Escritores amigos: Juan Carlos Montobbio

Marcela Montobbio, profesora de patín de la Asociación Belvedere Marítimo, de José León Suárez, nos ha hecho llegar un poema, que su padre dedicó a su mamá. Juan Carlos nos dejó físicamente en el año 2009 y aún sigue vivo entre nosotros gracias a sus letras.

Obviamente Nedda, lo recibió con todo el amor que se profesaron durante años.

A modo de homenaje, decidimos publicarlo en este número, para que no solamente quede en el recuerdo de sus familiares, sino para que todos puedan disfrutarlo.

 

A mi dulce compañera

A tí, dulce compañera

Que Dios puso en mi camino,

Estos versos yo te escribo

Nacidos del corazón

Aunque te pido perdón

Que poeta nunca he sido.

Fue la suerte o el destino

Que me trajo a tu presencia,

He hizo de mi existencia

Fuese tan afortunada

Que no quiero pedir nada

Porque ya lo tengo todo.

Tu amor, ya es un tesoro

Que guardo dentro de mí,

Que no tengo que pedir

Si ya me lo has dado todo.

En mi altar solo estás vos

Como virgen protectora

Que me ampara a toda hora

Y pide por mi a tu Dios,

Que me tenga en su perdón

Por mi alma pecadora.

Y, te pido mil perdones

Si alguna vez te ofendí

Si cruel alguna vez fui…

Se, que me has perdonado,

Porque el rencor se hace a un ladomaq escribir

En un corazón así.

Quiero que tus santas manos

Cierren mis ojos al fin,

Quiero en tus brazos dormir

Cuando me llegue a muerte,

Quiero vivir en tu mente

¡NUNCA TE OLVIDES DE MI!

                   Juan Carlos

No hay palabras para agradecer a la flia. Montobbio, el hecho de poner en nuestras manos un tesoro semejante, ya que es una de las joyas guardadas en el cofre de recuerdos familiares.

Silvia M. Vázquez

Auspicios:

periodismo en voz alta

Deja un comentario