Música: Carmen Flores íntima en San Martín- La soberana en el linaje de los Flores

carmen_flores

Desde que era muy niña, escucho en casa la voz de Lola Flores y Carmen Flores. Carmen nació en agosto, el mismo mes en que Lorca nos dejó, pero muchos años después, claro.

Como hija de gallegos, debería sonarme más una muñeira que un flamenco, pero si bien escuchaba ambas, la copla me llega más profundo. Amaba esos trajes de cola, el zapateo del andaluz sobre el tablao y la guitarra que era  maravillosamente tocada por los dedos mágicos de un gitano.

CFlores rev 5La promesa de mi vestido de cola, quedó en el olvido. La promesa de ver a Lola, igual, ya que no la tenemos entre nosotros hace tiempo. Pero su hermana Carmen, tiene la misma esencia, el mismo salero, la misma gracia para conectarse con el público y hacer de su espectáculo, un encuentro íntimo. Y así es como llamó al show que brindó el pasado 13 de noviembre en el Cine Teatro Plaza, en San Martín:“Carmen Flores, íntimo”. Y tan íntimo fue que estaba solo ella sobre el escenario, ella con sus vestidos de cola, sus manos inquietas y su voz, la misma voz que escuchaba cuando era pequeña en la radio o en un cassette en casa.

Sus cambios de vestuario, hechos por su modisto español, bordados y exclusivos acorde a la situación,permitían deleitarnos con la guitarra de Gonzalo Gainza.


CFlores rev 3
Dieciseis años hace que viene a nuestro país. Ha recibido aquí muchos premios. Y hasta la distinción de Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires. Cantó mucho: catorce canciones que me erizaron la piel, como “ Las cosas del querer”, “El toro enamorado de la luna”, “Si te vas” (de Perales)   y hasta se dio el gusto, con autorización de Cacho, cantar “Garganta con arena” (casi nada). No fue suficiente para ella y tampoco para quienes la escuchábamos y entonó en homenaje a Estela Raval, la famosa “Resistiré” . No quería irse, la gente tampoco… y siguió cantando.

En el último cambio de vestido, dejó para el recuerdo, un video de su hermana Lola, la misma que cantaba “Ay pena, penita pena” y movía sus muñecas al compás de las castañuelas.CFlores rev 1

Salí de casa con la esperanza de ver bailaores, esta vez no fue así, solo ella. Ella brindando todo su arte y su magia.

Al finalizar el espectáculo, solicité permiso para tomarme una foto (mi madre estaba conmigo,  la misma que escuchaba las coplas de las hermanas en la radio). La Sra Carmen accedió. No solo tomé una foto con ella, sino que mi madre se acercó al escenario y se fundieron en un abrazo. Y otra foto más, y otra. Queda en la memoria ese encuentro, el sueño cumplido de tener a la señora de los vestidos de cola a mi lado, la misma que canta “Ese toro enamorao de la luna…” que tantas veces repetí sin saber bien la letra, pero al final, qué importa, si lo que interesaba era cantar…

cfLORES 4

A pesar del tiempo, volví a reclamar mi vestido de cola. Quien sabe…logre mi objetivo. Eso sí, ya  no para usarlo imitando a las Flores, sino para tenerlo como recuerdo de mi amor por el flamenco.

CFLores rev 2

Silvia M. Vázquez

unnamed

RAINBOW-ENGLISHGráfico2-1024x523

logo shin gi taiAviso-Industrialtec

7 libros silvia alfredo12