Letras: Poesía: La épica medieval, cantares y lírica

La épica medieval

La Edad Media abarca el período entre el año 476, fecha de la caída del Imperio romano de Occidente, y 1453, año de la caída de Constantinopla en manos de los turcos.

Se cultivan dos tipos de poesía a lo largo de la Edad Media:

a) La poesía popular tradicional: obra anónima y colectiva, resultado de un continuo proceso de reelaboración, al ser transmitida en forma oral de generación en generación desde tiempos muy remotos.

b) La poesía culta: individual, y de autor conocido, poesía escrita y no oral.

Ambas presentan dos manifestaciones: la lírica (expresa los sentimientos íntimos y personales del autor) y la narrativa, que relata acontecimientos ajenos a la subjetividad del poeta.

En la edad media  con cuatro núcleos poéticos: poesía lírica popular-tradicional, poesía narrativa popular-tradicional, poesía narrativa culta y poesía lírica culta.

La lírica popular-tradicional

Las jarchas mozárabes y las cantigas de amigo galaico-portuguesas constituyen, junto con los villancicos castellanos, modalidades de una lírica común a toda la península Ibérica. Se trata de breves cancioncillas que entona, normalmente, una mujer enamorada.

Tienen los tres como características comunes que expresan generalmente, la queja amorosa femenina por la ausencia del amado. Las confidentes habituales de la muchacha enamorada son la madre, las hermanas y las amigas, y además, en el caso de las cantigas de amigo, la naturaleza.

Características diferenciales:

Jarchas: están escritas en mozárabe, con caracteres gráficos árabes o hebreos. Se caracterizan por la irregularidad e imprecisión métricas: constan de dos tres o cuatro versos de medida y rima variables. (los villancicos también)

Las jarchas son los testimonios más antiguos de la lírica primitiva: se han conservado desde el siglo XI. Son breves composiciones que los poetas árabes y judíos insertaban al final de unos poemas cultos llamados moaxajas. La moaxaja, composición poética en árabe literario culto que adopta la forma métrica del zéjel, se construía tomado por base la jarcha, escrita en lengua vulgar. La jarcha era el núcleo estructural.

Desde mediados del siglo XI hasta la primera mitad del siglo XIV.

Cantigas de amigo: la lengua es el galaico-portugués. Su procedimiento paralelístico produce un efecto de inmovilidad intensamente lírico. Se caracterizan por la regularidad  y precisión métricas. Desde finales del siglo XII hasta finales del siglo XIV.

Villancicos: de mayor riqueza temática, entre los de amor destacamos las albas, las mayas, de vela, de trabajo…

Destacan por la condensación expresiva, que elimina lo accesorio, la sobriedad afectiva, que evita cualquier tipo de encarecimiento o desmesura, y la espontaneidad en la expresión de los sentimientos.

La glosa se situa después del villancico, con estructura zejelesca, paralelística o híbrida.

En la creación y transmisión de la poesía narrativa medieval, dos personajes cobran especial protagonismo: el clérigo y el juglar. (mester de clerecía y mester de juglaría)

Ambos se dirigen en lengua romance, a un mismo destinatario, pero con fines distingos. El clérigo, pretende acercar al pueblo a los temas cultos y religiosos con un propósito didáctico y moralizador.

El juglar es un individuo de vida errante que recorre castillos y aldeas; a cambio de dinero, informa de los acontecimientos de actualidad a un público ávido de noticias, y lo divierte mostrando un amplio repertorio de actividades. Por tanto, hay una función informativa y lúdica.

 

Los cantares de gesta (mester de juglaría)

La Edad Media fue la época dorada de la epopeya. En las recién nacidas culturas europeas se expandieron los cantares consagrados a las hazañas de nobles caballeros. La epopeya medieval refleja el afán de los pueblos europeos por crearse una identidad nacional, simbolizada por lo héroes antiguos. Las biografías fabulosas y conflictos de honor de los héroes son los temas de los cantares de gesta, que también servían para reforzar la estructura social feudal, al ensalzar a la nobleza dominante .Los cantares épicos, anónimos, son difundidos de forma oral por los juglares, por lo que no tenían una forma fija, y cada juglar los alteraba a su manera.

 Los cantares de gesta siempre se remiten a un suceso histórico, pero deformado con el paso del tiempo, que acaba siendo una historia novelada.

Sus principales características son:

– Cargas tiradas de versos de arte mayor, entre 16 y 20 silabas. En el medio del verso hay una pausa, que lo dividirá en dos.

– Rima libre

– Con partes narrativas y partes dialogadas. En la recitación, en las partes dialogadas, el juglar varia la manera de actuar.

– El juglar hace referencia directa al público

– Contenido ideológico: al servicio de los intereses políticos de los nobles y señores

– Núcleo fundamental para escribir la historia en forma de lengua vulgar

 

Cantiga de Bernal de Bonaval :FOTO CANTIGAS

A dona que eu am’ e tenho por senhor

amostrade-mh-a, Deus, se vos em prazer for,

se non dade-mh-a morte.

 

A que tenh’eu por lume d’estes olhos meus

e por que choran sempr’ , amostrade-mh-a Deus,

se non dade-mh-a morte.

 

Essa que vós fezestes melhor parecer

de quantas sey, ay Deus!, fazede-mh-a veer,

se non dade-mh-a morte.

 

Ai, Deus! qui mh-a fezestes mays ca mim amar,

mostrade-mh-a u possa com ela falar,

se nom dade-mi-a morte.

 

Traducción:

La mujer que yo amo y tengo por señora

Mostrádmela, Dios, hacedme el favor,

Sino dádme la muerte.

 

La que tengo por luz de estos ojos míos

Y por la que lloran siempre, mostrádmela, Dios,

Sino dádme la muerte.

 

 

Esa que vos hiciste mejor parecer

De cuantas hay, ay Dios, hacédmela ver,

Sino dádme la muerte.

 

Ay Dios, que me hiciste amarla más que a mí,

mostrádmela y que pueda con ella hablar,

Sino dádme la muerte

 

Fuente: Mª Luisa Indini (ed.) (1978): Bernal de Bonaval. Poesie. Bari: Adriatica Editrice, pp. 113-114.

Silvia M. Vázquez

periodismo-en-voz-alta

ESTUDIO-LEGNAZZI-MAREKRAINBOW-ENGLISH

Deja un comentario