, que residían en Baltimore, se hacían cargo de William Henry, que ya vivía con ellos. Edgar fue acogido por una de las familias caritativas que habían cuidado de los niños al morir su madre: el matrimonio formado por Frances y John Allan, de Richmond (Virginia), mientras que Rosalie fue adoptada por la familia Mackencie. Los Allan y los Mackencie eran vecinos y mantenían una estrecha amistad.
Con dieciséis años, Edgar mantuvo una relación sentimental con una muchacha de la vecindad, Sarah Elmira Royster, quien reaparecería al final de su vida. En carta a un amigo, ella describió muchos años después al futuro escritor de esta forma:
“Edgar era un muchacho muy guapo, no muy hablador. De conversación agradable, pero de comportamiento más bien triste. Nunca hablaba de sus padres. Estaba muy ligado a la señora Allan, así como ella a él. Era entusiasta, impulsivo, no soportaba la menor grosería verbal.”
En 1827 publicò su primer libro ,un opúsculo de poesía de cuarenta páginas que tituló Tamerlane Tras la muerte de su hermano, Edgar se esforzó de firme por labrarse una carrera como escritor, encontrando, sin embargo, grandes dificultades, debido en gran medida a la situación en que se hallaba el periodismo en su país. fue el primer estadounidense bien conocido que se esforzó por vivir en exclusiva de la escritura.
Una tarde de enero de 1842, se produjo un acontecimiento decisivo en las vidas de Poe y familia. Su esposa, Virginia, mostró los primeros signos de consunción propios de la enfermedad hoy conocida como tuberculosis. Como extraído de una añeja novela romántica, Julio Cortázar lo relata así en su biografía:

“Poe y los suyos tomaban el té en su casa, en compañía de algunos amigos. Virginia, que había aprendido a acompañarse en el arpa, cantaba con gracia infantil las melodías que más le gustaban a «Eddie». Súbitamente su voz se cortó en una nota aguda, mientras la sangre manaba de su boca”.
El 3 de octubre de 1849, Poe fue hallado en las calles de Baltimore en estado de delirio, «muy angustiado, y […] necesitado de ayuda inmediata». Fue trasladado por su viejo amigo James E. Snodgrass al Washington College Hospital, donde murió el domingo, 7 de octubre, a las 5:00 de la madrugada.En ningún momento fue capaz de explicar cómo había llegado a dicha situación, ni por qué motivo llevaba ropas que no eran suyas. La leyenda, recogida por Julio Cortázar y otros autores, cuenta que en sus últimos momentos invocaba obsesivamente a un tal Reynolds (acaso el explorador polar que había servido de referente para su novela de aventuras fantásticas La narración de Arthur Gordon Pym), y que al expirar pronunció estas palabras: «¡Que Dios ayude a mi pobre alma!»
Poe escribió cuentos de distintos géneros, poesía, crítica literaria y ensayo, éste sobre los temas más variados, además de una novela larga. A lo largo de toda su vida también escribió numerosas cartas.

Edgar Alan Poe retrato
Los cuentos de terror o cuentos góticos constituyen su obra más conocida y propiamente genuina. Heredero directo de dicha corriente, según el estudioso Benjamin F. Fisher, Poe pretende, sin embargo, no tanto «helar la sangre» del lector («curdling the blood», expresión inglesa de la época) como compatibilizar lo gótico con la plausibilidad psicológica, logrando elevar el género a la categoría de gran arte. El bostoniano modifica el goticismo, además, restándole elementos sobrenaturales, como en su magistral relato “El gato negro”, en que el desencadenante del horror final es un gato vivo. Lo que traza de algún modo Poe en sus principales relatos es una suerte de «geografía de la imaginación». Entre los herederos directos del goticismo poeano, añade Fisher, se encuentran: Edith Wharton, William Faulkner, Flannery O’Connor, Hart Crane, Stephen King, y muchos otros.

En cuanto a su calidad artística, el escritor y crítico irlandés Padraic Colum aseguró que relatos como “El barril de amontillado”, “El pozo y el péndulo”, “La caída de la casa Usher”, “Ligeia”, etc., se hallan entre «los mejores cuentos del mundo»,mientras que para el crítico y traductor español Mauro Armiño, «a casi ciento cincuenta años de distancia, siguen siendo las narraciones más sugestivas del siglo XIX».De Riquer y Valverde, en la misma línea, sostienen que «sus narraciones y algún poema suyo quedan entre los resultados universales de la literatura norteamericana de su tiempo»
En Estados Unidos existen varias instituciones dedicadas a la memoria de Poe y ubicadas en lugares en los cuales vivió el escritor. Entre otras, el “Edgar Allan Poe Museum” de Richmond. También se conserva su dormitorio en la Universidad de Virginia. Su casa de Baltimore, donde vivió a los veintitrés años, es hoy el “Edgar Allan Poe House and Museum”, sede de la “Edgar Allan Poe Society”. De Filadelfia se conserva la última casa donde vivió. Ahora es el “Edgar Allan Poe National Historic Site”. Su última casa de campo en el Bronx, de Nueva York, se conserva, en su ubicación original, como el “Edgar Allan Poe Cottage”.

Silvia Mabel Vázquez

3 Respuestas a Escritores: Edgar Alan Poe: Pasión e impulso en la lectura

  1. Diana Gortan dijo:

    Un claro artículo de un grande de la imaginación !

  2. Gonzalo dijo:

    Muy buen informe, no conocía tanto sobre este autor; por cierto, soy el 10001, me gane algo?

Deja un comentario