Letras: Teresa Palazzo Conti: “… la poesía me ha buscado hasta convertirme en una adicta”

TERESA_foto1i

Es Cónsul del movimiento “Poetas del Mundo”, Fiscal Internacional de Derechos Humanos del Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la guerra y la pobreza, miembro de SADE e IFLAC (foro de literatura y cultura por la paz).

Teresa tiene muchas obras publicadas: Alegato de mujer, Los jueces invisibles, La sentencia, Llamas en el hielo, memorias del abismo, Pájaro viento, Pasos en el agua y La piel cautiva (todos de poemas). Algunos poemas fueron traducidos al inglés, francés y alemán.

También escribe letras de tango, y ha publicado un CD “Travesía”, una selección de trece tangos, que reúnen el sentir de la autora en palabras y acordes y el ritmo ciudadano del nuevo tango.

Ha participado en concursos y antologías poéticas en Buenos Aires, México, España, EEUU y Perú.

Obviamente, con tantos trabajos, ha sido premiada en varias oportunidades, ha obtenido medallas de oro, de honor y primeros premios.

Pero ella nos cuenta más, no solamente de este trabajo intenso en la poesía, sino de su participación en  el Centro de Cultura Panamericano de Nueva York.

¿Cómo llegás a ese Centro?

Trabajo por la cultura y por la paz hace muchos años, voy a congresos al exterior desde 1999 y conozco gente allí. Ofrezco mi obra (algún libro que llevo a los simposiums) y después se comunican para solicitarme trabajos, correcciones, contacto, o para invitarme a otros eventos.

En 2009 fui invitada especial por el Gobierno de la República de Macedonia.

FERIA LIBRO BS AS 2007

Feria del libro de Buenos Aires

Contanos acerca de tu escritura sobre la no violencia.

Escribo sobre la violencia en todas sus manifestaciones buscando el camino de la no violencia y para dar un mensaje que permita alcanzarla. Mis herramientas son la observación y el compromiso; la necesidad de denuncia; la valoración al débil, al oprimido, al abandonado, y la intención es dar luz con la palabra poética sobre la noche que imprime este flagelo cada vez más extendido en el mundo.

Quiero ser portavoz de los que callan; ser el grito de las mujeres ancestralmente oprimidas, de los niños violentados y hasta violados, de los ancianos silenciados en asilos; de los lastimados con actitudes y palabras, con soledad y denigración.

Estoy convencida de que el amor, eterno y universal, es el único soporte capaz de abrir el entendimiento de aquellos perversos que dan maltrato físico o psicológico sin advertir que nada se consigue con eso, excepto miedo, sumisión, rabia y descreimiento; la violencia engendra violencia, rencor, odio, hipocresía, trampa emocional, injusticia, y enseña a devolver esa maldad que lentamente se va instalando en un entorno cada vez más cruel. El amor solo, y nada menos, genera comprensión, contención, igualdad, libertad…amor, motor del mundo y germen de más amor.

Es una rueda que debe comenzar a girar en la familia y extenderse a las escuelas, caldero matricial donde se cuecen los valores elementales para la vida digna y desde donde se propagará al universo todo.

¿Desde qué edad escribís?

El amor a la palabra me ha acompañado desde siempre, y siendo apenas una jovencita, ya los versos de los grandes de todos los tiempos me llenaban de inquietud y curiosidad.

Considero que la poesía me ha buscado hasta convertirme en una adicta; yo jamás corro detrás de ella, solamente la abrazo cuando siento que su fuerza empieza a devorarme y es en ese momento cuando surge el poema.

Soy tiempo fugaz  en mi recorrida por la vida; nada me hace más impotente que recordar y no poder vivir infinitamente los momentos felices, entonces grabo con palabras las imágenes, los instantes, los deseos, las súplicas; moldeo una permanencia irreal en un transcurrir verdadero.

La palabra poética tiene una extraordinaria fuerza sobre mí y sé que nada puedo contra ella; me devora con su magia; el poema me fagocita con la maestría de un amante.

Me siento una poeta comprometida, exigente, ávida de correcciones, y totalmente abierta a la crítica.

A estas alturas de mi trabajo, a veces siento la presión que ejerce sobre mí la necesidad de buscar nuevos términos, de cambiarlos, de abrir los vocablos para generar mutaciones, y hasta para rastrear el sendero que me llevara a la invención de alguna voz faltante,  generadora de esa imagen necesaria, en el momento de crear.

Todos y cada uno de los autores consagrados han ido modelando mi estilo, y resumo en un párrafo a continuación, una escena que imagino:

Y me siento a leer con Neruda en Isla Negra algún verso de amor o   de protesta; mientras escucho que Darío o Pessoa lanzan una metáfora inédita; tal vez entre las voces resalten las de Lorca, Vallejos, Quasimodo; quizás hable Walt Whitman o la Szymborska…

 Pienso que Olga Orozco labra un verso en honor a su madre, mientras sueño que Borges, desde algún laberinto del idioma,  me observa discutir con el “Hombre de la esquina rosada”.

Todo lo que escribo lleva mi sello, pero no hay duda de que la imagen de los grandes me observa desde la profundidad de algún espejo.”

COLOMBIA bOGOTA 2010¿Compartís con nuestros lectores un poema sobre la no violencia?, tema cada vez más actual, desafortunadamente.

Ya está en imprenta un libro de poesía y narrativa que comparto con otra autora, Graciela Bucci, y que aspira a ser la denuncia necesaria para abrir el camino a la no violencia. “Basta de mordazas” intenta ser el espejo donde la imagen del perverso quede al descubierto y se alcance la esperanza de cambios y redención.

Un poema referente al abandono de enfermos:

Saqueo

Puntual acoso;

infinitas dosis de veneno.

 

Las agujas apostadas en fila

sobre la mesa con guardapolvo blanco;

los calmantes;

el afecto aletargado en la suela de los caminos

que nunca llegan a tiempo.

 

El lobo acecha cada vez más agudo.

 

Las muertes sucesivas

desfilan disfrazadas

con las garras abiertas.

 

Aumenta la vigilia

y los ojos del miedo ya no duermen;

hay un viaje de pan y mermeladas en la oscuridad.

 

Un velero de juventud y madre

navega en los ríos de las venas.

 

Se apagan las luciérnagas de fe

y el enfermero

voltea otra vez

su cuerpo desnudo y afligido.

 

Has estado con tus libros,  y tus poemas en muchas partes del mundo. ¿Cuál de ellas te impactó más y por qué?

Desde el año 1999 asisto a simposios de literatura en Argentina y en otras partes del mundo, especialmente de habla hispana (Chile, Perú, Puerto Rico, México, Paraguay, Uruguay, Colombia, España); he participado también en Francia, USA, Macedonia, como invitada especial.

Todos los países han sido muy generosos conmigo; su hospitalidad y acogimiento han dejado una huella indeleble en mi memoria y en mi corazón. Cada uno con sus costumbres y su cultura, sus comidas y su música típica, su historia y la apertura para recibirme fraternalmente. La amistad y la camaradería se palpa en los viajes y se mantiene a través del tiempo porque la poesía une y alienta, porque la calidez de la palabra entibia la esperanza del reencuentro y el compartir.

PREENT ALEGATO DE MUJER EN cALIFORNIA

Presentación de “Alegato de mujer” en California

¿Cuál es tu última creación?

Tengo muchos poemas nuevos y un libro próximo a imprimirse que no figura en el sitio web todavía; se llama BASTA DE MORDAZAS (en coautoría con otra persona), y es de poesía y narrativa sobre violencia en todas sus manifestaciones.

 

 

Acabás de recibir el libro editado en China, contanos sobre eso

La editorial EDITORS-IN-CHIEF (Zhang Zhi & Lai Tingjie), me ha incluído  en este libro editado en China (Poesía Internacional) junto a 263 POETAS, de 100 PAÍSES llamado:WORLD POETRY, Yearbook 2014. Una gran alegría.

¿Cómo es un día en tu vida?

Mi espíritu libre me induce a no programar demasiado. Me levanto tarde; escucho a los pájaros en el jardín de mi casa; pienso, tal vez en exceso; me pregunto el por qué de muchas cosas que han sucedido desde siempre, incomprensibles para mí, todavía incorregibles para el mundo…las guerras, la opresión, la desidia, el desamor, la desigualdad…

Suelo salir a caminar, leo, trabajo por Internet (extraordinaria herramienta siempre y cuando no se abuse de ella y se pierda la noción del entorno verdadero); y por sobre todo, escribo poesía, escribo cartas, escribo opiniones y denuncias porque mi ilusión de una humanidad mejor no se duerme.

Enamorada del amor, convenida de que la solidaridad, la entrega sin condiciones, el ejemplo en las aulas, la paciencia y la armonía son semillas de paz en las relaciones humanas, ofrezco mi palabra como puente y alivio mientras busco en mi interior a la Teresa que todos los días se sienta a mi mesa, me sugiere cambios, me dicta versos, me da clases de comprensión y me convence de que: “Esta lluvia que drena las horas y el destino/ recogerá mis lágrimas/y borrará el resabio de lejanas memorias/ para entregarme entero/mi otro nacimiento.” (Génesis de Alegato de Mujer-2013)

 ¡Muchas Gracias Teresa!
Silvia M. Vázquez

unnamed

RAINBOW-ENGLISHGráfico2-1024x523

logo shin gi taiAviso-Industrialtec

7 libros silvia alfredo12