Escritores invitados: Máximo Castelli, escritor de cuentos fantásticos.

Máximo es un joven escritor nacido en Córdoba, tiene tan solo 22 años, es estudiante de filosofía y humanidades en la Universidad Nacional de Córdoba. Lo conocí en 2012 en Mina Clavero cuando presenté “El Manuscrito” y  amablemente hizo un excelente comentario de mi libro.

Tiene mucho material para publicar, y afirma que lo hará en los próximos años.

En facebook utiliza el seudónimo de Maximo Daimon y su género es sobre fantasía y filosofía.

Este mes comparte con los lectores de la Lupa un cuento de su autoría.

La maldición de la eternidad

Camino entre lápidas y tierras olvidadas, los aposentos de aquellos dichosos que encontraron su destino o, que al menos, pudieron decidirlo. Está prohibido andar por aquí, el castigo son diez años de torturas inimaginables, pero ¿Qué son diez años cuando ya no podemos morir? Camino buscando un sentido en forma de señal o de signo, rasgo mi carne con cuchillos, me arrojo ácidos que acabarían con cualquiera, pero me regenero, no puedo morir, sólo me queda el dolor, esa es la frontera con aquello que alguna vez fue, con la posibilidad de liberación.

Cada día, al despertar, intento matarme de una nueva manera, pero nada funciona. Al caer la noche pido a algún vecino que intente matarme, pero sigo aquí, ¿Acaso ya he muerto y esta eternidad cruel es el infierno? ¿Debo hacer algo para que esto acabe?

 Sin pedirlo, sin desearlo, trajeron sobre nosotros este ‘don’, los médicos hechiceros nos hicieron eternos, y así se nos llama desde entonces, ya no hombres, ya no humanos, sino eternos. ¿Qué don quita la vida? Pues no hay vida sin un día para morir, ya no podemos reproducirnos.  Nos han maldecido con el calvario de una eternidad alienada, en la que sólo servimos día a día para destruir y construir, para mantener a los dadores, y colaborar con sus fines. Las comodidades abundan, las tecnologías son montones, los trabajos sobran, la pobreza dejó de existir, los robos dejaron de suceder, los abusos perdieron su emoción ¿Era necesario quitar la muerte para todo esto?

 Nos han maldecido, nos han hecho desdichados, viviremos por la eternidad sin la esperanza de poder descansar. Se nos ha quitado la única posibilidad omnisciente, la de morir. Camino entre tumbas con un recelo y una envidia que queman en mi interior, quisiera haber muerto antes que se encendiera la luz de la eternidad. Y dios, si alguna vez existió, lo compadezco de haber vivido tanto, de haber cargado con incontables años de desgracias.

 He cambiado mi forma alrededor de ocho veces, me he cambiado el cabello, los ojos, la altura, procurando buscar una vida nueva, pero aquel beneficio del cambio total no cambia esto que soy por dentro, un desdichado. El día en que me convertí en eterno murió en mí cualquier entusiasmo, cualquier posibilidad de cambio, aunque pueda gozarlo todo, el tedio del sinfín es insoportable.

 Tras estos cementerios, terrenos de la dicha donde aun se siente el olor a la muerte olvidada, se encuentran los rebeldes, nadie se atreve a entrar, nadie quiere desafiarlos. Se cuenta que ellos poseen una máquina que permite volver a empezar. Mientras no me descubran puedo intentarlo.

 Entro a la máquina y una voz lúgubre me pregunta: -‘¿Estás listo para volver a empezar?’. Le expreso mi afirmación con mucho entusiasmo, y vuelvo a sentir en mí esa posibilidad. Luego me pregunta: -¿Has vivido lo suficientemente jovial para decir sí?- dudo, pero me muestro afirmativo. – entonces a partir de ahora comienzas de nuevo, se ha girado el reloj de tu existencia para que vuelvas a empezar a vivir. No recordarás nada, y quedas condenado a su eterna repetición- sonrío temeroso, no es lo que esperaba, pero la posibilidad del olvido es ahora una gracia.

10933909_10153017780645097_2230431206042178883_n

Gracias Maximo por tu participación en La Lupa Cultural

ALFREDO LEGNAZI

La lupa cultural - 999x309-03

https://youtu.be/27F8hB6tb4w 

librosSHIN-GI-TAI-DOJORAINBOW-ENGLISHGráfico2-1024x523

attachAviso-Industrialtec

11030577_870771379646605_1842807606_o1

Deja un comentario