Letras, Betina González: ”Nunca creí que iba a publicar un libro”

Nacida en Villa Ballester. Es doctora en literatura latinoamericana por la Universidad de Pittsburgh y actualmente es profesora en la Universidad de Buenos Aires, donde trabaja como investigadora en el área de nuevos medios y literatura. Entre otras cosas, enseña escritura creativa y semiótica de los géneros contemporáneos.
Es la primera mujer en ganar el Premio Tusquets de Novela con “Las poseídas”. El jurado ha valorado «la destreza con que la autora teje una trama que combina géneros y elementos diversos: la recreación poco complaciente del despertar sexual de la adolescencia y su actitud desafiante ante la herencia de los adultos».

Con su primera recopilación (4 relatos y una novela breve), Juegos de playa, ganaría en 2006 el segundo premio del Fondo Nacional de las Artes y sería publicado dos años más tarde.
En 2003, se trasladó a Texas para obtener una maestría en escritura creativa, en la Universidad de El Paso. Allí se encontró con dos libros terminados con los que no sabía que hacer.

11005817_10153093595659420_990089221_n

¿Cómo surge la idea de escribirle a Paola Kaufmann para interiorizarte de qué hacer con esos libros?

A los treinta y cuatro años y gracias a la Universidad de Texas en El Paso, me encontré con dos libros terminados con los que no sabía que hacer. Una amiga me contó que su prima era escritora, que había publicado algunos libros y que quizás podía ayudarme. Resultó que se trataba de Paola Kaufmann. Yo había leído “La hermana” y me había gustado. Después de mucho dudar (¡Paola acababa de ganase el Premio Planeta!), vencí el pudor y le escribí. Puedo reproducir exactamente lo que me contestó porque guardé para siempre ese correo (Paola murió unos meses después, apenas unas semanas antes de que yo ganara el Clarín; ni siquiera llegué a agradecerle personalmente su generosidad). Entonces me dijo algo que sólo sabemos los que ya hemos publicado: “La verdad es que las editoriales acá, salvo quizás honrosas excepciones de editoriales chicas, no reciben manuscritos, o los reciben pero no los leen. El modo de que te lean (no necesariamente que ganes nada) es mandar a algún concurso piola, grande, con buenos jurados.

¿Por qué creés que muchas editoriales no reciben manuscritos en Argentina?

No es algo de Argentina. Pasa en todo el mundo hispano. Los editores realmente no tienen tiempo de leer, están sobrepasados de trabajo, yo diría que los que trabajan en grupos editoriales grandes están explotados realmente.

¿Cuál es el grado de exposición mediática a la que una escritora se enfrenta al ganar premios tan importantes?

Con el Clarín mucho. Con los otros premios, no tanto. Hay que acostumbrarse, asumir que es parte del oficio e inventarte un personaje que te proteja. Trato de que el mío no sea tan diferente a mi yo real, pero sin duda hay distancia, sino, me destrozarían. Soy ingenua con respecto al acto de crear y quiero seguir siéndolo. Lo que pase con la “fama” realmente a esta altura me tiene sin cuidado. Soy consciente de que los momentos de coincidencia entre una y el mundo son pocos y efímeros. Hay que aprovechar cuando el mundo te hace un espacio y después saber volver a tu cueva y seguir con lo tuyo.

11006197_10153093595944420_1299624577_n

¿Qué sensación tuviste cuando te enteraste que habías ganado premios tan importantes?

Incredulidad.

¿Pensaste alguna vez que podrías ganar premios ?

No, ni siquiera creía que iba a publicar alguna vez un libro.

¿Qué te llevó a irte hasta El Paso, una ciudad tan inhóspita, a hacer esa maestría?

Era la única de su tipo en el mundo. Un oportunidad para dedicarme a la escritura full time.

¿Qué autores son tus preferidos a la hora de la lectura personal?

Fleur Jaeggy, Katherine Mansfield, Lorrie Moore, John Banville. De acá, Esther Cross: la leo con admiración sin pausa.

¿Qué género, además de la novela te gusta escribir /leer?

Cuento. Lo considero difícil porque a mí siempre se me ocurren ideas para novelas, entonces cuando aparece el cuento, es como una sorpresa o una mariposa a atrapar.

¿Qué sentís cuando regresás a tu país a dictar seminarios en tu ciudad natal?

Gratitud. Sobre todo con la Universidad de Buenos Aires, que me dio una educación excelente. Con sus profesores, como Irene Klein, que me guiaron y alentaron en la lectura y la escritura.

11006010_10153093592544420_1971234371_n

¿Cómo ves la literatura actual en Argentina?

Variada y muy viva. Pasan cosas interesantes por las que me dieron ganas de volver de Estados Unidos .

¡Gracias Betina!

Silvia M. Vázquez

securedownload-1angie-garcia.11-1024x483

7 libros

RAINBOW-ENGLISHSHIN-GI-TAI-DOJO

Deja un comentario