Vecinos escritores: Entrevista: Marcela Minakowsky “La palabra abre caminos y puertas”

MARCELA MINAKOWSKY 1
Gran parte de su infancia la vivió en Mar del Plata, pero ahora vive en Caseros, y es la coordinadora de la oficina de letras de la Direcciòn de Cultura de la Municipalidad de Tres de Febrero. Se confiesa lectora full time y tomadora de mate compulsiva, y lo demuestra en muchas de las fotografías donde aparece, acompañada de su infaltable amigo. Dicta talleres de escritura desde 2005 y se dedica a la diagramación de libros.
Fue Vicepresidente de SADE Seccional Tres de Febrero durante el período 2005/2006.
Es miembro de Comisión Directiva de la Biblioteca Popular General San Martín de Caseros desde 2004, y su Presidente en el período 2009/2011.
Participó en varias versiones de Por amor al arte (encuentro entre artistas plásticos y escritores).
Estudió bibliotecología y Gestión y promoción cultural. Actualmente cursa el Profesorado de Letras en la Universidad Nacional de San Martín. Sus obras publicadas son: Bitácora, 2004; Tangurria , 2012; y este año 2014, Lo que el chat no se llevò, junto con el escritor Antonio Scuderi .

Ha obtenido innumerables premios literarios entre los que mencionamos:
*Mención especial en Cuento en el Premio Nacional de Literatura Tres de Febrero 2003
*Primer premio en los 6os. Juegos Florales para Poetas de Tres de Febrero
*Mención especial y Premio Hernández de Plata en Cuento en el Premio Nacional de Literatura Tres de Febrero 2004
*Recomendación del jurado en Poesía en 2010, Mención en Poesía en 2011 y Mención en Cuento en 2012 en el Concurso Editorial Ruinas Circulares
*Segundo Premio en los Juegos Literarios de Otoño para Narradores de Tres de Febrero en 2012
*Poema seleccionado para la muestra de poesía y fotografía Campo de partículas.
*Tercer premio en cuento y segunda mención en poesía en el Certamen literario de Azul 2013,con su obra “Puentes”.

“Bitácora” , su primer libro, nos habla de la desesperación de la soledad por el destierro del ser querido durante los años de plomo. El amor, la locura y la muerte se abordan con originalidad y gratísimas sorpresas literarias.Bitácora

En “Tangurria” nos sorprende escribiendo acerca de un país que hemos olvidado, un pequeño país que tiene tanto de nosotros que lo dejamos ahí, en un rinconcito, en penitencia; después de todo, algunas penas no se borraron. No se borrarán.Paloma, hija de desaparecidos, está para recordarlas. “…Los mellizos Sanjurjo siempre tenían olor a queso de Tapa Tangurriarallar, fuerte y penetrante. Esto era algo así como un misterio insondable para mí.Todos los días la combi me llevaba al colegio. Yo iba a la N.º 18; los otros chicos, a la N.º 1, así que ninguno de mis compañeros de grado viajaba conmigo. Casi siempre me caía en el trayecto que iba desde la puerta de casa hasta la puerta de la combi; me raspaba las rodillas y la vergüenza me trepaba hasta la cara…”

ESTIMO POR LO QUE VI EN TUS FOTOS QUE SOS ADMIRADORA DE CORTAZAR. ¿CUAL ES TU OBRA PREFERIDA Y POR QUE?

Yo conocí la obra de Cortázar en el ’84, mismo año de su muerte. Fue en el colegio, la profesora de literatura nos dio para leer “Continuidad de los parques” y me enamoré para siempre de su escritura. Me gustan mucho sus cuentos, no podría elegir un libro pero sí mi cuento preferido: es “Carta a una señorita en París”. Me gusta porque me mete de cabeza en lo fantástico, en lo que no quiero que se resuelva y elijo que quede ahí, en la vacilación; también me gusta ese tono melancólico tan de él… También soy fan de “Rayuela”, claro. Y me atrae mucho el Cortázar menos conocido: el poeta. Hay poemas suyos hermosísimos, menos difundidos que la narrativa. Te recomiendo el libro Salvo el crepúsculo. Y hay que leer sí o sí el poema Encargo.

¿QUE SENTIS AL ESCRIBIR?

Es raro pensar en lo que se siente al escribir. Porque hay como un desdoblamiento, un saberse otro. No puedo decir qué siento mientras escribo, salvo que es un momento de gran goce y de gran sufrimiento. Antes de eso hay un vértigo, una necesidad imperiosa de hacer eso y no otra cosa; y después, me cuesta mucho saber si un texto está terminado, doy mil vueltas, hasta que siento que ya no puedo hacer más por él. Entonces lo dejo un tiempo; cuando vuelvo a él, ya soy otra y puedo seguir corrigiéndolo.
Ah, y siempre estoy escribiendo algo, aunque no escriba.

¿CUAL FUE TU PRIMER ACERCAMIENTO A LA ESCRITURA?

En la primaria, escribía poemas con princesas, con perros que hablaban y eran doctores, escribía las “composiciones” que te pedían las maestras en esa época y me encantaba. Escribo y leo desde que tengo memoria.

¿HAY UNA HERENCIA FAMILIAR O SOS LA PRIMERA EN DEDICARTE A LAS LETRAS?

En dedicarme, soy la primera. Pero las mujeres de mi familia escriben bien, se llevan bien con eso. Además han sido grandes lectoras, mis abuelas y mi madre. Papá y mi hermano también buenos lectores, pero las mujeres llevamos la delantera.

¿QUE PREFERIS, LA PROSA O LA POESIA PARA LEER? ¿Y PARA ESCRIBIR?

Me gusta leer todo. He leído mucha más narrativa que poesía, porque empecé antes. En los ’80 descubrí la revista que dirigía Mempo Giardinelli, “Puro cuento”, que era excelente; eso significó para mí una gran apertura a un montón de autores que yo no conocía y empecé a leer sin parar y caóticamente, sobre todo ese género, aunque también algunas novelas.
La poesía llegó más tarde, yo no me daba cuenta de que era poeta pero lo era, desde que nací. La poesía, creo, es una forma de mirar. Mi mirada es esa, es una sola, siempre. Incluso en mi novela, Tangurria, la que conduce todo es esa mirada. Es una novela totalmente poética.

¿DONDE DICTAS TU TALLER LITERARIO Y A QUE APUNTA?

Coordino un taller en la Dirección de Cultura de Tres de Febrero; se llama “La lengua sin fin”. Estamos juntos desde 2007. Lo que intento es que cada uno sepa lo que es capaz de hacer con la palabra, que no se queden tranquilos en zonas de peligrosa comodidad sino que exploren, que aprendan a buscar, que conozcan. Les doy todas las herramientas posibles para la corrección, que es en lo que consiste verdaderamente el trabajo arduo del escritor.
También trato de que se diviertan y para eso me tengo que divertir yo. Si yo me aburro se aburren todos, así que armo muchas consignas lúdicas, trato de acercarles textos de distintas géneros, países, estilos. Es un grupo muy cálido y somos muy felices trabajando juntos.

CONTANOS ACERCA DE “EL COLLAR DE CATALEJOS”  Y DE “LAS CASAS”

“El collar de catalejos” es un libro de fotos y poemas que terminé hace unos cuantos meses con la compañía y guía de mi amigo y maestro Antonio Scuderi. Me llevó casi dos años escribirlo. Primero fueron las fotos, de alguna manera los viejitos de mi familia me empezaron a acercar sus tesoros para que yo los guardara. Mientras guardaba y ordenaba esas piezas maravillosas, la mirada esa de la que te hablaba antes estaba atenta. Y empecé a escribir poemas relacionados con fotos. Son veinticinco poemas con sus fotos. Es algo que me gustó mucho hacer y ahora me encanta volver a él. Creo que este año o a más tardar el próximo será editado.
“Las casas” es otro libro que terminé hace poco, son poemas en prosa. Fue distinto de los otros libros que escribí, en el sentido de que me sentí totalmente libre de jugar con asociaciones y ritmos, con historias de infancia que estaban recluidas y un poco anudadas, de relacionar distintos hechos con la función de habitar. Veremos cuándo se podrá editar…

DSC04873

Imagen en el acto de entrega a escritores, del producto de la venta de ejemplares en la Feria del libro 2014

¿CUÁL ES, EN TU OPINIÓN, EL ROL SOCIAL DE UN ESCRITOR EN LA ACTUALIDAD?

Pienso que la palabra abre caminos y puertas; desde esta idea un escritor siempre puede participar activamente de la comunidad en la que vive, con distintos niveles de compromiso y de trascendencia también.

¿CÓMO VES LA SITUACIÓN ACTUAL EN TRES DE FEBRERO EN RELACIÓN A LAS LETRAS?

En Tres de Febrero la movida literaria es muy fuerte. Contamos con una Oficina Municipal de Letras, más de diez talleres literarios, tertulias mensuales, encuentros de plástica y literatura, la Carrera de Formación del Escritor. El motor de todo esto fue y es nuestro Director de Cultura, Roberto Surra. Si lo entrevistás, seguro te cuenta la historia completa. Yo estoy a cargo de la Oficina de Letras desde hace unos años, es un hermoso trabajo y no deja de ser extraordinario disponer en un municipio de un espacio destinado a los escritores.

MARCELA MINAKOWSKY 2

¡Gracias Marcela!

Silvia M. Vázquez

Gráfico1

SHIN-GI-TAI-DOJORAINBOW-ENGLISHGráfico2

Deja un comentario